Ocio nocturno

Sitges propone a la Generalitat una prueba piloto para reabrir los bares musicales durante una noche

El sector propone limitar el acceso a la calle del Pecat a 440 personas que previamente habrían superado un test de antígenos

La calle del Pecat, en Sitges, en el 2010.

La calle del Pecat, en Sitges, en el 2010. / EDWIN WINKELS

Se lee en minutos

El Periódico

Sitges se postula para hacer una prueba piloto este mes de abril para reabrir el ocio nocturno. El Ayuntamiento y el Gremio de Hostelería, con el apoyo de FECALON y PIMEC, han presentado un proyecto a la Generalitat para poner en marcha durante una noche los bares de la popular calle del Primer de Maig, más conocida popularmente como 'calle del Pecat', donde se concentra el ocio nocturno de la ciudad. La propuesta plantea limitar el paso a esta calle, sólo permitiendo el acceso a 440 personas que podrían entrar en cinco bares musicales. Previamente, todas habrían tenido que superar un test de antígenos proporcionado por la organización. "Debemos hacer esta prueba piloto. El sector lo necesita urgentemente", señalan los empresarios a la ACN. El proyecto, que ahora espera el visto bueno del Gobierno, está financiado por el Ayuntamiento.

El Gremio de Hostelería, en colaboración con la Asociación de Bares Musicales de la Calle del Pecat, reclama reabrir los locales para "volver al máximo a la normalidad". Recuerdan que viven una situación "dramática" debido a las restricciones de la pandemia, y consideran que después de los conciertos piloto de la Sala Apolo y del Palau Sant Jordi, ahora es el turno del ocio nocturno. "Es el momento de ir un paso más allá", apunta a la ACN Damià Orts, presidente de la entidad que agrupa a los locales de la calle. El proyecto que esta semana han presentado a la Generalitat desde el sector y el Ayuntamiento de Sitges propone hacer la prueba piloto la noche del sábado 10 de abril.

Con todo, teniendo en cuenta la coincidencia con la Semana Santa, los impulsores admiten que hoy por hoy es una fecha difícil de cumplir. Si reciben el visto bueno del Departamento de Salud, se muestran abiertos a retrasar los planes iniciales y desplegar la prueba la noche del 17 de abril. La reapertura piloto se basa en un grupo de 440 personas que podrían acceder a cinco locales de ocio nocturno , todos concentrados en el mismo tramo de calle. Siguiendo la delimitación que ya se aplicó en verano para controlar el aforo, se instalarían unas vallas y habría agentes de seguridad supervisando el acceso. Para entrar a este espacio, previamente todo el mundo debería superar un test de antígenos que proporcionarían los organizadores.

Llevar mascarilla

Dentro de los locales, los impulsores consideran que sería conveniente que todos los clientes llevaran mascarilla para garantizar una seguridad extra. Explican que se podría seguir el mismo sistema que en los restaurantes, donde las autoridades sanitarias recomiendan llevar la mascarilla puesta y sólo retirarla a la hora de menjar. En relación al horario, la prueba está pensada para hacerla durante el confinamiento nocturno. Si el toque de queda se mantiene a las 22 h como hasta ahora, la calle de los bares musicales abriría a las 22.30 h hasta las 2.30 h de la madrugada. Si el toque de queda se modificara, proponen empezar la prueba siempre media hora más tarde del inicio del confinamiento nocturno y hacerla durar cuatro horas.

Orts defiende que "se debe hacer así porque la noche es cuando se puede garantizar que la gente que transite por la zona es la que participa en el ensayo, sin que otros puedan contaminar la prueba". "Queremos simular muy bien todo lo que representa una noche en esta calle y cómo queremos que vuelva a ser la actividad de estos locales", insiste. En relación a las 440 personas, los impulsores declinan hacer una convocatoria abierta para que se pueda inscribir quien lo quiera. La intención, detalla Orts, es que cada uno de los cinco bares musicales seleccione clientes habituales que sean de su confianza, y también se reservarán plazas a entidades de Sitges y representantes de la administración local. "Debe ser gente de la que tengamos la garantía de que, una vez terminen la noche de fiesta, no se pondrán en situaciones de riesgo", señala.

La intención es volver a repetir los tests de antígenos a los 440 participantes una semana después de haber hecho la prueba piloto. Si se mantienen todos negativos, el sector asegura que tendrán suficientes argumentos para "presionar" la Generalitat para que elabore un plan sectorial que permita una reapertura global y controlada de los bares musicales. Ante la coincidencia de esta propuesta con la incipiente cuarta ola del covid-19, Orts defiende que su proyecto busca la fórmula para "aprender a convivir con el virus".

Hartos y cansados

Te puede interesar

"Sanitariamente, nunca encontraremos el momento propicio para probar cómo pueden reabrir los locales", señala, mientras remarca que los empresarios están "hartos y muy cansados". "Cada vez que se acercan unas vacaciones, viene una ola, y nosotros no podemos estar toda la vida cerrados esperando que termine el covid", añade. "Necesitamos encontrar la fórmula para que el sector reabra".

A su vez, desde el Ayuntamiento aseguran que se sumaron a la iniciativa del Gremio pero que el consistorio ya tenía previsto postularse ante la Generalitat para acoger una prueba piloto relacionada con el ocio musical. La concejala de Salud, Elisabeth Pérez, insiste a la ACN que la reapertura que se quiere hacer en la calle del Pecat "abre la puerta" a ampliar los ensayos que la Generalitat ya ha validado en el Apolo y el Sant Jordi. "Es el turno de trabajar formatos más reducidos", sostiene. Pérez recuerda que el ocio nocturno es un gran pilar de la economía local y defiende que "hay que encontrar la manera de reabrirlo". Por este motivo, la propuesta cuenta con la coordinación de las patronales PIMEC y FECALON y la participación de la consultora Kwan Barcelona Future Makers, la cual ha colaborado anteriormente con el Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona. Respecto al coste de la prueba piloto, el Ayuntamiento de Sitges se ha comprometido a financiar un máximo de 15.000 euros. El grueso del gasto se prevé que recaiga en el dispositivo para hacer los 440 tests de antígenos. El consistorio está ahora a la espera de recibir respuesta de la Generalitat, a quien insta a valorar el proyecto con el mismo criterio que se han avalado las pruebas piloto de los conciertos ya celebrados en Barcelona.