Festival de cine

Isabelle Huppert, una actriz global en Barcelona

  • La actriz francesa presenta en el BCN Film Fest 'Mamá María', una comedia con elementos sociales y de 'thriller' en el que encarna a una intérprete de la policía reconvertida en narcotraficante

Isabelle Huppert, fotografiada en Barcelona tras presentar ’Mama Maria’ en el BCN Film Fest.

Isabelle Huppert, fotografiada en Barcelona tras presentar ’Mama Maria’ en el BCN Film Fest. / AFP / Lluís Gené

Se lee en minutos

A Isabelle Huppert no le importan las catalogaciones genéricas de las películas en las que interviene. Hoy ha estado en el BCN Film Fest para presentar su último filme, ‘Mamá María’, en el que da vida a una intérprete franco-árabe que trabaja para el departamento de estupefacientes de la policía traduciendo las escuchas telefónicas y, tras una serie de acontecimientos, se convierte en narcotraficante. “No me interesan demasiado las categorías como actriz, me es igual hacer un drama o una comedia, me interesan las historias y hacer películas con determinados directores”, ha comentado en una entrevista con EL PERIÓDICO.

El público y la crítica la asocian con grandes nombres del cine internacional: ha trabajado con Jean-Luc Godard, Michael Cimino, Bertrand Tavernier, Claude Chabrol, Michael Haneke, Paul Verhoeven, Benoît Jacquot, Mia Hansen-Love, Neil Jordan, Claire Denis, Marco Bellocchio, Olivier Assayas y François Ozon, entre muchos otros. Pero Huppert se siente igual de cómoda con otros cineastas y en películas de apariencia más ligera, como ‘Mama María’.

“Había leído el libro de Hannelore Cayre en que se basa el filme, que ganó el premio a la mejor novela policiaca”, comenta la actriz. “Me interesó enseguida porque es una historia muy original, con un personaje rico y complejo. Y tampoco es un filme que pueda encuadrarse en un género en concreto, tiene cosas de comedia, 'thriller' y comedia social”. 

La protagonista descubre que uno de los traficantes de hachís de los que realiza las escuchas es el hijo de la mujer que cuida de su madre en una residencia. Es entonces cuando decide dar un giro radical y mantener una doble vida, pasando de ser Patience, la intérprete que trabaja para la policía, a Mamá María, una mujer decidida que intenta colocar el alijo de droga que ha robado a unos traficantes.

Según Huppert, su personaje realiza un cambio tan drástico a partir de su propia humanidad. Lo hace por la cuidadora de su madre, pero también por ella misma, su propia madre, sus hijas. No hay ningún tipo de enjuiciamiento moral o moralista en la película, y no solo porque tenga ese toque de comedia que la hace un producto distendido.

Residencias de ancianos

A su modo, ‘Mamá María’ habla del determinismo familiar, la realidad del tráfico de drogas, la situación en las residencias de ancianos (antes de la pandemia, aunque ahora pueda tener esa lectura) y el trasfondo de la guerra de Argelia, y todo eso es lo que interesó a Huppert para involucrarse en la película.

Es la primera vez que trabaja con el director Jean-Paul Salomé: “La relación ha sido formidable, ya estamos preparando una nueva película juntos en la que se abordarán situaciones políticas. Cuando se inició este proyecto era el presidente de Unifrance. Nos entendimos de inmediato. Había leído la novela, quería llevarla al cine y me propuso ser la protagonista”. ‘Mamá María’ también supone un ligero giro en la obra de Salomé, que hasta ahora se había especializado en actualizar grandes personajes del serial francés (‘La máscara del faraón. Belphégor, el fantasma del Louvre’, ‘Arsène Lupin’) y en dirigir filmes de espionaje como ‘Espías en la sombra’ y ‘El camaleón’.

Noticias relacionadas

El nombre de la protagonista de ‘Mamá María’ es Patience (Paciencia), y eso es lo que tiene el personaje, además de ser “decidida y rápida”. Huppert le da la suficiente envergadura para hacerlo creíble pese a algunas situaciones muy desmedidas del filme. En su carrera ha afrontado todo tipo de desafíos, y no es el menor de ellos haberse convertido en una de las máximas representantes de la globalidad cinematográfica de nuestro tiempo. Ha trabajado con cineastas asiáticos como el sudcoreano Hong Sang-so –en dos ocasiones–, el camboyano Rithy Panh y el filipino Brillante Mendoza: “Sí, es verdad, siempre me ha movido la curiosidad y buscar en otras culturas. El cine de Sang-so es muy interesante, un universo completamente distinto, como el del cine filipino”.

También ha realizado varias películas en Estados Unidos, como ‘Falso testigo’ de Curtis Hanson, ‘Amateur’ de Hal Hartley y ’Extrañas coincidencias’ de David O. Russell . Pero no podemos evitar preguntarle por una de las primeras, ‘La puerta del cielo’, realizada en 1980 por Michael Cimino. Huppert lo tiene claro: es una gran película, “pero es tan icónica hoy porque fue un desastre comercial”.