LO QUE NO SABÍAS DE...

Las anécdotas del rodaje de 'La Gomera'

  • Los actores tuvieron que hacer un curso para aprender el lenguaje silbado pero fueron doblados en algunas escenas.

  • El filme tiene referencias a 'Centauros del desierto', 'Psicosis' y 'Gilda'.

  • El director escogió a su colega Agustí Villaronga para el villano por su aire aristocrático.

El director, Corneliu Porombiu, da instrucciones a sus actrices.

El director, Corneliu Porombiu, da instrucciones a sus actrices. / SURTSEY FILMS

5
Se lee en minutos
Eduardo de Vicente
Eduardo de Vicente

Periodista

ver +

El realizador rumano Corneliu Poromboiu se dio a conocer en el 2006 con 12:08, al este de Bucarest, una original comedia política que obtuvo un par de premios en Cannes y que llegó a estrenarse en nuestros cines. Ahora arriba a las pantallas su última película, La Gomera, lugar donde fue rodada en gran parte y que fue la escogida por su país para representarlo en los Oscar aunque no llegó a figurar en la lista final. El protagonista es Vlad Ivanov (visto, por ejemplo, en la premiadísima 4 meses 3 semanas, 2 días) y la modelo Catrinel Marlon, pero la sorpresa es que el malo de turno es el director Agustí Villaronga (el realizador de Pa negre o Incerta glòria), en una de sus contadas apariciones como actor.

La acción se centra en Cristi, un policía corrupto rumano que tiene tratos con los delincuentes a la vez que finge investigarlos. Decide viajar hasta la isla canaria para ayudar a un mafioso a sacar de la cárcel a un tipo que sabe dónde están escondidos 30 millones de euros. Pero está bajo vigilancia policial y debe tener mucho cuidado. Por eso, debe aprender a comunicarse con sus compinches mediante el tradicional lenguaje del silbido. Una atractiva mujer se cruzará también en su camino para ayudarle en su fin. Es una cinta que combina la acción, la intriga y el wéstern con algunos detalles humorísticos. Su realizador y guionista Corneliu Poromboiu nos explica las curiosidades del filme.

-La inspiración. “Hace diez años, vi un reportaje de una cadena de televisión francesa sobre el lenguaje silbado que se practica en la isla de La Gomera. En ese momento, acababa de terminar mi película Policía, Adjetivo sobre el lenguaje y la forma en que se usa para fines políticos. El lenguaje silbado me pareció una posibilidad para seguir con este tema pero de una manera diferente”.

-Curso acelerado de silbido. “Los actores tomaron clases para el silbido aunque, en algunas escenas, sí que los he doblado. Francisco Correa, el profesor del centro de La Gomera, vino a Rumanía y durante dos semanas estuvo dando clases a los actores para centrarse en las bases de este lenguaje. A partir de ahí fue cuestión de ensayar una y otra vez. Yo creo que si se aprende lo principal y se practica mucho, como se hizo, se llega a adquirir los conocimientos necesarios. Yo no he recibido clases pero sí que ahora conozco sus principios básicos”.

Los actores tuvieron que hacer un curso para aprender el lenguaje del silbido.

/ SURTSEY FILMS

-Los idiomas. “Con el equipo, que reunía a gente de diferentes países, nos comunicábamos en inglés. La actriz, Catrinel Marlon, que habla en castellano en varias escenas, conocía algo este idioma, los cuatro términos habituales, pero no en profundidad. Pero tenía un asesor en el set para instruirla y ayudarla con lo que tenía que decir”.

-El vestuario. “Catrinel Marlon viste de rojo en algunas escenas porque queríamos jugar un poco con la idea de femme fatale. Más allá de eso, los colores del vestuario (amarillo, blanco, negro…) no tienen, que yo sepa, ninguna simbología especial ni es un guiño cinéfilo. Le preguntaré a mi mujer que es quien se encargó del tema...”

Pretendían que el vestuario de la protagonista la identificara como una 'femme fatale'.

/ SURTSEY FILMS

-Centauros en Rumanía. “Los protagonistas ven en un cine rumano Centauros del desierto. La escogí porque en esa escena los indios están silbando, el personaje principal está rodeado y es la manera de anunciar la entrada en esta historia del género del wéstern. Era un recurso para que encajaran tres cosas muy importantes para la película”.

-De Alfred Hitchcock a Rita Hayworth. “La escena de la ducha está inspirada en Psicosis y me daba un poco de miedo al principio, pero al final lo convertí en una especie de trampa para el recepcionista, que intenta despistar a la cámara de vigilancia. Pero Gilda se da cuenta de que el tipo es peligroso y la va atacar y fue la manera de engañarle y ganarle la partida. Y, sí, el nombre de Gilda, es un homenaje a Rita Hayworth”.

Escogió a Villaronga para interpretar a villano por su aspecto aristocrático.

/ SURTSEY FILMS

-Un director como actor. “Había visto las películas de Agustí Villaronga pero no lo conocía personalmente. Durante el casting de los personajes españoles le pregunté si le apetecía hacer el papel de villano porque quería que le diera un tono algo aristocrático. Hizo la prueba, la vi, me gustó, se lo propuse y él aceptó y tengo que darle las gracias por haberlo hecho”.

-La música clásica. “Cuando pensaba en la secuencia en la que el conserje dice que pone música clásica en el motel para educar a los clientes, creo que lo hace a propósito porque, como tiene escondido allí el dinero, no quiere que la gente se hospede en el motel y piensa que si pone música clásica va a disuadirlos. En la última secuencia es la música que acompaña al espectáculo Gardens by the bay en Singapur. En el guion original tenía prevista otra música pero era muy difícil sincronizarla con las luces del show y terminé empleando como recurso menos complicado la música que ellos utilizaban”.

-Rodando en Singapur. “En el guion siempre estaba jugando con el concepto de jardín, la isla es al principio un jardín aunque cada vez se va haciendo más peligrosa o el jardín de la madre en Rumanía del inicio de la historia y, para redondearlo, quería que la parte final fuera en un lugar exótico como en el Oriente, Shanghái o Pekín. Un amigo sabía que estaba buscando algo así y me mandó fotos de ese sitio en Singapur. Decidimos ir hasta allí con un equipo muy reducido de cinco personas: dos actores, el productor, el director de fotografía y yo, el resto de técnicos eran de Singapur. Al final, éramos tan solo una veintena de personas y tuvimos que rodarlo en muy poco tiempo, en un solo día”.

-Escenas de violencia. “Esas secuencias eran complejas pero fue muy fácil porque teníamos un equipo muy bueno. Es verdad que hacía por primera vez este tipo de escenas, como de wéstern, y lo disfrutaba como un niño con un caramelo porque esos tiroteos eran nuevos en mi filmografía. Hablaba con los especialistas y coordinadores de cómo hacerlo y no fue nada complicado”.

Noticias relacionadas

El director disfrutó como un niño rodando las primeras escenas de acción de su filmografía.

/ SURTSEY FILMS