Crítica de cine

'Relic': tres mujeres y una casa

La debutante Natalie Erika James diseña un filme de terror de apariencia ortodoxa

Estrenos de la semana. Tráiler de ’Relic’.

1
Se lee en minutos
Quim Casas

'Relic'

Dirección: Natalie Erika James

Año: 2020

Estreno: 12 de marzo de 2021

★★★  

Noticias relacionadas

Dos mujeres, madre e hija, llegan a la casa situada en pleno campo, lejos de la ciudad, en la que vive la madre de una y abuela de la otra. La anciana no está. Tras tres días desaparecida, vuelve como si nada hubiera ocurrido. A partir de esta premisa, la debutante Natalie Erika James diseña un filme de terror de apariencia ortodoxa, medido en sus sobresaltos y, como en tantas películas del género, aprovechando al máximo las diferentes estancias de la vieja mansión, rodeada por un bosque a veces ominoso y lacerada por dentro mediante gruesas y negruzcas manchas de humedad que se van apoderando de las paredes y le confieren al espacio, y al relato, una malsana y turbia sensación.

Es tanto un relato de terror fantástico como una reflexión, un poco a lo bruto pero interesante, sobre el paso del tiempo, la soledad y la demencia. Como en muchas otras muestras de género puro, 'Relic' juega con aquellos acontecimientos que son posibles y verosímiles y otros que forman parte de lo sobrenatural. El filme se sostiene a través del uso del decorado, fundamental, y de las no menos importantes interpretaciones de las tres únicas actrices del filme, la abuela inquietante (Robyn Nevin), la madre superada por las circunstancias (Emily Mortimer) y la hija situada en un punto medio entre amas (Bella Heathcote). Tres mujeres, tres actrices, una casa y un misterio que poco a poco toma cuerpo, insondable.