Estreno en el TNC

Carlota Subirós añade ritmo a los ardores de 'La nit de la iguana'

  • La directora monta la primera versión en catalán de la obra de Tennessee Williams con un reparto de 12 actores encabezado por Nora Navas, Joan Carreras, Lluís Soler y Màrcia Cisteró y una espectacular escenografía de Max Glaenzel

Lluís Soler y Màrcia Cisteró en ’La nit de la iguana’, una obra de Tenesse Williams dirigida por Carlota Subirós.

Lluís Soler y Màrcia Cisteró en ’La nit de la iguana’, una obra de Tenesse Williams dirigida por Carlota Subirós. / May Zircus

4
Se lee en minutos
Marta Cervera
Marta Cervera

Periodista

ver +

Carlota Subirós se enfrenta a su segundo Tenessee Williams con 'La nit de la iguana', una gran producción con 12 actores protagonizada por personajes desesperados e imperfectos que deben enfrentarse a sus propios fantasmas para sobrevivir. Tras el éxito de 'La rosa tatuada', que también montó en el TNC hace ocho años, desde este jueves y hasta el 28 de marzo estrena 'La nit de la iguana' por primera vez en catalán. La propia Subirós ha traducido esta versión de esta tórrida obra que define como "sinfónica". La música es un distintivo de esta versión teatral, un canto "a la resiliencia" y "a ese avasallador impulso vital que mantiene vivos a unos personajes en caída libre", afirma Subirós. La obra profundiza en otros aspectos a diferencia de la famosa película dirigida por John Huston en 1964 con Richard Burton en el papel del reverendo reconvertido en guía turístico Lawrewnce T. Shannon, Ava Gardner como la sensual Maxine Faulk y Deborah Kerr como recatada Hannah Jelkes, entre otros. Antes, en 1961, la obra se había estrenado en Broadway con Patick O'Neil, Bette Davies y Margaret Leighton.

Tentación, deseo y alcohol

Una espectacular escenografía de Max Glaenzel traslada al espectador esa zona salvaje y paradisíaca de la costa mexicana del Pacífico, lejos de esa Europa de 1940 en cuya guerra EEUU aún no ha entrado. Subirós ha optado por Nora Navas, con quien ya trabajó en el exigente 'El quadern daurat', para el rol de Maxine, norteamericana que regenta el hotelito decadente donde intenta olvidar su reciente viudedad disfrutando a tope de la vida, "follando e intentando salvar a Shannon tomando roncocos", señala Navas. Considera que "la obra adquiere mayor profundidad filosófica en el teatro" que en la película. Ella ha visto todos los filmes basados en obras de Williams; en cambio Joan Carreras ni siquiera ha visto el filme de Huston. Ha preferido evitar la alargada sombra del mítico Burton y llegar "desde la intuición" al personaje del atormentado y alcoholizado, con debilidad por el pecado de la carne con chicas demasiado jovencitas. Màrcia Cisteró interpreta a Hannah, antítesis de Maxine, una pintora casta y espiritual que cuida de su abuelo Nonno, un poeta de 96 años (Lluís Soler) intentará salvar al reverendo sin dejar de ser fiel a sí misma. "El personaje de Hannah es el más sorprendente, desconocido y complejo de todos respecto al filme. Una figura enigmática a descubrir", señala Subirós. Y Paula Jornet encarna a la chica que puede acarrear más de un problema a Shannon.

"He recortado y sintetizado, conservando la esencia de la obra, respetando todo el caleidoscopio", dice la directora, cuyo montaje, con dramaturgia de Ferran Dordal, no excede las dos horas. Historias tangenciales cobran mayor protagonismo en el teatro que en el filme. Por ejemplo, la familia alemana liderada por un fabricante de armas, como un reflejo del ascenso de la ultraderecha en Europa. "Este es uno de los elementos más inquietantes y discordantes de la obra", reconoce la directora, que advierte de cómo la historia se repite . También ganan peso las figuras de Pedro y Pancho, esos lugareños capaces de impresionar a los turistas lanzándose al mar desde gran altura o con otras habilidades más íntimas.

Realidad y fantasía

Noticias relacionadas

La puesta en escena juega con la realidad y la fantasía. Por un lado traslada apuesta por "una escenografía hipernaturalista" y por otro muestra todo el artificio de la caja escénica, o cómo los propios actores se encargan de reproducir los sonidos de la selva. "Cada ensayo ha sido una celebración, pero también un acto de resiliencia. Nunca ha sido fácil nuestra profesión pero hoy tiene un valor extraordinario", declaró emocionada Subirós al hablar de lo que ha supuesto este proyecto, que aceptó poco antes del primer confinamiento. Agradece el lujo de trabajar en la Sala Gran con un gran equipo y con el 'savoir faire' "En muchos momentos pensé que no tenía sentido un proyecto como este, que no íbamos a lograrlo. Agradezco a Xavier Albertí (director del TNC) y a todo el equipo su implicación porque sí importa seguir fabulando, explicando historias y vivir momentos como los que nos ofrece 'La nit de la iguana', donde por momentos sientes que penetras en el corazón de las tinieblas, llegas al cuestionamiento absoluto de todo y debes de seguir adelante".

Esa necesidad de mantenerse a flote pase lo que pase, se refleja hoy de otra manera con la crisis sanitaria y económica desata por la pandemia. La directora recordó que la obra es muy actual. «Como dijo el propio Tennessee Willians habla de cómo vivir más allá de la desesperación, y sin embargo, seguir viviendo. O como diría José Agustín Goytisolo, de vivir a pesar de los pesares», dijo recuperando un pasaje del poema 'Palabras para Julia'.

Temas

TNC Teatro