Nueva canción el día que expira el plazo para que entre en la cárcel

Pablo Hasél replica a la Justicia con un descarnado rap contra Felipe VI

  • "Voy a decir como Corinna: '¡Guillotina!'", clama en su último videoclip

  • El leridano dedica sus rimas al "tan mal llamado Gobierno progresista" de PSOE y Podemos

Pablo Hasél replica a la Justicia con un descarnado rap contra Felipe VI
3
Se lee en minutos
El Periódico

Pablo Hasél tiene hasta este viernes para entregarse pero ya ha anunciado que no tiene ninguna gana de pasar la noche entre rejas. El rapero, cuyo verdadero nombre es Pablo Rivadulla Duró, está condenado por enaltecer al terrorismo e injuriar a la Monarquía en 64 tuits y una canción que ridiculiza a Juan Carlos I, el rey emérito. Sin embargo, su réplica a los tribunales es clara y muestra de forma cristalina que no se arrepiente: el mismo día en el que expira su plazo para entrar en prisión, el leridano ha lanzado una nueva canción en la que carga con dureza contra el actual monarca, Felipe VI.

El tema arranca con una intervención del Rey en la que defiende -esta misma semana- la libertad de expresión y, tras dedicárselo al "tan mal llamado Gobierno progresista" (durante casi medio minuto de los cuatro que dura), Hasél espeta un "oye tirano" inicial al Monarca y comienza su diatriba rimada, su "grito republicano". "Odio el reinado opresor, que coma tu familia del contenedor", insiste durante una grabación realizada en la capital del Segrià.

"La Guardia Civil lo que siento examina / voy a decir como Corinna: '¡Guillotina!'", proclama Hasél, evocando a Corinna zu Sayn-Wittgenstein y antes de recordar la máquina que ejecutaba las sentencias de muerte en la Revolución Francesa.

Avisos de que sin escoltas el "miedo llegará a palacio" se repiten en un rosario de dardos a a la Zarzuela, solo interrumpido por el machacón estribillo: "No hay quien me quite esto ni Felipe VI / muestro la verdad en el remite de mi texto". Además, personajes como la princesa Leonor, su madre Letizia Ortiz (a quien acusa de usar estar desquiciada por el botox), Joan Manuel Serrat (subraya que ha pedido su libertad) trufan su canción.

El vídeo, que lleva más de una decena de millar de visualizaciones en Youtube, asegura que "como piedras contra Vox sonará este rap", y en él Hásel afirma que no estará nunca "en la cárcel del miedo" y que su micrófono "seguirá siendo incómodo". De hecho, Hasél tacha de "hijos de Franco" quienes le han condenado por "ser franco".

"Tendrán que venir a secuestrarme"

Si Hasél esgrime su poesía para recalcar que no acudirá a las puertas de prisión de forma voluntaria, también ha insistido en su determinación a través de la prosa. "Tendrán que venir a secuestrarme", ha señalado en Twitter, la red social que tanto dolor le ha causado.

Según él, tiene de plazo para ingresar en prisión hasta las 20 horas de este viernes, pero no irá: "Sería una humillación indigna acudir por mi propio pie ante una sentencia tan injusta". "Aún falta solidaridad para frenar este grave ataque a nuestras libertades", zanja.

Rifirrafe entre PSOE y Podemos

Noticias relacionadas

El hecho de que este rap vaya dirigido al Ejecutivo de Pedro Sánchez es llamativo, ya que el último frente de batalla entre PSOE y Unidas Podemos está en la reforma del Código Penal. Con la condena a Hasél sobre la mesa, el Ministerio de Justicia anunció el pasado lunes su intención de revisar los delitos relacionados con excesos en el ejercicio de la libertad de expresión. Unos minutos más tarde, los morados informaron que presentarían una proposición de ley para despenalizar los delitos de opinión. Según fuentes de Unidas Podemos, ellos ya habían informado a sus socios sobre el registro de esta iniciativa y fue después cuando el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, movió ficha, tal y como explica Miguel Ángel Rodríguez.

La propuesta de los de Iglesias, que en su momento también fue objetivo de las críticas del rapero catalán (llega a llamarle "domesticado" en este mismo rap), recoge la derogación de los delitos de injurias a la Corona y a las instituciones del Estado, contra los sentimientos religiosos y de enaltecimiento del terrorismo. No obstante, en el comunicado enviado por el Gobierno sobre los objetivos de Justicia solo se especifica que se revisarán estos delitos "para que solo se castiguen conductas que supongan claramente la creación de un riesgo para el orden público". Además, los morados proponen la reforma inmediata, mientras el sector socialista aboga por incluirlo en la reforma global del Código Penal.