Manifiesto por la cultura

Los artistas reclaman abrir los teatros en Europa

  • Destacados creadores de Bélgica, España, Francia, Italia y Portugal exigen la reapertura de salas en toda Europa

  • Carme Portaceli y Michael de Cock impulsan esta alegato con apoyo de Claudio Longhi, Guy Casiers, Milo Rau, Tiago Rodrigues y Wajdi Mouawad y Alfredo Sanzol, entre otros

  • "Los meses de malestar debido a la pandemia nos pesan a todos. La gente está cansada y deprimida. Ningún antidepresivo funciona mejor que estar juntos de forma segura", afirma el comunicado

El Teatro del Liceu alzó la voz por la cultura  y en contra del límite de 500 personas fijado en noviembre para los espectáculos, una norma que el Procicat cambió semanas después permitiendo alcanzar las 1000 localidades.

El Teatro del Liceu alzó la voz por la cultura y en contra del límite de 500 personas fijado en noviembre para los espectáculos, una norma que el Procicat cambió semanas después permitiendo alcanzar las 1000 localidades. / JOAN CORTADELLAS

Se lee en minutos

Destacadísimos creadores europeos solicitan la reapertura de las salas y la vuelta al trabajo con 'La cultura es segura', un alegato por la cultura impulsado por Michael de Cock (KVS Bruselas) y Carme Portaceli (Teatre Nacional de Catalunya). Feabrice Murgia (Théâtre National de Bruxelles), Peter de Caluwe (De Munt / La Monnaie), Milo Rau (NTGent), Serge Rangoni (Théâtre de Liège, Prospero, European Theatre Convention), Guy Casiers / Maud Van de Velde (Toneelhuis), Chloé Dabert (La Comédie de Reims), Wajdi Mouawad (Théâtre National de la Colline, París), Claudio Longhi (Piccolo Teatro, Milán), Giuliano Barbolini (Emilia Romagna Teatro Fondazione), Nuno Cardoso (Teatro Nacional Sâo Joâo, Oporto), Tiago Rodrigues (Teatro Nacional Di Maria II, Lisboa), Alfredo Sanzol (Centro Dramático Nacional, Madrid), Txema Viteri (Teatro Calderón de Valladolid) y Anne Goalard (Young Programing Arts Lovers) han secundado un comunicado que denuncia que pese al covid-19 no es "normal" mantener a público y artistas alejados, privados de espectáculos presenciales. Esperan que su petición sea tenida en cuenta por el Parlamento Europeo a quien va han destinado la carta.

Países como España y Portugal, donde la actividad se ha mantenido aunque en el país vecino esta semana han vuelto a cerrar las salas, demuestran que es posible abrir los teatros cumpliendo con estrictos protocolos de seguridad. Hasta ahora no se ha detectado ningún teatro como foco de contagios. "La gente necesita trabajar y el público poder disfrutar de la cultura para no volverse loco", resume Portaceli que se encuentra en Bélgica donde le espera el estreno de 'Madame Bovary' en el que trabaja con Cocks. El montaje se filmará y se verá televisión. Tal y como están las cosas en Bélgica para poder representarse con público en sala habrá que esperar. Alemania, Austria, Francia, Gran Bretaña, Grecia, Italia, Suiza y Países Bajos mantienen sus teatros cerrados.

Reencuentro necesario y "antidepresivo"

La publicación del manifiesto se hace este jueves para coincidir con una serie de espectáculos al aire libre en Bruselas este fin de semana. "Queremos aprovechar estas acciones para llamar la atención sobre la necesidad de cultura en vivo", destaca De Cock. En Bélgica la reapertura de los teatros se ha retrasado hasta el 1 de marzo alagando un confinamiento que obligó a cerrarlos en otoño.

"Los meses de malestar debido a la pandemia nos pesan a todos. La gente está cansada y deprimida. Ningún antidepresivo funciona mejor que estar juntos de forma segura", afirma el manifiesto. "Solicitamos que a aquellos que puedan garantizar el cumplimiento de los protocolos de seguridad se les permita trabajar. Pedimos poder contar historias, disfrutar y hacer disfrutar de la belleza, proporcionar consuelo y ayudar a crear perspectivas de futuro".

"Solicitamos que a aquellos que puedan garantizar el cumplimiento de los protocolos de seguridad se les permita trabajar. Pedimos poder contar historias, disfrutar y hacer disfrutar de la belleza, proporcionar consuelo y ayudar a crear perspectivas de futuro"

Extracto del manifiesto

Se ha demostrado que "haciendo los esfuerzos necesarios para que nuestros equipos trabajen y ensayen de forma segura, para guiar los flujos de público y para mantener la distancia necesaria en los teatros" es posible seguir trabajando aplicando protocolos de seguridad. Consideran que "los teatros modernos están tan bien ventilados en Bruselas como en Oporto. Y la gestión de multitudes en París y Ámsterdam es igual de buena que la gestión del público en Barcelona".

