Reposición

El Liceu empieza el año con 'Los cuentos de Hoffmann'

  • Riccardo Frizza alaba la evolución de la orquesta del coliseo, a la que dirigirá en las 10 funciones previstas del 18 de enero al 1 de febrero a partir de este lunes

  • El tenor John Osborn y la soprano Ermonela Jaho lideran el primer reparto de la obra de Offenbach que regresa con una onírica producción de Laurent Pelly estrenada en el coliseo en el 2013

El tenor John Osborn en el rol de Hoffmann en un ensayo de la épera de Offenbach ’Los cuentos de Hoffmann’, actualmente en el Liceu.

El tenor John Osborn en el rol de Hoffmann en un ensayo de la épera de Offenbach ’Los cuentos de Hoffmann’, actualmente en el Liceu. / EFE / Quique Garcia

Se lee en minutos

El Liceu inicia el 2021 con 'Los cuentos de Hoffmann', una ópera francesa llena de fantasía, drama y comedia de Jacques Offenbach con una onírica producción de Laurent Pelly estrenada en el coliseo en el 2013. El maestro italiano Riccardo Frizza, que ha asumido la dirección musical en sustitución de Jordan de Souza -canceló su participación por motivos personales-, está encantado de volver al Gran Teatre donde en marzo le espera otra reposición: 'Otello', de Verdi. "Es la primera vez desde septiembre que dirigiré ópera con público en la sala", resalta Frizza, que en otoño ha hecho más música en streaming que nunca a causa del covid-19.

En lunes actuará el primer reparto, que cuenta con artistas como el tenor John Osborn (Hoffmann) y la soprano Ermonela Jaho (Antonia). "Con ella debutamos juntos en el Festival Rossini en 2001", recuerda el director, que ha tenido que recortar 10 minutos de la partitura a pesar de que las funciones de las 20.00 horas se han adelantado a las 18.30 horas para cumplir con la normativa del Procicat.

"No se notarán los cortes", promete. "Principalmente hemos reducido diálogos y suprimido algunas repeticiones musicales". Elena Sancho Pereg (Stella), Olga Pudova (Olympia) y Ginger Costa-Jackson (Giulietta), Marina Viotti (La musa / Niklausse) y Alexander Vinogradov, que se desdobla en diferentes roles de villanos completan entre otros el primer reparto de una ópera con multitud de personajes, cuya duración en el Liceu ronda las tres horas y media con entreactos incluidos. A diferencia del 2013, la escenografía ahora es más abierta y la posición del coro se ha variado ligeramente.

"La Orquesta del Liceu ha dado un gran paso en los últimos años para convertirse en una orquesta de gran calidad. La renovación del conjunto aporta una frescura y se nota el trabajado técnico técnico que hay detrás", aplaude Frizza, que debutó en el Gran Teatre la temporada 2005-2006 con 'Semiramide'.

Ópera romántica

'Los cuentos de Hoffmann' es una opera romántica con toques fantásticos basada en cuentos de E.T.A Hoffmann. Su estructura es singular: cada acto tiene una construcción diferente. Offenbach, famoso por sus operetas como 'La Bella Helena', cambió de estilo en esta ópera que dejó inacabada al fallecer un año antes de su estreno en 1881. En ella un poeta maldito, el Hoffmann que aparece en título, recuerda sus grandes amores.

La ópera incluye 'Les oiseaux dans la charmille', aria de coloratura que canta Olympia, una muñeca mecánica a la que está dedicada el primer acto. En el segundo, que cuenta con la ensoñadora barcarola 'Belle nuit, ô nuit d'amour', está dedicado a Antonia, una joven que canta literalmente hasta morir. Y el tercero tiene como protagonista a Giulietta, una cortesana que le roba a Hoffman su reflejo en el espejo.

Aunque el Liceu ha extremado como siempre todas las medidas y protocolos de seguridad, el contacto de una intérprete con una persona externa con covid-19 ha obligado a dejar a las cantantes Adriana González, Nino Surguladze y Rocío Pérez en aislamiento preventivo durante los ensayos hasta el 16 de enero. "Los PCR aquí son constantes", recuerda Frizza, con ganas de conectar de nuevo con el público liceista. Las pruebas que cada semana se realizan los intérpretes permiten evitar riesgos. "El Liceu es un espacio seguro. Da gusto ver cómo se trabaja pero también ver cómo el público sigue las recomendaciones: no se saca las mascarillas y respeta las distancias de seguridad".

El director italiano Riccardo Frizza.

/ Joan Tomàs

Noticias relacionadas

Lamenta que en Italia, su país, que como en muchos lugares de Europa, solo consumen cultura a través del 'streaming'. "Todo lo que llega a través de una pantalla es más entretenimiento que cultura. No es lo mismo acudir a un espectáculo que verlo a distancia". Él, como muchos artistas europeos, reclama la reapertura de las salas y la cultura en vivo. "Debemos aprender a convivir con esto y reabrir los teatros en Europa. ¿Qué sentido tiene vivir encerrados? Al fin y al cabo, en los países donde se han cerrado los teatros y toda actividad los contagios siguen subiendo".

Frizza tiene otros compromisos más allá de conciertos y óperas. Entre sus proyectos figuran varias grabaciones, una de ellas con el tenor Javier Camarena que este lunes actúa en el Palau de la Música.

Temas

Liceu Ópera