Berlinale

Tina Turner regresa al infierno de su primera vida

El documental 'Tina' revive de nuevo la historia de supervivencia al abuso y la violencia de la cantante

Tina Turner , a mediados de la década de 1980, en su etapa de mayor éxito.

Tina Turner , a mediados de la década de 1980, en su etapa de mayor éxito.

Se lee en minutos

Pese a sus apabullantes logros artísticos, tanto el triunfo personal de Tina Turner como su condición de heroína feminista tienen un fundamento mayormente extramusical; y tanto es así que, escuchadas en perspectiva, las canciones más célebres de su carrera -títulos como ‘Proud Mary’, o 'Nutbush City limits', ‘What’s love got to do it’, o ‘(Simply)the best’- suenan más a fragmentos autobiográficos de la banda sonora de una vida que a meras piezas de un repertorio. Sí, Turner fue la primera mujer en ingresar en el viril club de estrellas del rock, a una edad -45 años- que para casi todas las mujeres del gremio significaba el declive; y vendió casi 200 millones de discos sin necesidad de escribir sus propias canciones pero apropiándose de las escritas por otros con incendiaria autoridad. Pero si su voz felina y su presencia sobre el escenario -pelucas eléctricas, faldas cortísimas y tacones larguísimos, pasos de baile propios de un estado de trance- son la imagen misma del poder y la sensualidad que el rock emana, al mismo tiempo son inseparables de su épica historia de supervivencia al abuso y la violencia."Sufrí una tortura sistemática y llegué a estar muerta en vida, pero lo superé", afirma la cantante al principio del documental ‘Tina’, presentado este martes en la Berlinale fuera de competición. Vehiculada principalmente a través de las palabras de ella misma, procedentes tanto de una entrevista realizada 'ad hoc' como de la que concedió en 1981 a la revista 'People' -fue entonces cuando habló por primera vez de su calvario-, la película ofrece un exhaustivo repaso vital puntuado por abundantes interludios musicales y marcado por la presencia aterradora y patética de Ike Turner.

Fuerza y electricidad

Ella tenía solo 17 años cuando asistió a un concierto de Ike and his Kings of Rhythm y logró que el líder de la banda la escuchara cantar. Poco después, recuerda ‘Tina’, él ya se había casado con ella, le había cambiado el nombre -el original era Anna Mae Bullock- y había moldeado su imagen para presentarla sobre el escenario como una fiera salvaje. Desde que The Ike and Tina Turner Revue publicaron ‘A Fool In Love’ (1960), aquella joven asaltó la escena musical no solo con una actitud vocal que combinaba la fuerza emocional de reinas del blues como Bessie Smith y Big Mama Thornton con la electricidad del rock’n’roll, sino también con una forma de moverse sobre el escenario -a menudo flanqueada por las coristas de la banda, las Ikettes- que rompía con la rigidez de las coreografías popularizadas por la Motown. Frente al público, Tina parecía exorcizar el tormento que sufría en privado.

Ike y Tina Turner, en 1974.

/ el Periódico

"Me lavó el cerebro", confiesa la cantante en un momento de la película, y acto seguido se recuerda a sí misma consolando a su marido justo después de recibir una de sus palizas, cubierta de sangre, miedo y culpa. A lo largo del metraje, asimismo, se recuerdan episodios durante los que Ike le rompió la nariz, o le lanzó a la cara café ardiendo, o la castigó con perchas y calzadores mientras la violaba. También se menciona el intento de suicidio que ella protagonizó en 1968, ingiriendo 50 Valiums.

Un sádico

Entretanto, eso sí, 'Tina' evita el trazo grueso, y reconoce que Ike Turner no solo fue un sádico intolerable sino también un pionero que casi nunca recibió el reconocimiento merecido; muchos historiadores, de hecho, le adjudican la autoría del considerado primer disco de rock’n’roll, ‘Rocket 88’ (1951), a pesar de que lo firmó el cantante Jackie Brenston. La película lo retrata como alguien atormentado porque sus méritos siempre acaban siendo atribuidos a otros, incluida su esposa; contemplándolo durante la grabación del monumental himno ‘River Deep, Mountain High’ (1966), y viendo cómo el productor Phil Spector -otro canalla ilustre- lo dejaba de lado para centrarse en la voz de Tina, casi resulta fácil empatizar con él. La pareja se rompió en 1976. Después de la última paliza, ella huyó con la cara hecha un Cristo y 36 centavos en el bolsillo, y nunca volvió la vista atrás. A principios de los 80, tras publicar varios discos que nadie compró, su carrera parecía estar acabada. Y entonces, gracias a ‘Private Dancer’ (1984), el mundo se rindió a sus pies. Aquel álbum trajo consigo premios, conciertos en grandes estadios, el memorable papel de villana en ‘Mad Max: Más allá de la cúpula del trueno’ (1985) y la historia de amor con su actual marido, el ejecutivo musical Erwin Bach. Nada de eso, sin embargo, ahuyentó los dos fantasmas que la han acechado todo este tiempo: su marido, por el que la prensa siguió preguntándole hasta su retirada en 2009 -él murió dos años antes-, y su madre, que también sufrió malos tratos de su marido y que abandonó el hogar siendo sus hijas unas niñas. Según confiesa en la película entre sollozos, Turner nunca se sintió querida por ella.No es la primera vez que habla de ello. De hecho, todo cuanto se cuenta aquí ya se contó en las tres autobiografías publicadas por la cantante, el ‘biopic’ ‘Tina’ (1993) y el espectáculo musical del mismo nombre (2018) que viajó por teatros de varias ciudades del mundo. Y eso no solo limita su valor documental -sobre todo considerando lo poco que aporta a nivel formal- sino que invitará a algunos a cuestionar los motivos de Turner. Sean estos cuales sean, por otra parte, se ha ganado el derecho a hablar de su vida tanto como le plazca.

 

La competición: Hong Sangsoo, ni más ni menos

'Introduction', quinta película de Hong Sangsoo que compite en la Berlinale, funciona a modo de breve muestrario de casi todo cuanto compone el método del coreano -las conversaciones incómodas, el consumo excesivo de alcohol y tabaco, los ‘zooms’ repentinos, las repeticiones de diálogos y situaciones-, y por tanto reafirmará tanto los motivos de sus seguidores como los de sus detractores.

En cambio lo nuevo del francés Xavier Beauvois, ‘Albatros’, sin duda generará más consenso gracias al equilibrio entre el estudio psicológico, el drama familiar y el retrato social que logra mientras contempla a un gendarme de provincias que asiste al desmoronamiento repentino de su vida. Y la cinta húngara ‘Natural Light’, también candidata a premio, podría definirse como una relectura de ‘La delgada línea roja’ (1999) en la que, eso sí, el lirismo del modelo ha sido sustituido por dosis adicionales de barro y desesperanza.

 

 

Te puede interesar