EL LIBRO DE LA SEMANA

Crítica de 'El remitente misterioso': menos armario y más lectura

Los cuentos inéditos de Proust son un tanteo en el que el autor busca su propia voz

El escritor francés Marcel Proust.

El escritor francés Marcel Proust.

Se lee en minutos

Proust se llevaría las manos a la cabeza al ver el revuelo que ha causado la publicación de 'El remitente misterioso y otros relatos inéditos' (Lumen). Por si no fueran suficientes los tópicos que reducen 'En busca del tiempo perdido' —la magdalena, el esnobismo, las frases apneicas…—, ahora se ha presentado este volumen como una prueba de que Proust salió del armario cuando su homosexualidad, en realidad, ya era conocida, aunque es cierto que se cuidó bien de no reflejarla en su novela. Y se entristecería también porque Marcel Proust (1871-1922) defendió —en contra del gran crítico Sainte-Beuve— que la obra de un escritor no se debe valorar a partir de su biografía, sino defenderse por sí sola, pues el arte no tiene nada que ver con la moral.

Y es para profundizar en su obra —lo primero a leer—, que resultan interesantes estos inéditos. Los textos se hallaron en el fondo del editor Bernard de Fallois, que publicó los trabajos póstumos de Proust, y quedaron olvidados menos uno: 'Recuerdos de un capitán'. Publicado en la prensa el 1952, en él se relata en primera persona la atracción que siente el narrador por otro hombre. En conjunto, los nueve relatos constituyen, una especie de diario íntimo de Proust, en palabras de Luc Fraisse. El editor del volumen considera que hay otros motivos, y no sólo el miedo a escandalizar, por los cuales Proust no los incluyó en su primer libro 'Los placeres y los días' (1896). Y es que se trata de tanteos en los cuales el joven aspirante a escritor busca su propia voz. Todos hallan su eco en algún pasaje de En busca del tiempo perdido y contienen la semilla que luego florecerá, junto con la madurez personal y estilística del escritor. Así, en 'Recuerdos de un capitán' asistimos a la escena del impulso creativo que asalta al narrador niño cuando, a la vuelta de un camino, contempla los campanarios de Martinville ('Por la parte de Swann'). Proust experimenta con los géneros e intenta —sin conseguirlo— imprimir misterio a algunos de los relatos inspirándose en Poe. En general, todos tienden a explicitar las reflexiones del autor, una visión de la vida y las relaciones humanas que luego encarnará en un sinfín de personajes en su obra torrencial. También revelan un Proust que toma conciencia de su sensibilidad particular que ve como un “don” que, si bien le hace sufrir, le capacitará para observar la vida y escribir: “Será como si en medio del bosque humano te hubiera quitado la venda de los ojos”.

Te puede interesar

Aparte se incluyen otros documentos que permiten indagar todavía más —si es posible—en los orígenes de En busca del tiempo perdido. Constatan, por ejemplo, que Proust leyó al filósofo Joseph Baruzi, cuyo trabajo sobre Schopenhauer marcó su concepción de la creación artística. Otros revelan la fecha en que el conserje de Proust fue a escucharlos gritos de los vendedores ambulantes de París que luego aparecen reproducidos en 'La prisionera', un sinfín de detalles pintorescos, sin embargo, que sólo cobran sentido tras haberse sumergido en la aventura proustiana.

'El remitente misterioso'

Autor: Marcel Proust

Editorial: Lumen

Traducción: Alan Pauls

 190 páginas. 17,90 euros