ESTRENO EN PRIME VIDEO

'El rey de Zamunda': Eddie Murphy quiere recuperar su trono

Hablamos con el director Craig Brewer sobre su secuela del querido clásico de 1988, en la que repite gran parte del reparto original

KiKi Layne y Eddie Murphy en una imagen de ’El rey de Zamunda’.

KiKi Layne y Eddie Murphy en una imagen de ’El rey de Zamunda’.

Se lee en minutos

"Ser adolescente en los ochenta significó quedar marcado por una gran ola de creatividad afroamericana", recuerda el cineasta Craig Brewer ('Black snake moan') a través de videollamada. "Estaban Michael Jackson y Prince. Estaba el hip hop. Y estaba, claro, Eddie Murphy. Es difícil explicarle a la gente joven lo que significó su llegada al 'Saturday night live'. De repente, tu único plan posible para cada noche de sábado era Eddie Murphy".

De todas las películas que Murphy acabó protagonizando en esa década prodigiosa, 'El príncipe de Zamunda' guarda un lugar especial en el corazón de este director de Memphis, Tennessee, apadrinado por John Singleton. En el querido clásico de 1988 confluían Murphy y el director John Landis, del que por entonces había visto todo. "Recuerdo perfectamente el día en que mi padre trajo a casa 'The making of 'Thriller''. No sé si sabe de lo que hablo, pero era un vídeo de algo más de una hora en el que Michael Jackson y John Landis explicaban cómo se hizo el vídeo de 'Thriller'. También hablaban de las películas de Landis, y a mi padre y a mí nos dio por alquilar toda su obra en el videoclub". Cuando se estrenó 'El príncipe de Zamunda', padre e hijo no cabían en sí de gozo. "Había una nueva película de Landis para ver y, además, estaba protagonizada por Murphy. Para nosotros, aquello era el no va más”.

La película atrajo la atención de muchos otros espectadores; recaudó globalmente ocho veces su presupuesto (36 millones de dólares) y se convirtió en icono pop. Casi todo el mundo tiene algún detalle favorito de las aventuras del príncipe Akeem, heredero al trono de Zamunda que viaja a Nueva York en busca de independencia y de una esposa inteligente. Allí se hacía pasar por "estudiante africano corriente" y entraba a trabajar en un restaurante imitación de McDonald's (¡McDowell's!) solo por acercarse a la inteligente y amable, además de guapa, Lisa (Shari Headley): su reina.

Y treinta años después…

En 'El rey de Zamunda', la tardía secuela recién estrenada en Prime Video, volvemos a la ficticia nación africana en el 30º aniversario de la boda de Akeem y la despedida del rey Jaffe (James Earl Jones). La paz del nuevo rey queda truncada por las amenazas del belicoso General Izzi (gigante Wesley Snipes), quien se ríe de Akeem por no tener un hijo, solo tres hijas (entre ellas la gran KiKi Layne) que no podrán reinar por culpa de las leyes patriarcales. La solución llega en forma de revelación: Akeem ayudó a engendrar un hijo ilegítimo durante su antigua aventura en Queens, donde regresa del brazo de su fiel escudero Semmi (Arsenio Hall, ajeno al paso del tiempo).

Queens está cambiado, o mejor, gentrificado. Pero ahí sigue la barbería del Sr. Clarence y ahí sigue su cliente judío Saul dando conversación; estos dos siguen siendo Murphy, además. "Los hemos envejecido un poco, pero, por lo demás, es como si no hubieran pasado los años", señala Brewer. Del que no hay ni rastro es de Cuba Gooding Jr., quien debutó en pantalla en el filme de 1988 como 'chico al que cortan el pelo'. "Tuvimos que contenernos para no traer a todo el mundo de vuelta –explica el cineasta–; debía tener algún sentido".

En sintonía con Murphy

Brewer consiguió el trabajo tras su buena sintonía con Murphy durante el rodaje de 'Yo soy Dolemite', biopic blaxploitation del impagable cómico Rudy Ray Moore. "Apenas cogimos aire", apunta. "Fue hacer las dos primeras proyecciones del primer montaje de 'Dolemite' y que me ofreciera 'El rey de Zamunda'. Cuando me lo propuso, me abrumó un poco; soy como todo el mundo, me encanta el original y no quería hacerlo mal". 

Te puede interesar

Del proyecto le atraía, sobre todo, la idea de poder hacer casi cualquier cosa. (Casi: las dinámicas sexistas del primer filme no podían volver a hacer acto de presencia). "¿Por qué en las películas ya no puede pasar cualquier cosa, siempre y cuando sea entretenida?", se pregunta Brewer. "Antes ibas al cine a ver una comedia, algo tipo, por ejemplo, 'Todo en un día', de John Hughes, y de repente te encontrabas con un número musical. Esa clase de feliz abandono es más difícil de encontrar ahora mismo”.

Quizá por la presencia de la gran Ruth Carter como diseñadora de vestuario, esta nueva entrega hace pensar por momentos en otra nación ficticia: Wakanda. "Es una conversación que tuvimos a menudo durante el rodaje. Al final convenimos que Zamunda es como el mundo de 'Star wars', y Wakanda, como el de 'Star trek': el nuestro es antiguo, el de ellos es reluciente. Por otro lado, Zamunda es un país de protocolos y Wakanda tiene un espíritu guerrero. Durante el rodaje podíamos pasarnos así todo el día. ¡Comparando dos lugares que no existen!".