Acusaciones de acoso

Aina de Cos: "Sufrí abuso de un reconocido profesor ‘miranines’ del Institut del Teatre"

La actriz mallorquina se suma a las denuncias de alumnas del centro público barcelonés contra docentes

Aina de Cos, en una imagen de archivo en la cueva de Son Caulelles. 

Aina de Cos, en una imagen de archivo en la cueva de Son Caulelles.  / G. BOSCH

2
Se lee en minutos
Raquel Galán

«Como era un profesor al que admiraba mucho, quedábamos para tomarnos un café de vez en cuando y hablábamos de teatro. Hasta que llegó un momento en que empezó a invitarme a cenar. Le decía que no, que solo un café o una comida, pero al final se puso tan pesado que acepté una noche para acabar con el asunto, pese a que sabía que eso no estaba bien. Y cuando nos despedimos, en la plaza de la Universitat, me abrazó de un modo que me dio mucho asco mientras me susurraba al oído: «El problema, Aina, es que me gustas demasiado». Aquí es cuando dije, sal corriendo. Tenía 24 años, me doblaba la edad y era un 'miranines', aunque también era un profesor muy reconocido del Institut del Teatre de Barcelona con quien era un placer hablar. Y te planteas: es una oportunidad. Sé que otras chicas cayeron».

Pocas veces ha contado esta experiencia la actriz mallorquina Aina de Cos, pero se le «removió todo» cuando el domingo leyó el reportaje del diario 'Ara' titulado 'Acoso sexual y abuso de poder a alumnas del Institut del Teatre'Numerosas intérpretes isleñas han estudiado en este prestigioso centro de Barcelona, donde era «vox populi que había profesores que actuaban de este modo», dice quien entró en la promoción de 1996. Según los testimonios del periódico catalán, los hechos se han producido durante 30 años. Lo que más impacta a De Cos es «que hayan salido nombres. Me parece supervaliente, porque no solo hay que hablar, hay que apuntar. Yo no lo soy, soy incapaz de decirte quién es este tipo tan reputado y bien colocado».

La actriz y dramaturga de la obra 'Antígones 2077', estrenada en verano, también tuvo a Joan Ollé y Berty Tovías como profesores, dos de los tres acusados junto a Jorge Vera. «Con Ollé solo hice un espectáculo y me gritó en varias ocasiones, pero lo que piensas es que lo estás haciendo mal, que gritar y yo callar es lo que toca. Una compañera me dijo que era normal que en cada espectáculo la tomara con alguien. Y de Tovías recuerdo que era un tocón, una descripción que antes asumías como una característica física, como si fuese rubio o alto. Estas cosas las veíamos normales, las aceptabas y ni te lo planteabas, pero no son normales, tal como denuncia valientemente Laura Aubert», resume De Cos.

Noticias relacionadas

La intérprete Lluqui Herrero, también exalumna del centro, se muestra optimista ante «el inicio de un cambio de paradigma» y opina que ha influido en ello el movimiento Me Too. «Antes todo esto apenas se cuestionaba, sino que se asumía. Lo importante es que las víctimas vean que lo son, ya que puede que no lo sepan y perpetúen patrones». Para Agnès Llobet, «es imprescindible una corresponsabilidad por parte de toda la sociedad para respaldar a las víctimas», una situación que no vislumbra, porque «junto a los grandes avances, hay retrocesos». Y por ello cree que «la educación es la base, tanto emocional como sexual, y un espíritu crítico para saber distinguir el abuso de poder en sus diferentes formas».