Estreno de cine

Crítica de 'Otra ronda': varias copas de menos

Thomas Vinterberg ni ofrece sorpresa narrativa ni propone discusiones valiosas respecto al alcohol

Tráiler de ’Otra ronda’.

1
Se lee en minutos
Nando Salvà

'Otra ronda'

Dirección: Thomas Vinterberg

Año: 2020

Estreno: 9 de abril de 2021

★★ 

Las películas sobre gente que se entrega a la bebida suelen ser o bien comedias exclusivamente celebratorias o bien tragedias sobre la desesperación y la ruina que la adicción provoca. 'Otra ronda' en todo momento demuestra tener claro que no quiere ser ni tan solo lo uno ni únicamente lo otro, y eso sería estupendo si, a lo largo de su metraje, tratara de demostrar algo más en lugar de conformarse con ser el mero vehículo de un concepto.

Desde el primer momento resulta fácil predecir las consecuencias del experimento que sus cuatro protagonistas deciden emprender -en virtud del cual deben mantener ciertos niveles de alcohol en sangre- para mejorar su relación con el mundo. Todo va muy bien para ellos hasta que empieza a ir mal, y en el proceso el director Thomas Vinterberg ni ofrece sorpresa narrativa ni propone discusiones valiosas. No examina el papel de la bebida en la cultura danesa, pese a que eso es lo que inicialmente promete; no explora asuntos como la crisis de mediana edad ni la conexión del alcohol con los problemas psicológicos aunque eso es lo que sus personajes parecen pedir.

Noticias relacionadas

Vinterberg, no cabe duda, mantiene el relato enérgico, combinando estampas de exaltación de la amistad masculina y ebriedad comunal con el tipo de escenas que nos recuerdan cuánto le gusta deprimir al espectador. Y de ese modo deja clara su astucia como narrador pero también su superficialidad. Atrapado entre la provocación y el moralismo, incapaz de explorar ese territorio intermedio en el que la libación expone sus fascinantes contradicciones, no llega a decir del alcohol nada más que lo estrictamente obvio: que ocupa un lugar importante en la sociedad, y que beber un poco puede ser bueno pero beber mucho es muy malo.