FORO PRIMERA PLAN@

Tito Ramoneda: "Tenemos que ser muy proactivos con los precios de las entradas de conciertos"

El presidente de la empresa promotora The Project reclama un plan de salvamento y otro de recuperación de la música en directo, devastada por la pandemia

Tito Ramoneda, presidente de The Project.

Tito Ramoneda, presidente de The Project. / JORDI OTIX

Se lee en minutos

Ramón Vendrell

Aunque no es cuestión de competir para ver quién es el más desafortunado, la industria de la música en directo es una candidata firme a ser el sector que peor parado ha quedado por el covid-19. Lo sabe muy bien Tito Ramoneda, presidente de la empresa promotora de conciertos The Project y vicepresidente de la Asociación de Promotores Musicales (APM). Camino de los nueve meses de pandemia, dice: "En términos médicos, estamos en la uci. Nadie había imaginado que algo como lo que ha pasado pudiera pasar. Al principio pensamos que el tsunami pasaría en un par de meses y que entonces volveríamos a la normalidad. Lo cierto es que el tsunami se llevó por delante la temporada álgida de primavera y verano y sigue, y que ahora estamos en torno al 90% de caída de la facturación".

Una ventana

La situación es "critica" y afecta tanto a las promotoras como a las empresas suministradoras de servicios, pasando por las salas. En algo parecido a nombres: empresarios, muy grandes y muy pequeños, músicos, técnicos... "Veníamos de un crecimiento importante desde el 2014, con 400 millones de facturación en el 2019, y la previsión para el 2020 era espectacular, pero... ", se queda sin palabras Ramoneda. ¿Ha habido ya bajas o las puede haber en breve? "Hay empresas promotoras y de servicios que lo están pasando realmente mal y si no hay una ventana en los próximos meses algunas pueden desaparecer", responde con diplomacia Ramoneda. Por eso reclama a las administraciones: "Primero, un plan de salvamento. Y segundo, un plan de recuperación, porque esto no va a ser rápido. Es tan necesario un rescate como un apoyo para que la vuelta a la normalidad sea factible".

Las administraciones no han hecho precisamente de paladines de la cultura en general y de la música en directo en particular. "La música digamos popular es el hermano pequeño de todos los ámbitos que se amparan bajo el paraguas de la cultura -señala Ramoneda-. La desestructuración de nuestro sector tampoco ha ayudado a plantar cara. Nos hemos dado cuenta de que necesitamos una voz única". Mejor organizados están, considera el promotor, los compañeros del cine y el teatro. Por no hablar de que apenas hay, si es que hay alguna, instituciones públicas dedicadas a la música, una vez más, ya con perdón, digamos popular. Y las instituciones públicas dedicadas a otras expresiones culturales han sido las prioritarias. "Las primeras declaraciones del ministro de Cultura respecto de la música en directo fueron impropias y evidenciaron un total desconocimiento de lo que representa el sector -lamenta Ramoneda-. Si bien esto fue después corregido". Pero hay más quejas: "Al menos en Catalunya, no manda el departamento de Cultura sino el Procicat, que está tomando decisiones con pleno desconocimiento de la realidad de nuestro sector. No se ha contado con nosotros para nada, y eso que sabemos mejor que nadie, y lo hemos demostrado, lo que hay que hacer".

Declaración inútil 

Te puede interesar

Total: la declaración hace unos meses por parte de la Generalitat de la cultura como bien esencial no ha servido para nada. Cara a un futuro de lejanía indeterminada, Ramoneda no teme tanto al cambio de hábitos que puedan causar en el público el prolongado parón musical y el miedo al contagio como a los bolsillos vacíos del personal por la crisis económica que ha comportado la crisis sanitaria. "Tenemos que tener los pies en el suelo y ser muy proactivos con los precios". ¿Esto quiere decir que antes de la pandemia se pasaban con los precios de las entradas? "Esto quiere decir que antes el bolsillo de la gente tenía un límite y ahora tiene otro. Y que todo el mundo se ha apretado el cinturón para mantener la llama viva: artistas, salas, empresas de servicios... Para empezar los artistas están aceptando retribuciones muy por debajo de lo habitual".

Grandes conciertos en grandes recintos y festivales: ¿cuándo? En el mejor de los casos, Ramoneda cree que no antes de la segunda mitad del 2021. Para empezar porque la puesta en marcha de las giras de los artistas de calibre mayor no es ninguna broma, tiene mucho de puesta en marcha de una maquinaria pleistocénica, con mil factores a tener en cuenta. "Es un tinglado complicadísimo", indica. Más factibles ve en cualquier caso a medio plazo los festivales en formato de ciclos de conciertos que los atracones de música masivos