LO QUE NO SABÍAS DE...

Las anécdotas de la comedia 'Manual de la buena esposa'

  • Una anciana a la que alquiló una casa le descubrió estas escuelas al director

  • Martin Provost siempre escribe su guion pensando en la actriz que lo interpretará

  • El cineasta insiste en un tema habitual en su filmografía: la emancipación femenina

La escuela Van Der Beck está dedicada a crear mujeres perfectas.

La escuela Van Der Beck está dedicada a crear mujeres perfectas. / A CONTRACORRIENTE FILMS

Se lee en minutos

Acaba de estrenarse una irónica comedia francesa titulada Manual de la buena esposa. Está dirigída por Martin Provost (Séraphine, Dos mujeres) y protagonizada por Juliette Binoche, que muestra su perfil más cómico poco frecuente en su filmografía. En el reparto también figuran la actriz fetiche del realizador, Yolande Moreau (protagonista de Séraphine), el veterano François Berleand (Los chicos del coro, Transporter) y Noémie Lvovsky (La casa de verano, Un pueblo y su rey).  

La acción transcurre en el año 1967 en una escuela dedicada a formar a las jóvenes en las tareas domésticas y convertirlas en amas de casa ejemplares. Les enseñan cuáles son sus pilares, las funciones que deben llevar a cabo, siempre para liberar de cargas familiares a sus maridos. La Escuela Van Der Beck es dirigida por Paulette Van Der Beck (Binoche) con la ayuda de su cuñada Gilberte (Moreau) mientras que su marido se ocupa de las cuentas (Berléand). Pero algo indica que ese año no va a ser como los otros. Para empezar, una de las alumnas es pelirroja, algo que consideran que les dará mala suerte y, por si fuera poco, un suceso inesperado lo cambia todo. Paralelamente, las chicas van descubriendo su sexualidad y sus ansias de libertad. Conozcamos algunas de las curiosidades del filme.

-Un verano productivo. El guion nació de una casualidad. Martin Provost alquiló una casa en Normandía para pasar el verano. Su dueña era una anciana de 80 años que le contó su decisión, a los 15 años y en contra del consejo de sus padres que querían que estudiara, de ir a una de estas escuelas para no tener que separarse de sus amigas. El director explica: "Yo no sabía exactamente qué era una escuela de amas de casa, pero al escucharlo y contarme su experiencia, vi cómo las imágenes empezaban a moverse en mi cabeza”.

-Increíble, pero cierto. Iniciaron una investigación con su coguionista Séverine Werba y descubrieron que hubo unos centros en los que se enseñaba a las jóvenes a convertirse en esposas perfectas. Encontraron varios testimonios directos que les hablaron sobre esa época pasada y, a la vez, no tan lejana. Para documentarse utilizaron las películas que encontraron en el archivo del Instituto Nacional del Audiovisual, que reflejaban la vida diaria en las denominadas Escuelas de Labores Domésticas. En ese momento se dieron cuenta de que daba pie para una historia cómica y divertida y, a la vez, trágica. Eran chicas que iban a las escuelas para aprender a planchar las camisas de sus maridos y prepararse con una cierta alegría para las tareas domésticas.

Una de las asignaturas que estudian las chicas es la de cocina.

/ A CONTRACORRIENTE FILMS

-El último curso. La película está ambientada en el curso 1967-1968, porque después del 1970-1971 todas las escuelas nacionales desaparecieron y se convirtieron en liceos agrícolas. "Había muchas hasta entonces. Escuelas grandes, pequeñas, algunas más burguesas, pero sobre todo las llamadas escuelas rurales, ya que Francia era todavía un 30% rural. Es un dato muy importante. Estaba París y la Provincia. La revolución de Mayo del 68 lo destrozó todo: fue el punto de partida de una tremenda conciencia, que aceleraría el movimiento para la liberación de la mujer”, explica Provost.

