Arte

Fabra i Coats acoge la muestra 'póstuma' del duo Broomberg & Chanarin

  • El centro de arte contemporáneo de Barcelona abre además una exposición del artista Martí Anson

Imagen de la exposición de Adam Broomberg y Oliver Chanari en el centro Fabra i Coats.

Imagen de la exposición de Adam Broomberg y Oliver Chanari en el centro Fabra i Coats. / FABRA I COATS

2
Se lee en minutos
El Periódico

El Fabra i Coats: Centre d'Art Contemporani de Barcelona acoge hasta el 23 de mayo las muestras 'Una exposición verdadera', del artista Martí Anson, y 'The Late Estate Broomberg & Chanarin', una exposición "póstuma" en la que el dúo Adam Broomberg y Oliver Chanarin reflejan su decisión de poner fin a su identidad compartida. Ambas exposiciones irán cambiando con el tiempo, "un hecho que pone en entredicho los límites del acto creativo, la autoría y la institución misma", según los organizadores.

Después de 23 años de colaboración, el dúo que conforman Broomberg y Chanarin "se ha suicidado" en términos legales, económicos, creativos y conceptuales y su testamento artístico se podrá ver de forma gradual durante los tres meses que dure la muestra, donde un archivero catalogará su legado en público. Sus últimas voluntades se leerán en voz alta este sábado en el centro Fabra i Coats.

Camión de 13 metros

Se trata de la primera retrospectiva póstuma de la carrera conjunta de los dos artistas, que con su muerte artística cuestionan "la autoría, la memoria y la herencia como conceptos cerrados". La muestra reúne y da continuidad al 'cadáver exquisito' de su trayectoria.

En diciembre de 2020, dos días antes de que Reino Unido cerrase las fronteras con la Unión Europea, un camión articulado de 13 metros de largo partió de Londres camino de Barcelona. Contenía las cajas de madera con todas las obras producidas por el dúo, así como los negativos sin revelar, las hojas de contactos, notas personales y los esbozos de proyectos que no se han hecho. Para la ocasión, Broomberg (Johannesburgo, 1970) y Chanarin (Londres, 1971) han elaborado todo un interrogatorio forense y paranoico sobre el medio fotográfico, buscando aquello cultural, emocional, político y económico que envuelve las imágenes.

De la parodia a la herejía

A su vez, en 'Una exposición verdadera' Martí Anson propone una muestra en construcción, sin reglas ni explicaciones, con el único punto de partida de "romper la linealidad cronológica y espacial para introducir en la sala el proceso creativo", en una exposición que va adquiriendo forma y significado a medida que pasa el tiempo en un entorno en transformación constante.

Noticias relacionadas

Se trata de una muestra que no se puede ver a distancia, puesto que según los responsables del centro, solo se puede experimentar en el momento y desde el interior. Entrar implica dejar la contemplación de lado y decidir si se quiere participar en un juego "que va de la parodia a la herejía, de la reflexión crítica a la acción".

La muestra reflexiona sobre si es posible concebir una exposición como una práctica colectiva, sobre qué sucede cuando no hay un mensaje establecido de entrada y sobre si es posible hacer y deshacer una exposición.