Fallece a los 89 años la escritora y feminista egipcia Nawal El Saadawi

  • La activista dedicó buena parte de su vida a la medicina y la lucha contra la mutilación genital femenina

La escritora Nawal Saadawi en una manifestación contra la cumbre Mediterránea de Barcelona.

La escritora Nawal Saadawi en una manifestación contra la cumbre Mediterránea de Barcelona. / FERRAN NADEU

Se lee en minutos
El Periódico

La destacada feminista y escritora egipcia Nawal El Saadawi, una de las voces más prominentes del feminisimo del último medio siglo en el mundo árabe, ha fallecido este sábado a los 89 años en El Cairo después de un problema de salud no específicado, según ha informado el periódico 'Al Masry al Youm', para el que escribía habitualmente.

La ministra de Cultura egipcia, Inas Abdel Dayem, lamentó el fallecimiento de la escritora, a la que describió como un "desencadenante de un gran movimiento intelectual" contra el patriarcado en el mundo árabe.

El Saadawi, que dedicó buena parte de su vida a la medicina y la lucha contra la mutilación genital femenina, fue objeto de la censura en Egipto y otros países árabes por abordar temas considerados como tabú, como las mujeres y el sexo a través de libros tan significativos como 'Mujer en punto cero'.

Una vida de activismo

En 1981, fue detenida junto con cientos de figuras de la oposición egipcia por criticar al entonces presidente de Egipto, Anwar El Sadat. También vivió en el exilio fuera de Egipto durante varios años durante el Gobierno del sucesor de El Sadat, Hosni Mubarak, quien fue derrocado en un levantamiento popular en 2011.

El Saadawi también fundó la Asociación de Mujeres Árabes Solidarias en 1982, y también ayudó a establecer la Fundación Árabe para los Derechos Humanos. En 2005 ganó el Premio Internacional Inana de Bélgica, y en 2012 ganó el Premio de la Paz Sean McBride de la Oficina Internacional de la Paz en Suiza.

Noticias relacionadas

Asimismo, también ejerció como directora general del Departamento de Educación para la Salud del Ministerio de Salud en El Cairo -- cargo que perdió tras la publicación de su libro 'Mujeres y Sexo' -- y secretaria general del Sindicato Médico de El Cairo, además de su trabajo como doctora en el Hospital Universitario.

La propia escritora denunció en numerosas ocasiones haber sido objeto de amenazas de muerte por parte de grupos islamistas y otros radicales.