Aparición en TV3

Magda Puyo asume fallos pero rechaza dimitir

La directora del Institut del Teatre lamenta problemas de comunicación con los alumnos en una entrevista en televisión

Magda Puyo, directora del Institut del Teatre, en ’Els Matins’ de TV3.

Magda Puyo, directora del Institut del Teatre, en ’Els Matins’ de TV3.

Se lee en minutos

Mientras el Institut del Teatre se niega a comunicar el número de denuncias presentadas desde que estalló el escándalo o explicar cuantas personas por ahora se han dirigido anónimamente a la oficina abierta para que las víctimas de abusos de este curso o de anteriores, Magda Puyo, directora del Institut del Teatre, ha explicado en 'Els matins' de TV3 que hay una denuncia contra Ollé. "Siete personas" le acusan de acoso sexual y violencia verbal. Puyo, como ya hizo el lunes, considera suficientes los protocolos para detectar los abusos. Lo que falla, dice es "la aplicación" de los mismos. Que no ha funcionado ha quedado claro con el reportaje del 'Diari Ara' y otros casos que van aflorando como el Aina de Cos publicado en 'Diario de Mallorca'.

Los alumnos reclaman la dimisión del equipo actual y el despido de Joan Ollé a la Diputación de Barcelona, de quien depende el centro. El profesor quiere acudir cuanto antes a la comisión que estudia su caso para defenderse, como ha explicado en un comunicado. Puyo ha pedido actuar respetando la seguridad jurídica. Ha sostenido que recursos humanos gestionará la situación laboral de Ollé -a punto de jubilarse-, y ha informado de que ahora la institución está hablando con los profesores "para que si alguno quiere decir algo lo pueda decir de manera anónima".

Para ella es evidente que "el protocolo no ha funcionado a nivel de comunicación", a lo que considera que se añade el miedo a denunciar, y ha detallado que una vez se reportan los casos hay un comité que estudia cómo proceder con el expediente y, en su caso, trasladarlo a la Fiscalía. "Seguramente hubo comentarios, se comentó con profesores y dirección que había algunas problemáticas. Puedo dudar o no de que se hayan vehiculado adecuadamente las protestas", ha añadido. Ha destacado que está en la web desde 2018, y que permite hacer denuncias anónimas: "Pero no quiero que el protocolo sea una excusa. Está y está bien hecho, pero no es una excusa para decir que no hay una víctima".

La directora se volverá a presentar

Puyo, que está a punto de terminar su mandato, se ha abierto a presentarse a la reelección y ha descartado dimitir porque que no cree en marcharse cuando hay problemas, ha dicho textualmente: "Creemos mucho en el proyecto, por lo que lo defenderemos". Sobre si como artista se siente identificada con los testimonios de presunto abuso y acoso, ha contestado que sí, "por una cuestión de cambio de paradigma muy grande entre la relación de las personas y la relación de poder".

Respecto a si se prestó atención a quejas de alumnos, ha contestado que ella dirige la institución, que consta de cuatro escuelas y un museo, e implica a todas. "Deberían contestar cada una de las direcciones de la escuela, pero debo decir que han hecho muchas mediaciones, han intentado solucionar las cosas". Las escuelas han trabajado en casos concretos que "pensaban que no tenían la envergadura que parece que tienen". Puyo ha reconocido que se tomaron medidas que no llegó al fondo del asunto, en sus palabras.

Respecto a la denuncia del 2016, cuando entró como directora general antes de que existiera un protocolo de actuación reconoció: "Hubo un trabajo de mediación e intento de corrección de actitudes, así me lo hicieron llegar".

'Caso Ollé'

Noticias relacionadas

Respecto a Ollé, con quien habló el sábado ha dicho: "Supongo que está muy dolido, no por lo que le dicen, sino porque debe de ser muy doloroso. Me dirás, ¿y las víctimas? Para las víctimas debe de ser mucho más doloroso". Sobre la afición al alcohol de Ollé -según los alumnos iba ebrio a clase-, Puyo señaló: "Es muy difícil tratar en cualquier trabajo y colectivo las enfermedades mentales". En su defensa, añadió: "Se necesita más ayuda de la que tenemos, porque no somos especialistas en estas cosas, y en todo caso a lo mejor hubiéramos podido pedir un especialista que nos guiara en este proceso. De todos modos, una persona enferma es una persona enferma, y se la tiene que ayudar. Es lo que intentamos".