Reivindicación en Barnasants

Guillermina Motta, operación rescate

El concierto ‘Una bruixa com nosaltres’, a cargo de Sílvia Comes, Anna Roig, Laura Simó y Mone Teruel, ensalza el repertorio de la cantante, retirada en los escenarios desde el 2002

Mone Teruel, Anna Roig, Sílvia Comes y Laura Simó, exhibiendo las portadas de discos Guillermina Motta en la sede de la SGAE.

Mone Teruel, Anna Roig, Sílvia Comes y Laura Simó, exhibiendo las portadas de discos Guillermina Motta en la sede de la SGAE. / Jordi Cotrina

2
Se lee en minutos
Jordi Bianciotto
Jordi Bianciotto

Periodista

ver +

Hace algo más de 18 años que ofreció sus últimos recitales, en la extinta sala L’Espai, pero el silencio a veces revaloriza las cosas, siempre que dispongamos del tiempo para reparar en ellas. Sílvia Comes lo ha hecho en ‘Una bruixa com nosaltres’, el espectáculo que reivindica, así, sin rodeos, a Guillermina Motta, la en su día octava integrante de Els Setze Jutges. Propuesta en tándem con otras tres voces, Anna Roig, Laura Simó y Mone Teruel, que se estrena este domingo en el Teatro Joventut, de L’Hospitalet (Barnasants).

Un proyecto que viene de lejos, ya que Pere Camps, director del festival, se lo propuso a Comes de cara a la edición de 2019. Las agendas no cuadraron, y la pandemia hizo el resto. Pero nunca es tarde para disfrutar de la obra de una artista que sigue sorprendiendo por “la cantidad de teclas que tocó, siendo siempre ella”. La Motta cupletista y la enamorada de la ‘chanson’, la que cantó a Vázquez Montalbán y a Josep Carner, siempre “con elegancia”, destaca Comes, y manejando una voz precisa y clara. Lo reflejan los registros discográficos, “de tiempos en que no se grababa como ahora, que se pueden editar las incorrecciones”. Intérprete “con intención”, aspecto este reflejado en el espectáculo, donde “se ha tenido presente su vertiente de actriz”.

Picardía y reflexión

Prevalece en el imaginario la Guillermina Motta que se valía de la picardía o de un costumbrismo satírico: de la temprana ‘No puc dormir soleta’ (adaptación de un texto anónimo del siglo XV), a las adaptaciones de Boris Vian (‘No us caséssiu pas, noietes’, ‘Fes-me mal, Johnny’) y a la revisión de cuplets como ‘Jo vull ser ‘mis’’ o ‘Remena, nena’. Piezas que, si se valían de una apariencia frívola, era con la finalidad de “provocar la reflexión”, apunta Sílvia Comes, que destaca a la Motta “poderosísima y atrevida, cantando al amor y al sexo, y a sensaciones que parecían exclusivas de los hombres”. En la actualidad, apunta, “lo decimos todo, y mal dicho, y entonces costaba más decir ciertas cosas”. En la línea feminista se sitúa la pieza que inspira el título del concierto, ‘Una bruixa com les altres’, de Anne Sylvestre.

Noticias relacionadas

El espectáculo se ha ido construyendo a través de la conversación discreta con la artista, que ayudó a Comes a descubrir alguna que otra “joya oculta” de su repertorio. Piezas que se distancian de aquellas alegrías, como ‘El mestre d’escola’ (Gilbert Laffaille), ‘No, tu no tens pas nom’ (otra de Anne Sylvestre) o el tango ‘Amablement’ (Iván Díez y Edmundo Rivero), que tocan materias poco gratas: el educador ejecutado en tiempo de guerra, el aborto, el crimen pasional. Ella, la Motta, se lo mira con “ilusión y emoción”, asegura Sílvia Comes. “Está orgullosa de su obra y mantiene el criterio clarísimo y fresco sobre lo que hizo, como si mañana mismo fuera a sacar un disco”.