La peripecia de unas pinturas

Ensueño libertino con Sert en el Banco de España

La entidad inicia el proceso de reagrupación del conjunto pictórico 'Fantasía mediterránea'

El artista pintó la obra, ahora desmembrada en la sede barcelonesa del banco, para un salón de baile veneciano

Un fragmento de ’Fantasía mediterránea’.

Un fragmento de ’Fantasía mediterránea’. / Banco de España

3
Se lee en minutos
Ramón Vendrell
Ramón Vendrell

Periodista

Especialista en pop antiguo, tebeos, libros, rarezas y juventud

Escribe desde Barcelona

ver +

‘Peaky blinders’, tercera temporada, brinda con la saga de los rusos blancos varios momentos memorables, entre ellos la orgía que sella el pacto de los Shelby y los Romanov. Josep Maria Sert se casó a finales de la década de 1920 con Roussadana Mdivani, miembro de una familia noble georgiana que se las había pirado a la gran Europa antes de que Georgia se convirtiera en una república soviética. Pero no con una mano delante y otra detrás se largaron los Mdivani del país de los soviets. Además se hicieron célebres los Mdivani por su talento para emparejarse con fortunas europeas y estadounidenses. Sin ir más lejos Alexis Mdivani compró un palacio en Venecia (en el edificio de la antigua Audiencia de San Gregorio, próximo a la iglesia de Santa Maria della Salute, junto al Gran Canal, para más información). Y encargó a su cuñado Sert que le decorara con unas pinturas el salón de baile.

Si en ese salón de baile decorado a medida por Sert hubo escenas como las de la bacanal de ‘Peaky blinders’ no lo sabemos. Pero parece el escenario ideal, sumergido el personal en el conjunto pictórico de Sert titulado 'Fantasía mediterránea', de 1934, amén de en vodka.

Una parte del salón de baile del palacio veneciano de Alexis Mdivani, con las pinturas a medida de Sert.

/ Banco de España

Alexis Mdivani murió en un accidente de coche en el Empordà en 1935. El automóvil era un Rolls Royce, faltaría más, y junto al aristócrata georgiano iba su amante Maud von Thyssen-Bornemisza, que quedó desfigurada. Procedían de Mas Juny, finca de Sert y su segunda esposa, Roussadana. 'Fantasía mediterránea' fue adquirida primero por el príncipe Nicolás de Rumanía y a este se la compró el Banco de España en 1955. El grupo de lienzos pasó así de un salón de baile quizá libertino en un palacete veneciano a la sede de la entidad bancaria en Barcelona, en la plaza de Catalunya con Portal de l'Àngel.

'Fantasía mediterránea' fue troceada en siete piezas, que se ubicaron de esta manera: cuatro en el patio de operaciones, dos en el salón de actos y una en un pasillo. Ahora el Banco de España ha iniciado el proceso para devolver el conjunto a su montaje original. Se habilitará en la primera planta del edificio un espacio para 'Fantasía mediterránea'. Estará abierto al público y el plan es que tenga un acceso directo desde la calle, sin pasar por las dependencias bancarias. Pero aún tardará porque el asunto no es ninguna broma.

Un monstruo

La empresa Artyco ganó la adjudicación para descolgar los lienzos y conservarlos en condiciones óptimas hasta que llegue la hora de restaurarlos, lo que requerirá otro concurso público.

El jueves pasado se descolgó uno de los óleos del patio de operaciones, de planta hexagonal. Un monstruo de 3,16 metros de alto por 7,33 metros de largo. De unos 180 kilos contando el marco añadido por María Isabel Quintanilla en la restauración de la década de 1980. O sea que andamios, poleas y grúas, además de herramientas fuertes y precisas. Y en el suelo, un enorme cilindro para enrollar la tela una vez desmontada del bastidor. A veces Sert suspendía en su estudio a modelos o maniquís, en la postura requerida, para pintar sus obras 'king size'.

Los cuadros del patio de operaciones (lo que usted y yo llamaríamos 'la oficina') tienen como tiritas. Son en realidad apósitos de un papel japonés muy fino, adheridos con un adhesivo ligero y fácil de eliminar, colocados allí donde la pintura puede sufrir más durante todo el proceso.

Noticias relacionadas

Yolanda Romero, conservadora de la colección del Banco de España, considera que cuando 'Fantasía mediterránea' haya recuperado su forma primigenia ofrecerá "una experiencia inmersiva en toda regla". Para eso todavía faltan unos dos años, durante los que también se actualizarán las instalaciones y se limpiará la fachada del edificio del arquitecto Juan de Zavala.

Hasta el 30 de junio de 2021 es posible cambiar pesetas por euros, solo en el Banco de España, anuncia un cartel en el patio de operaciones. Es una buena excusa para cruzar la imponente puerta del Banco de España y disfrutar de partes de 'Fantasía mediterránea' antes de la reagrupación de la obra. Solo es necesario tener... pesetas.