Estreno de cine

Julie Manoukian: "Los veterinarios ya sabían que iba a llegar el covid"

La directora novel mezcla de manera muy francesa comedia y conflicto social en 'Una veterinaria en Borgoña'

Una imagen de ’Una veterinaria en Borgoña’.

Una imagen de ’Una veterinaria en Borgoña’.

Se lee en minutos

Son muchas las películas francesas que, bajo un aspecto de comedia amable, nos introducen en una problemática concreta y la abordan de una manera rigurosa, adentrándonos en ese universo y revelándonos muchos de sus secretos para dar luz a una serie de realidades desconocidas. En este caso, la directora novel Julie Manoukian nos introduce en la zona del Morvan desde el punto de vista de los veterinarios para hablar de los problemas a los que se enfrentan en los entornos rurales y ganaderos, el papel fundamental que juegan, y las duras condiciones en las que trabajan.

 'Una veterinaria en la Borgoña' es una oda a esos profesionales en vías de extinción que además ofrece una visión muy elocuente de las zonas poco pobladas, la Francia vacía, en las que faltan servicios y abastecimiento de toda clase, en las que el tiempo parece haberse detenido y los avances científicos son cosas del futuro.

 "No es que quisiera hacer una película social, pero sí que hay un toque de denuncia en ella", cuenta la directora a EL PERIÓDICO durante su visita a Madrid. "Cuando empecé a investigar y descubrí la forma en la que vivían los veterinarios, me parecieron héroes que se enfrentaban solos día a día a retos enormes. No quería traicionar esa realidad basada en el tesón, en el trabajo duro, las noches sin dormir mientras da a luz una vaca, el esfuerzo físico y todas las competencias que tienen que poner en práctica poder cuidar a especies domésticas y salvajes muy distintas".

Curiosamente la película comienza haciendo referencia a la llegada inminente de una nueva pandemia. Julie rodó 'Una veterinaria en la Borgoña' antes de que apareciera el covid-19, pero comenta que ya se hablaba de todo eso desde hacía tiempo en los entornos ganaderos, que son los que están más en contacto con los animales. "Descubrí que los veterinarios tenían un plan de prevención, ellos lo sabían, sabían que estaba a punto de pasar algo así, por eso me da tanta rabia que finalmente haya ocurrido y que se haya descontrolado tanto todo".

Manoukian, que es hija del compositor André Manoukian, considera que los urbanitas siempre han tenido prejuicios sobre el campo, y que, sin embargo, con la pandemia, se ha acelerado el proceso que estaba en marcha de redescubrimiento de la naturaleza. "Nos habíamos olvidado de ella y ahora la hemos acogido como refugio. La ciudad se ha convertido en un entorno muy hostil y la gente necesita aire fresco que respirar".

La protagonista de la película, Alex, encarnada por Noémie Schmidt es una joven epidemióloga que se ve forzada a regresar al pequeño pueblo en el que nació. Lo hará con muchas reticencias, sabiéndose más lista que nadie para terminar certificando que a pesar de su carrera meteórica y los doctorados, nunca había puesto sus conocimientos en práctica. Es una mujer en un entorno de hombres, y Manoukian no quería que fuera ni dulce ni tierna. "Muchos se han quejado de la dureza de Alex y estoy segura de que, si el personaje fuera un hombre, verían como algo normal que fuera en principio antipático, pero se sigue juzgando más a las mujeres hagan lo que hagan".

 

Noticias relacionadas