Crítica de música

Un atípico Concert de Sant Esteve

La tradicional velada, en su 107ª edición, se presentó necesariamente condicionada por la pandemia

Concierto de Sant Esteve 2020 en el Palau, con presencia de Elena Gadel en el escenario

Concierto de Sant Esteve 2020 en el Palau, con presencia de Elena Gadel en el escenario / Antoni Bofill

2
Se lee en minutos
Pablo Meléndez-Haddad

Con guion de Laura y Adrià Aubert y una ágil y fluida dirección de escena de este último, los coros del Orfeó Català celebraron un año más en el Palau de la Música Catalana su tradicional Concert de Sant Esteve, el 107° de esta convocatoria, una fiesta que, debido a las restricciones de aforo, tuvo que organizarse en dos veladas en días consecutivos para poder llegar a su público habitual, que agotó las entradas. Desde hace algunos años se ha transformado en un espectáculo que va más allá de un encuentro coral, porque además de los esperados villancicos y temas navideños, también incluye danza, actuación y vídeos.

Coronada en el tramo final por la algo megalómana visión del ‘Adeste fideles’ de Josep Vila i Casañas y por el solemne ‘Cant de la senyera’ –que, como viene siendo habitual, llega acompañado por ‘estelades’ y manifestaciones por la libertad de los presos políticos–, esta edición se vio obligada a contar únicamente con el Orfeó Català distribuido en diferentes puntos de la sala, ya que, para evitar las aglomeraciones, el Cor Petits, el Cor Mitjans, el Cor Jove, el Cor de Noies y el Cor de Cambra del Palau –que celebra sus 30 años– aparecieron en intervenciones pregrabadas. Por lo mismo, el acompañamiento instrumental en directo corrió únicamente por cuenta del experto Josep Buforn al piano y del organista Juan de la Rubia. Las actuaciones de los otros pianistas –Jordi Armengol, Laia Armengol, Pau Casan y Josep Surinyac, y a solistas de percusión, oboe, trompeta o flauta– también llegaron envasados, aunque la popular actriz y cantante Elena Gadel –en una canción de Beth Nielsen Chapman–, la bailarina y miembro del Orfeó Laia Jorba, la niña actriz Joy Sánchez y la presentadora, Sandra Monclús, sí que intervinieron en directo. También pudieron apreciarse, en las diversas piezas del programa, trabajos de Alba G. Corral, videoartista en residencia este curso en el Palau.

Noticias relacionadas

En el programa, como es habitual, hubo un poco de todo, destacando las tres geniales armonizaciones de villancicos catalanes hechos por Albert Guinovart. Llamó la atención que la única pieza cantada en castellano de la noche haya sido una canción navideña de la República Dominicana. De entre las intervenciones solistas destacó sobre todo la calidad de la soprano Anna Niebla en el “Gloria” de la ‘Misa de la Coronación’ de Mozart.

En la recta final, todos los coros de la casa se unieron en el 'Poema èpic de Nadal', de Marc Timón, con el Orfeó en directo bajo el mando de Simon Halsey y con el resto de ‘cantaires’ en una actuación previamente grabada, brindando unidad a un concierto atípico pero que supo mantener el espíritu que lo caracteriza.