Sector amenazado

La realeza del pop británico denuncia el peligro del acuerdo del Brexit para la música en directo

  • Ed Sheeran, Elton John, Sting, Liam Gallagher y Simon Rattle, entre el centenar de firmantes de una carta que acusan al Gobierno de hacer "inviables" las giras por la UE

  • Los profesionales del sector aún no saben el coste y los trámites exactos a realizar cuando salgan de 'tour'

Sting, en una actuación en la sala Bataclan, de París.

Sting, en una actuación en la sala Bataclan, de París.

Se lee en minutos

Un centenar de estrellas de la música británica acusan al Gobierno de haber "fallado vergonzosamente" a "músicos, bailarines, actores y miembros de sus equipos" en el acuerdo del Brexit. En una carta publicada por el diario 'The Times', figuras del pop como Ed Sheeran, Elton John, Sting o Liam Gallagher, junto a virtuosos de la música clásica como la compositora Judith Weir o el director de orquesta Simon Rattle, denuncian que "cada músico en una gira europea necesita ahora un costoso permiso y una montaña de papeles para su equipo", que "hacen muchas giras inviables", en lo que consideran "un fracaso en la negociación". Entre los firmantes figura Roger Daltrey, el cantante de los Who, que fue destacado defensor del Brexit y ahora percibe las desastrosas consecuencias para un sector, como el de las giras musicales, en el que el Reino Unido ha sido líder mundial.

Londres y Bruselas se han echado mutuamente la culpa de la falta de un acuerdo de acceso reciproco para que los músicos puedan actuar sin visados. El martes el Gobierno de Boris Johnson dejó claro que no abundará en esa línea. En el Parlamento, la secretaria de Estado de Cultura, Caroline Dinenage, afirmó que "la puerta está abierta" a futuras negociaciones, pero la posible solución "no será renunciar, sino facilitar" los trámites. Sus palabras dan a entender que el Gobierno rechaza la creación del ‘pasaporte para músicos’ que reclama la profesión. El documento tendría una validez de dos años, apenas costaría dinero, abarcaría todos los países de la UE y cubriría a técnicos y equipos que participaran en la gira. Según Bruselas, en las negociaciones se ofreció a Johnson que los músicos pudieran seguir haciendo las giras, siempre y cuando no trabajaran en países de la UE más de 90 de 180 días, pero Londres lo rechazó, como está semana ratificó el jefe negociador europeo para el Brexit, Michael Barnier. El Gobierno británico no tiene "la misma ambición" en la libre circulación de personas, señaló Barnier.

Liderazgo mundial en entredicho

Te puede interesar

Una petición para eliminar los visados a músicos ha obtenido más de 260.000 firmas. El Reino Unido ha sido un líder mundial en el sector de giras artísticas, el centro en el que recalaban figuras internacionales, para iniciar las giras europeas, dada la alta calidad del experimentado sector, desde el transporte, a las instalaciones, la iluminación o el sonido. Un papel de liderazgo ahora en peligro. Dinenage ha prometido "clarificar" los trámites para futuras giras por Europa, algo que aún no se ha concretado.

Tras el Brexit, el Reino Unido está en similares circunstancias que países que no forman parte de la UE, como Suiza y Noruega, obligados a pagar impuestos por adelantado para cubrir la estimación de ventas de toda la mercancía que lleven y ajustar las cuentas después. "Las potenciales ramificaciones son enormes", ha declarado a 'The Guardian' Tarrant Anderson, director de la compañía de transporte para giras 'Vans for Bands'. "Como todo es tan incierto, podemos acabar en una situación en la que una vez que la música en vivo sea posible, [cuando la pandemia lo permita], el papel del Reino Unido como fuerza dominante en las giras por la UE este simplemente acabado".