Estrenos de cine

'One night in Miami': una velada con cuatro titanes del poder negro

Prime Video estrena la ópera prima de la actriz Regina King, recreación ficcionada del encuentro que mantuvieron en la suite de un hotel en 1964 Malcolm X, Mohammad Ali, Sam Cooke y Jim Brown

Una imagen promocional de ’One night in Miami’: de izquierda a derecha, los personajes de Jim Brown, Malcolm X, Sam Cooke y Cassius Clay.

Una imagen promocional de ’One night in Miami’: de izquierda a derecha, los personajes de Jim Brown, Malcolm X, Sam Cooke y Cassius Clay.

Se lee en minutos

La premisa de ‘One night in Miami’ parece inventada por un escritor especialmente creativo: cuatro iconos del siglo XX, todos metidos en una habitación durante una noche. Y sin embargo está basada en algo que realmente sucedió, el 25 de febrero de 1964, cuando el joven púgil Cassius Clay ganó el título mundial de los pesos pesados y, para festejarlo, se reunió en un hotel de Florida con tres de sus más famosos amigos: el cantante Sam Cooke, la estrella de fútbol americano Jim Brown y el incendiario activista Malcolm X. No hay registros de lo que sucedió allí pero, según ‘One night In Miami’, la celebración fue definitivamente sobria.

Así lo imagina la nueva película, basada en la obra teatral homónima de Kemp Powers y desde este viernes disponible en Amazon Prime Video: a la llegada del cuarteto a la suite -y pese a las protestas de Cooke y Brown, que esperaban una noche de tragos y mujeres-, Malcolm insta a sus amigos a mantener una conversación muy seria acerca de las contribuciones de cada uno de ellos a la lucha por los derechos de los afroamericanos, y entretanto no compartirán una botella de licor sino, como mucho, los dos botes de helado de vainilla que hay en el congelador. A partir de ahí, ‘One night in Miami’ transcurre a la manera de una serie de confrontaciones dialécticas sobre lo que significa ser negro, y en concreto ser un negro con seguidores, en Estados Unidos. 

Fotograma de 'One night in Miami'.

/ El Periódico

Malcolm y Cooke protagonizan un agresivo debate: ¿debería el hombre negro buscar el enfrentamiento y la revolución o, por el contrario, infiltrarse en el sistema de los blancos para explotarlo en pos de la causa afroamericana? En otro momento, el activista intercambia golpes verbales con Brown acerca de la jerarquía que el tono de la piel impone también en el seno de la comunidad negra. Entretanto, Cassius hace gala de su famosa tendencia al pavoneo, y Cooke parece excitarse ante la más casual alusión al sexo femenino, pero en ese sentido la película se esfuerza por alejar a sus personajes del cliché. “Sí, esos cuatro hombres son símbolos, pero a lo largo de esa noche hablan de sus miedos y preocupaciones, y se muestran honestos y vulnerables”, indica la actriz Regina King -recientemente aclamada gracias a ‘El blues de Beale Street y la serie 'Watchmen'-, que con ‘One night in Miami’ debuta como directora. “Hemos querido mostrarlos ante todo como seres humanos, escribir una carta de amor a la experiencia del hombre negro”.

Mientras la velada se acerca a su fin, la película evita ofrecer respuestas fáciles porque, como demuestra la pasión con la que cada personaje defiende sus posturas, en realidad no las hay. Contemplándolos pelearse y reconciliarse resulta inevitable pensar en que, en menos de un año, dos de ellos estarán muertos, y eso no solo envuelve el relato de amargura sino que le otorga buena parte de su fuerza dramática. La conclusión, señala King es que, si eres un hombre negro, “no importa cuánto dinero tengas o qué famoso seas, porque serás juzgado por el color de la piel. Eso no cambiará nunca”

Fotograma de 'One night in Miami'.

/ El Periódico

No hay más que revisar los titulares de 2020, en efecto, para comprobar qué relevante sigue siendo lo discutido en la película. Y eso es lo que urgió a King a completarla cuanto antes. “Inicialmente pensamos en posponerla, porque no sabíamos cómo afectaría el coronavirus a la asistencia al cine”, recuerda. Todo cambió algunos meses después, tras las muertes de los ciudadanos afroamericanos George Floyd y Breonna Taylor a manos de la policía. “Comprendimos que debíamos estrenarla de inmediato, porque los estadounidenses estamos sumidos en un profundo debate racial y las palabras deberían convertirse en hechos. Quizá esta película pueda ayudar”.

‘One night in Miami’ ya ha hecho historia por otro motivo. El pasado septiembre, se convirtió en el primer largometraje dirigido por una mujer afroamericana en participar en la ilustre Mostra de Venecia. “Es importante porque, si la película tiene éxito, servirá para abrirles las puertas a futuras directoras afroamericanas”, opina King, cuya ópera prima ha logrado hacerse un sitio entre los títulos favoritos en la carrera hacia los Oscar. “Pero si no lo tiene, para nosotras las oportunidades se esfumarán durante años. Sería terrible que eso sucediera”.

Los cuatro personajes reales en que se inspira la película

Malcolm X

A principios de 1964, el controvertido revolucionario se sentía atrapado por los agentes del FBI que lo perseguían, por un lado, y por sus compañeros de la Nación del Islam, por el otro. Apenas un mes después de aquella noche, abandonó el movimiento y se fue de peregrinaje a La Meca para huir del acoso que sufría. Murió menos de un año más tarde.

Cassius Clay

Solo unos días después de vencer a Sonny Liston, Clay se hizo musulmán, adoptó el nombre Muhammad Ali e ingresó en la Nación del Islam. Por entonces, con solo 22 años, ya había alcanzado la grandeza. Pero estaba a punto de convertirse, flotando como una mariposa y picando como una abeja, en algo aún mayor: una auténtica leyenda.

Te puede interesar

Sam Cooke

Cuando tuvo lugar el encuentro, Cooke había logrado un enorme éxito pero seguía sufriendo la hostilidad de quienes lo consideraban un músico demasiado blando y apolítico. Todo cambió días después cuando editó ‘A change is gonna come’, himno militante inspirado en episodios racistas que había sufrido en su vida. Murió tiroteado a finales de ese año.

Jim Brown

Considerado el mejor ‘running back’ de la historia, ganó el título de la NFL con los Cleveland Browns meses después de aquella noche, y entonces se retiró para hacer carrera en Hollywood. En su filmografía destacan ‘Doce del patíbulo’ (1967), ‘Estación Polar Cebra’ (1968), ‘Mars Attacks!’ (1996) y ‘Un domingo cualquiera’ (1999). Es el único de los cuatro que sigue vivo.