Referente del folk

Adiós a Jordi Fàbregas, alma del Tradicionàrius

  • El arqueólogo de la música tradicional catalana llevaba ha fallecido a los 70 años a causa de problemas cardíacos

Jordi Fàbregas.

Jordi Fàbregas.

Se lee en minutos

La cultura popular ha quedado huérfana de una de sus personalidades clave en los últimos cincuenta años. El músico y activista cultural de Sallent, Jordi Fàbregas, nacido en 1951, ha muerto hoy después de dos semanas ingresado en el hospital a causa de una enfermedad cardíaca que padecía hacía años'. El mundo del folk y la recuperación de la música popular catalana no se entienden sin él. Impulsor del festival Tradicionàrius y del CAT Centre Artesà Tradiconàrius en 1993, que dirigió hasta el año pasado, Fàbregas siempre quiso "saber de dónde venimos" a través de la música. La ceremonia de despedida se hará el sábado, 23 de enero, en el tanatorio de Les Corts de Barcelona.

De Sallet a Barcelona

En Sallent participó en la fundación del grupo de canción popular La Roda, en Manresa, en 1967, donde coincidió con músicos, cantantes y poetas del Bages y del Berguedà, como Miquel Estrada y Ton Rulló, con quien creó, en 1973, el histórico grupo Coses, que volvió a reactivar en 2012 con nuevo disco en la Fira de la Mediterránea. La orquesta la Armónica Brava (1979) y los grupos de folk La Murga (1980) y Primera Nota (1987) fueron otros proyectos del Sallent que, en 1990, con Artur Blasco, Isidro Pelàez y Eduard Casals creó El Pont d' Arcalís, grupo de referencia en la divulgación de la canción tradicional de los Pirineos.

Te puede interesar

Con una larga lista de trabajos como compositor, especialmente de bailes de gigantes de diferentes grupos y una amplia producción discográfica con diferentes grupos de música popular y tradicional, Fàbregas fue creador y director de la formación Els Ministrils del Camí Ral, que cada año interpreta las músicas del Seguici Popular de Barcelona en el acto del Toc d'inici que abre las Festes de la Mercè. Uno de sus últimos trabajos fue la adaptación del tema: «Som de Sallent», escrito por el mismo él durante el confinamiento para adecuar la letra a la situación que se vivía.

El año pasado recibió la Creu de Sant Jordi, galardón que se añadió a Bages de Cultura, el Premio Nacional de Música (1991), el Premio Nacional de Cultura Popular (1995) y la Medalla de Honor de Barcelona (2006).