PUESTA AL DÍA EN LA CLÁSICA

Partituras, cámaras, acción

Los conciertos de L' Auditori Digital requieren un enorme trabajo previo para dotar de coherencia visual y musical las transmisiones

Una de las cámaras robotizadas instaladas en el auditori durante el concierto de la OBC, el pasado viernes.

Una de las cámaras robotizadas instaladas en el auditori durante el concierto de la OBC, el pasado viernes.

Se lee en minutos

La puesta en marcha del Auditori Digital requiere diseñar cada concierto de manera especial, con gran trabajo previo antes de cada conexión. Primero la responsable de partituras, Begoña Pérez, negocia los derechos para colgar las partitura en el portal digital. "Ahora hay mucho más trabajo administrativo. Has de controlar tener todos los permisos cuando trabajas con obras que no son del dominio público. Las editoriales se están poniendo las pilas, nunca habían tenido tanta demanda de 'streamings'. La tecnología va siempre por delante y exige otras formas de trabajar en la música".

La Sala 1 del Auditori cuenta con cinco cámaras. Tres de ellas las manejan operadores que se están convirtiendo en expertos en clásica tras años siguiendo el balón en partidos de fútbol. Una cuarta cámara robotizada permite captar la imagen del director que tienen los músicos, incluso del solista invitado. Y un último ojo que todo lo ve sobrevuela el escenario desde una grúa de ocho metros que permite captar planos cenitales magníficos y dar visión de conjunto. "Lo que más éxito tiene son los 'streaming live', conciertos que se transmiten en directo", explica Lisi Andrés, coordinadora de un proyecto en el que se han invertido 100.000 euros. Por ahora tienen 2.000 usuarios. "El tiempo de retención de las visitas es de unos 40 minutos de media, casi todo un concierto", dice satisfecha.

Noticias relacionadas

Box en las 'catacumbas' del Auditori desde donde se controla la realización de los conciertos en 'streaming' / FERRAN NADEU

Dotar de coherencia musical la retransmisión es básico. No se puede enfocar un oboe cuando quien lleva la voz cantante en la orquesta es la flauta. Cordelia Alegre, la realizadora del Auditori, es violonchelista y Paula Alonso, su ayudante, toca el violín. "Como mínimo hemos de leer tres veces la partitura para poder hacer un análisis musical de la obra y entender qué instrumento o sección tiene protagonismo en cada momento para hacer una lectura coherente en el directo". Suele acudir a los ensayos para fijar cómo se distribuirán los músicos en cada pieza. Debe asegurarse de que ni el movimiento de cámara ni la iluminación moleste a nadie del escenario. "Intentamos ser lo menos intrusivos. Lo principal es que los músicos toquen a gusto". Durante la transmisión Paula va adelantándole los compases de la obra. En caso de un estreno mundial es imprescindible acudir a todos los ensayos y, si es posible, contactar con el compositor. Aun así, en el directo no hay red.