-La emancipación femenina. El cineasta insiste con esta película en el tema de la emancipación de la mujer que ya abordó en El vientre de Juliette (2003), Séraphine (2008), Oú va la nuit (2011), Violette (2013) y Dos mujeres (2017), pero ahora lo trata de una manera más ligera. El director justifica su interés por este asunto revelando su propia historia personal: “En varias ocasiones me opuse violentamente a mi padre, para quien la dominación masculina era legítima. También es esta oposición la que me empujó a dejar mi familia a una edad muy temprana, y hacer películas. Eso sí, Manual de la buena esposa es, sin duda, la película que más se me parece. Es mi película más libre, pero también, quizás y al contrario de las apariencias, la más comprometida".

-Rememorando los años 60. Para ambientar la película en su contexto recurrieron a los elementos referenciales de la época: Adamo, Joe Dassin, Menie Grégoire, Guy Lux o Anne-Marie Peysson. "En aquel momento había una gran brecha entre París y la Provincia y, en mi juventud, París encarnaba el sueño absoluto. La velocidad del transporte y los medios de comunicación ha cambiado la situación. Además, ya no decimos Provincia sino Regiones. Con Séverine enseguida pensamos en situarla en Alsacia porque es una región que sufrió mucho por la Segunda Guerra Mundial. Una región remota y salvaje, como la Bretaña de mi infancia", comenta Martin Provost.

-Guiones a medida. Al director le gusta trabajar con actrices a la que conoce y, de hecho, escribe los guiones pensando en ellas. Este fue el caso de Yolande Moreau en Seraphine, Catherine Deneuve y Catherine Frot en Dos mujeres o, ahora, Juliette Binoche. Asegura que le gusta escribir sobre mujeres porque empatiza con ellas y, así, expresa esa parte femenina que lleva dentro.

Juliette Binoche (derecha) explota en el filme su lado más cómico.

/ A CONTRACORRIENTE FILMS

-Riendo con Juliette. En el caso concreto de Binoche, Provost destaca su capacidad para combinar la carga dramática con la comedia (un género que no ha frecuentado demasiado) de una manera maravillosa y sin caer en lo grotesco.

-Buscando a las cuatro fantásticas. Para encontrar el cuarteto de chicas protagonistas, la directora de casting, Brigitte Moidon, puso a prueba a casi todas las jóvenes actrices de París. Cuenta que "Anamaria Vartolomei se impuso de inmediato. Era Albane. Además, es asombrosa, y tan precisa… Es inquietante. Me había fijado en Marie Zabukovec, que interpreta a Annie, durante un curso que yo había dirigido: ella era de lejos la más talentosa. Le pedí que pasara el casting y ella inmediatamente me convenció. Pauline Briand también se impuso por sus pruebas. Es una joven actriz que busca mucho y que tomó cada vez más confianza durante el rodaje. En cuanto a Lily Taïeb, la había visto en Tres recuerdos de mi juventud y tenía exactamente esa combinación de tensión interior y extrañeza que buscaba para el personaje de Yvette ".

La escena final en la carretera es digna de un musical.

/ A CONTRACORRIENTE FILMS

-Un desenlace musical. La escena final parece salida de un musical, es una canción con bailes y coreografía mientras las protagonistas caminan por la carretera. El realizador explica que fue muy compleja de rodar al tener que controlar a tanta gente junta en diferentes planos y en diferentes tomas.

Te puede interesar

-La historia real. La primera escuela profesional y de amas de casa para niñas francesa se inauguró en Reims en 1873 y se especializó en la educación en el hogar. Se les enseñaban varias disciplinas: cuidado de niños, higiene de los alimentos, cocina, limpieza, lavandería, planchado, mantenimiento de ropa, costura y diversos trabajos manuales, incluida la jardinería. Durante el período de entreguerras intentó dársele un enfoque científico de las "artes domésticas" racionalizando y reorganizando el trabajo e incluyendo los nuevos electrodomésticos. No se trataba de mostrar las tareas domésticas como actividades serviles, sino como tareas de gestión que incluso podrían cumplir las ambiciones profesionales de algunas esposas. Al mismo tiempo, garantizando que la actividad profesional de las mujeres no se desarrollara en detrimento de su papel en el hogar. Pero la educación en el hogar no resistió el nacimiento de la educación mixta y, en general, los cambios en las costumbres.

En los alrededores de la escuela, las chicas pueden aprender jardinería.

/ A CONTRACORRIENTE FILMS