Crítica de teatro

Oda a los reporteros de guerra en el TNC

  • Pau Carrió estrena en la Sala Tallers 'Testimoni de guerra', una obra sobre Kevin Carter y Marie Colvin, dos informadores de reconocida labor y trágico final

  • Pol López y Laura Aubert son los notables protagonistas de los monólogos en un montaje austero y que prima la exposición prolija de la trayectoria de Carter y Colvin

Pol López en un ensayo de ’Testimoni de guerra’.

Pol López en un ensayo de ’Testimoni de guerra’. / May Zircus

2
Se lee en minutos
José Carlos Sorribes
José Carlos Sorribes

Periodista

ver +

Hay una fascinación evidente en Pau Carrió por los dos personajes reales de la propuesta que ha estrenado en la Sala Tallers del TNC. 'Testimoni de guerra' recoge los pasos del fotoperiodista sudafricano Kevin Carter (1960-1994) y de la reportera estadounidense Marie Colvin (1956-2012). Ambos tuvieron reconocido trabajo y final trágico. Él se suicidó a los cuatro años de ganar el Pulitzer con una imagen de impacto sobre la hambruna en Sudán: una abatida niña desnutrida con un buitre al fondo. Ella murió en Siria, víctima de un ataque de la fuerzas del presidente Al Asad mientras cubría el sitio de Homs para el 'Sunday Times'. Dejaba atrás una trayectoria enorme con su seguimiento de conflictos en Kosovo, Libia -llegó a entrevistar a Gadafi-, Timor Oriental, Sri Lanka -donde perdió un ojo al ser alcanzada por metralla- o Afganistán.

El homenaje de Carrió, autor y director, a Carter y Colvin es austero en grado extremo: monólogos a quemarropa (uno detrás de otro), espacio desnudo, discreto juego con la iluminación y apenas un par de ráfagas musicales. Igual podía haber jugado un poco más con la dramaturgia, por ejemplo intercalando a ambos protagonistas. Pero lo que quería contar –la historia de los reporteros- está por encima de todo, y para ello convocó a un actor de confianza (Pol López, a quien ya dirigió en el aplaudido monólogo de 'Ivan i els gossos') y a una actriz igual de solvente como Laura Aubert, aquí en un registro dramático que nada tiene que ver con su formidable comicidad.

Laura Aubert, en una escena de 'Testimoni de guerra'.

/ May Zircus

Que López y Aubert iban a poner el listón alto era algo que casi se sabía de antemano. Despachan con nota, en un trabajo interpretativo cimentado sobre la palabra, la intensidad y el drama de dos vidas segadas de forma abrupta. Él, por ejemplo, ni el gesto hace de disparar fotos cuando se refiere a su trabajo. Ella, por su parte, poco más que quitarse el chaleco antibalas en su movimiento por la escena.

Debates conocidos y necesarios

Noticias relacionadas

El minucioso texto de Carrió nos lleva a debates conocidos, y aún necesarios, alrededor de la figura del corresponsal de guerra, hoy en una crisis aún mayor que la de los propios medios. A Carter, de vida tan arriesgada en el trabajo como disoluta en sus horas libres, le persiguieron siempre los oscuros interrogantes acerca de por qué no ayudó a aquella niña y qué pasó con ella. Ni sus respuestas lógicas los acallaron. Colvin, mientras, se enfrentó al dilema de si le valió la pena el enorme sacrificio de llegar al escalafón alto de la tribu de reporteros que recorren el mundo dando voz a las víctimas de conflictos.

Esa voluntad de realzar una labor impagable lleva a Carrió a una exposición prolija y descriptiva en exceso de los entornos por los que se movieron Carter y Colvin. El montaje se convierte así en una brillante lección de historia reciente que, de alguna manera, acaba minando algo la aproximación psicológica a los dos personajes. 

Temas

TNC Teatro