Motor de una escena

El Mini, el secreto imprescindible del trap

  • Es uno de los nombres ocultos que han hecho carburar la música urbana en la última década en España. Ahora ha puesto orden al caos publicando parte de su catálogo en las plataformas

El Mini, en el centro de Barcelona

El Mini, en el centro de Barcelona / Laura Guerrero

Se lee en minutos

Cuando todo esto era campo, El Mini hacía y deshacía en algún punto de Granada. Con sus colegas, entre los que están Yung Beef y Khaled, formó hace muchos años ya la pandilla Kefta Vxyz (léase Kefta Boys). Entre otras cosas, hacían música. Eso fue la génesis de Pxxr Gvng, grupo legendario e imprescindible para entender la música urbana que se hace en España. Por aquel entonces, El Mini estaba construyendo una escena -la que creció con el trap- sin pensar ni mucho menos en eso como propósito. "La industria, que es una palabra fea, se mueve alrededor del movimiento que se generó en esa época. Era un sueño loco, la verdad", rememora ahora en Barcelona, donde se estableció ya hace cinco años. En la cara lleva tatuado un avión, icono moderno del nómada: llegó a Granada a los 13 años desde Venezuela; de Granada pasó a Londres; de ahí a Barcelona.

El Mini es de esos artistas más importantes que conocidos. "Éramos muy poca gente haciendo este sonido más actual dentro de lo que es la música urbana y yo estaba allí, sí", dice quitándose mérito. Un personaje imprescindible que se ha llevado pocos flases, aunque siempre anda por ahí.

"Éramos muy poca gente haciendo este sonido más actual. Y yo estaba allí, sí"

Su manera de hacer -y de ser-, caótica y desordenada, ha hecho que, entre otras cosas, a fecha de 2020 muchas de sus canciones siguieran desperdigadas. A finales de año eso se corrigió: publicó tres de sus 'mixtapes' antiguas en las plataformas digitales, así como un álbum recopilatorio de sus temas, 'Pequeños clásicos'. ¿Por qué tanto desorden? "Lo extrapolo a todos los aspectos de mi vida", confiesa. "No me lo he tomado nunca al 100% como un trabajo, pero tenía que ordenarlo y tomármelo un poco más en serio. La idea es que le llegue mi música a la gente que a lo mejor no me conozca tanto", argumenta.

A menudo se le puede ver correteando por el escenario durante el concierto de alguno de sus colegas. Algunos de ellos hablan del Mini en un vídeo para promocionar su obra. Ms Nina hace la sentencia más diáfana: "Si no conoces al Mini es porque no te enteras mucho de la música en España". Tan cierto es que El Mini no ha parado como que nunca ha salido del 'underground'. "Si eres un ladrón y robas de vez en cuando, no, pero si robas todos los días, acabarás robando bancos", expone, apuntando a su irregular capacidad de trabajo como losa. "Yo no paro de grabar, pero me siento un poco ajeno a lo que implica la música. A mí el rollo fotitos, poses... No", añade.

Te puede interesar

El Mini tiene muchísimas canciones con las que uno iniciarse. Si quieren rap, 'The truth' o 'Ego'. Si prefieren reguetón, 'Tacón de oro'. Pero quizá no haya una que supere a 'Blue', una gran canción que el radar del gran público no ha logrado detectar nunca. "Una de las mejores composiciones del pop español", dice ni más ni menos que Rosalía. Una canción que impacta desde la primera escucha. "La hice recién llegado a Barcelona, en un salón con 40 personas... Les dije: ¡Me voy a escribir un temazo! Y en media hora lo tenía escrito", recuerda. "Es muy radiofórmula, muy 'clean'. Un chaval se la puede poner a su madre", sentencia. Dice que le llegaban muchos mensajes pidiéndole que subiera el tema a alguna plataforma.

El Mini planea publicar en muy breve una nueva 'mixtape', titulada 'Lindo', hecha durante los altibajos laborales pandémicos. Su relación con la música es la de siempre: "La forma de hacerla es evolucionar, conocerse mejor, dentro y fuera".