Galardones cinematográficos

La gala de los Premios Goya se hará sin la presencia de los nominados ni público

Los candidatos serán contactados por vía telemática para evitar riesgos

Antonio Banderas y María Casado durante la presentación de la gala de los Premios Goya 2021. / José Luis Roca

Se lee en minutos

Cuando el pasado verano Antonio Banderas y María Casado tomaron las riendas de la ceremonia de la 35ª edición de los Premios Goya no esperaban que nos encontráramos sumergidos en plena tercera ola de la pandemia. La situación en estos momentos es crítica y Academia de Cine Español ha tomado decisiones drásticas. En consecuencia, no habrá alfombra roja y, lo más importante, tampoco habrá público en la gala que se celebrará en el Teatro SohoCaixabank de Málaga el próximo 6 de marzo. Ni siquiera acudirán los nominados para evitar desplazamientos y se contactará con ellos por vía telemática, siguiendo la estela de otros eventos de estas características, como ocurrió en los Emmy.

"Será la gala del covid, y así será recordada, para lo bueno y lo malo", ha dicho Antonio Banderas, que junto a María Casado escribirá, dirigirá y será el maestro de ceremonias del espectáculo televisivo. Porque sí habrá retransmisión en directo, será un modelo híbrido con el que esperan combinar el formato presencial con el virtual, como mandan los tiempos.

En el escenario del Teatro SohoCaixabank podremos ver algunas actuaciones musicales, entre ellas la de Aitana y la de Vanesa Martín (faltan todavía sorpresas en ese sentido por desvelar), también asistirán unos pocos entregadores de premios (todos con las pruebas PCR hechas) y toda la ceremonia será conducida por una orquesta sinfónica. También habrá sorpresas internacionales. Banderas ha pedido a algunos miembros destacados de la industria del cine que participen en la gala mandando saludos y mensajes de apoyo. Y, según parece, podremos ver a 'celebrities' de todas las nacionalidades.

Año Berlanga

Los responsables aseguran que han barajado miles de escenarios posibles y que todavía se encuentran adaptándose a las restricciones que se van produciendo en cada momento. Serán consecuentes con cada una de ellas. "No me gusta nada improvisar, pero sí es cierto que nos estamos adaptando a las circunstancias", apunta Banderas. Por ese motivo, ya se anunció que se iba a prescindir de la sede de Madrid y ahora también se ha caído la de Valencia por motivos de seguridad. En cualquier caso, el Año Berlanga tendrá una importante presencia y se dará el pistoletazo de salida a sus actividades.

María Casado ha afirmado que será una gala sobria y elegante. Corta. Unas dos horas de duración. Y, a pesar de las circunstancias, emotiva, aunque es un adjetivo que intentan utilizar con cautela. "Lo importante es reconocer el trabajo de nuestros compañeros en un año que ha sido muy duro para ellos, creo que se lo merecen y también el público que nos ha apoyado", ha añadido el presidente de la academia, Mariano Barroso.

Noticias relacionadas

Para Banderas uno de los puntos clave será reivindicar y homenajear a todos aquellos que trabajan en la industria del cine, desde las caras visibles a los chóferes y técnicos y desterrar la idea de que el mundo del cine es frívolo. “Esta gala estará dedicada a ellos y a todos los compañeros que hemos perdido a causa del virus”.

Con esta estructura híbrida, los Goya demuestran su concienciación en un momento como el que estamos viviendo, sin perder la esperanza de recuperarnos de esta situación a través de un mensaje positivo para seguir adelante.