Te puede interesar

Su plan es utilizar unificar criterios y utilizar las redes que conectan los teatros europeos como Between Lands, Opera Europa, Próspero, European Theatre Convention para hacer presión y lograr recuperar el contacto con el público presencial en estos tiempos difíciles. "Nunca se debe considerar como un hecho "normal" que los teatros estén cerrados", dice el documento.

Manifiesto íntegro: 'La cultura es segura'

Michael de Cock y Carme Portaceli desean que las compañías de teatro de toda Europa puedan volver a trabajar pronto. Los protocolos y la experiencia para mantenernos seguros están ahí. En Europa y en el resto del mundo somos conscientes del terrible impacto del Covid-19 en nuestras vidas. Entendemos la necesidad de proteger a los más vulnerables de nuestras sociedades y, por ello, tratamos de interactuar de la forma más segura posible.

No hay persona sensata que cuestione las medidas que promueven el bien común. Este documento no es en modo alguno un llamamiento a relajar reglas y como consecuencia a poner en peligro la integridad física de la población.

Este es un alegato a favor de la cultura. Porque no somos solo cuerpos. Tenemos también otras necesidades esenciales, como el mantener nuestro bienestar psíquico, ser comprendidos, compartir historias y disfrutar la belleza. En España se utiliza la rima: 'La cultura es segura', ya que no pone en peligro a nadie. Pero lo que hoy nos preocupa es si nosotros podemos protegerla. Y así protegernos como humanidad. Cuando se le preguntó al poeta español Federico García Lorca qué necesitaría si tuviese hambre, respondió: "No pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro". El comprendió la importancia de alimentar su 'espíritu'.

No es la primera vez en la historia que se cierran teatros. Hubo cierres temporales en la Segunda Guerra Mundial. También hubo cierres como consecuencia de los ataques terroristas en varias ciudades europeas. Siempre se trató de medidas excepcionales. Nunca debemos tomar esta situación como algo normal.

Los meses de malestar debido a la pandemia nos pesan a todos. La gente está cansada y deprimida. Ningún antidepresivo funciona mejor que estar juntos de forma segura. Bueno, nosotros podemos organizarlo. Hemos realizado los esfuerzos necesarios para que nuestros equipos trabajen y ensayen de forma segura, para guiar los flujos de público y para mantener la distancia necesaria en los teatros. Los planes de los diferentes gobiernos y teatros existen y pueden ser consultados. Hemos logrado garantizar las experiencias culturales de forma segura. Nos hemos comprometido con hacer respetar las reglas.

Mientras tanto, el mapa cultural de Europa se muestra muy fragmentado. En algunos países o ciudades los teatros están abiertos, en otros están cerrados. En algunos sitios no hay por el momento ninguna perspectiva o certeza sobre el futuro. Eso es muy duro y daña fuertemente el ecosistema de las Artes en Europa. Podemos asegurar que los teatros modernos están tan bien ventilados en Bruselas como en Oporto. Y la gestión de multitudes en París y Ámsterdam es igual de buena que la gestión del público en Barcelona.

El enfoque de la pandemia difiere de un país a otro. Pero la cultura es igualmente esencial en todas partes. Estamos convencidos de ello. Porque por muy preocupados que estemos por la salud física de la población, también debemos preocuparnos de su bienestar mental.

Estamos conectados por medio de redes internacionales y colaboraciones: Between Lands, Opera Europa, Próspero, European Theatre Convention. Es en el marco de estas iniciativas que surge esta petición: proponemos que a nivel europeo se realicen consultas y se desarrolle una visión conjunta sobre qué es cultura y qué puede significar en estos tiempos excepcionalmente difíciles e históricos.

Además, solicitamos que a aquellos que puedan garantizar el cumplimiento de los protocolos de seguridad se les permita trabajar. Pedimos poder contar historias, disfrutar y hacer disfrutar de la belleza, proporcionar consuelo y ayudar a crear perspectivas de futuro. Los protocolos existen. Tenemos la experiencia necesaria para hacerlos cumplir.

No importa cuán difícil sea la situación, ya sean ataques, guerra o pandemia, estamos listos para trabajar de manera segura. No consideremos nunca como un hecho "normal" que los teatros estén cerrados: les pedimos que los vuelvan a abrir y nos dejen actuar de nuevo. Cuidaremos al público, como siempre lo hemos hecho. En estos tiempos difíciles en los que tanto ansiamos tener esperanza, coloreemos el mundo con la imaginación necesaria para sobrevivir y continuar siendo humanos.