Hoja de ruta

Carme Portaceli quiere un TNC abierto y conectado al mundo

  • La nueva directora artística presenta un ambicioso modelo con compañías en residencia y mayor intercambio con Europa y Latinoamérica

  • "Es el momento de la consolidación y de la expansión del TNC", ha declarado

La directora Carme Portaceli , en el patio de butacas de la Sala Gran del TNC.

La directora Carme Portaceli , en el patio de butacas de la Sala Gran del TNC. / May Zircus

Se lee en minutos

Carme Portaceli, nueva directora artística del Teatre Nacional de Catalunya (TNC) y primera mujer en al frente de esta institución, ha presentado un ambicioso proyecto que desarrollará a partir de la próxima temporada y hasta el 2027 donde destacan las ganas de llevar el teatro más allá de sus paredes físicas y atraer a nuevos públicos y artistas. "Es el momento de la consolidación y de la expansión del TNC", ha señalado este miércoles en una rueda de prensa telemática en la que también ha participado la consellera de Cultura Àngels Ponsa. Aunque no adelantó ningún título, Portaceli ha explicado que rescatará seis títulos programados por el actual director Xavier Albertí que se vieron afectados por la pandemia, aunque aclaró que no volverá 'Justícia', aplaudida obra de Guillem Clua.

Su intención es convertir el TNC en "un centro de pensamiento" capaz de "crear ilusión, confianza y esperanza" a través de la cultura tras la crisis generada por el covid-19. La directora pondrá el foco en el intercambio con Europa a través de 'Between lands', proyecto en el que participan seis teatros de países como Francia, Bélgica, Portugal, Italia y Grecia. La idea es desarrollar una producción a partir de un texto colectivo sobre la democracia escrito por tres autores y tres autoras.  

Conexión latinoamericana

También impulsará los intercambios con teatros de España y de Latinoamérica, donde montajes estrenados en el TNC "se representarán en catalán subtitulados en castellano". Portaceli espera establecer una colaboración estable con el teatro Cervantes de Buenos Aires y festivales como Santiago a mil de Chile. Entre sus objetivos figura también participar en una red de teatros del Mediterráneo para potenciar nuevas dramaturgias.

Además de mimar obras del repertorio catalán su intención es dar a conocer a "gente interesantísima del mundo entero, sobre todo mujeres, que están trabajado en el mundo y revolucionando la escena". Portaceli aspira a convertir el TNC en una casa abierta, tanto para nuevos artistas y como para espectadores que aún no la conocen. "Ser contemporáneo es estar con la gente", dijo citando a José Monleón. Y para ayudar a los artistas el TNC acogerá en residencia a tres jóvenes compañías cada temporada. Y, como marca el contrato-programa estrenará tres obras de autoría catalana por temporada "como mínimo". "Vivimos un momento parecido al del Siglo de Oro español con gente muy válida que son un termómetro de la sociedad". Para democratizar el acceso a la Sala Gran Portaceli ha previsto un proceso de acompañamiento que permitirá que directores y directoras se fogueen en ella trabajando durante tres años como ayudantes de dirección de aquellos que estrenen en la Sala Gran.

Te puede interesar

Nuevas tendencias

La apertura a nuevas tendencias se plasmará en ZIP, festival abierto a diferentes lenguajes "incluido hip hop y slam poetry", que ocupará todos los espacios del teatro, incluso los jardines y el 'hall'. El evento se celebrará durante seis días y ofrecerá 10 propuestas innovadoras coincidiendo con un encuentro de los Young Performing Arts Lovers, asociación internacional de las artes escénicas creada en el 2009, que también servirá para conectar el TNC con otros públicos.

Temas

TNC