Estreno en el Lliure

Juan Carlos Martel disecciona la juventud en 'La malaltia'

El director analiza en esta pieza temas como el tránsito a la edad adulta, la angustia, la precarización y la prostitución

Elena Martín en un momento de ’La malaltia’.

Elena Martín en un momento de ’La malaltia’. / SÍLVIA POCH

2
Se lee en minutos
Marta Cervera
Marta Cervera

Periodista

ver +

"¿Qué significa ser joven? ¿Por qué el sistema hace que nos sentimos asfixiados? ¿Dónde está la enfermedad real, en los jóvenes o en el sistema? ", estas y otras preguntas se plantea el director del Lliure Juan Carlos Martel en 'La malaltia', un docudrama que cede la palabra a los jóvenes de hoy. Se estrena el viernes día 5 en el Lliure de Montjuïc. El tránsito a la edad adulta, la angustia, la precarización, el suicidio o la prostitución son algunos temas que aparecen en la obra, apta para mayores de 16 años.

Como ha hecho en sus últimos montajes, Martel ha recurrido a un 'casting' para buscar a los protagonistas. Tras trabajar con personas sin techo y ancianos, ahora ha ido a buscar a seis actores de entre 20 y 30 años. Emma Arquillué (Irene), Guillem Balart (Freder), Francesc Marginet Sensada (Petrell), Elena Martín (Désirée), Martina Roura (Lucy) y Mariantònia Salas (Maria) interpretan esta obra de creación inspirada en 'La enfermedad de la juventud',de Ferdinand Bruckner (1891-1958), estrenada en Berlín en 1926. Bruckner sorprendió al mostrar sin tapujos las dificultades de quienes con sus ideales se enfrentan a a una sociedad cuyo sistema lo acaba fagocitando todo. También por la perversión y desnuda crueldad de algunos personajes.

Ahora, con el rapero Pablo Hasél en la cárcel y manifestaciones cargadas de rabia que acaban en saqueos y contenedores quemados, 'La malaltia' es sin duda un título oportuno para reflexionar sobre los dilemas de la juventud. Bruckner veía dos salidas: suicidio o aburguesamiento. El montaje del Lliure contempla una tercera posibilidad en homenaje a Pablo Hasél: "la cárcel", dice la ensayista y realizadora Ingrid Guardiola, responsable de la dramaturgia.

'La malaltia ' mezcla escenas teatrales de la obra de Bruckner y con otras escenas filmadas que se integran en la obra a través de su protagonista, una artista visual que se comunica como la mayoría ha hecho durante el confinamiento: a través de las pantallas. Las cápsulas documentales creadas para la obra se han realizado con alumnos del máster de documental de la Universitat Pompeu Frabra. La música en directo también es importante a la hora de crear el clima adecuado.

Noticias relacionadas

Martel y Guardiola evitan mostrar a los jóvenes como unos 'hooligans' para enseñar su lado más reflexivo, trasladando la visión nihilista de los estudiantes de medicina de la Viena de entreguerras a la Barcelona actual. Establecen así un paralelismo entre personajes de ayer y hoy, chicos y chicas que buscan su lugar en el mundo, que se hacen preguntas, que dudan y que se miden como rivales, se desean sin tapujos, experimentan con las drogas y se utilizan. "Nuestras disfunciones son una respuesta a ciertas tensiones sociales", señala Guardiola. Para Martel está claro que "el sistema ha querido normalizar estas cuestiones y así, las ha invisibilizado".

El montaje estará en cartel hasta el 11 de abril.