BARCELONAS

De Barcelona a las Américas

Jordi Rueda, un enamorado de las músicas latinas, edita el diario 'Noticias Clave', único en su proyección panamericana de la capital catalana

Jordi Rueda, en Barcelona, esta semana.

Jordi Rueda, en Barcelona, esta semana. / RICARD CUGAT

Se lee en minutos

Me recibe al son de un disco de Chucho Valdés, ‘Yemayá’, que el pianista le dio en mano, y se aviene a posar ante el fotógrafo manejando unas maracas que le regalaron los artesanos de Bayamo, del oriente cubano. Jordi Rueda es un tipo discreto, al que nunca he oído alzar la voz. Ajeno a los clichés de lo latino, desliza, casi disculpándose, que no es “ni músico, ni gran bailador”. Pero se siente unido a los ritmos tropicales desde que era un crío, y estrecha lazos con el otro lado del charco desde su peleona publicación digital ‘Noticias Clave’, orientada al mundo profesional del ‘artisteo’, con la que nos viene a decir que Barcelona no debe renunciar a su dimensión latinoamericana.

‘Clave’, en alusión a la notación musical, pero también al instrumento de pequeña percusión que está en la base de los ritmos antillanos: los dos bastones de madera maciza que se golpean creando con una de las manos una caja de resonancia. Indispensables en esas músicas de las que se empapó de muy joven, dejándose caer por locales como Las Vegas, Mario’s o Emporium. “En aquella época, en los 70, o eras de rock o de pachanga”, recuerda con toda la simpatía por Raúl del Castillo, popularizador del chachachá así llamado, ‘La pachanga’ (1961). Vio llegar a la Fania All Stars, cuya onda expansiva alcanzó a nuestra escena ‘laietana’ (aquel ‘Pedro Navaja’ que la Plateria se agenció a Rubén Blades), y se percató de que el frenesí latino conectaba con los boleros que oía de pequeño por la radio y emocionaban a su madre. “Cada vez que sonaba ‘Angelitos negros’, de Machín, veía cómo se le caía una lágrima”.

Aquella antigua bohemia

Es curioso observar que en aquella Barcelona en la que vivían muchos menos latinoamericanos que ahora existía una bohemia tropical ya fulminada (como casi todas las bohemias en esta ciudad) y que Jordi mira con añoranza: la de los jueves en el salón Cibeles, la pista de salsa del antiguo Bikini, y aquellos clubs “más ‘underground’”, como el Tabú y el Tequila. “Locales oscuros que me intrigaban, a los que iban muchos gitanos, como Moncho”, explica él, su biógrafo oficial. Salpican la conversación nombres de activistas como Abili Roma, “importante al mezclar públicos en salas como Antilla”, o el malogrado Enrique Romero, ‘El Molestoso’, que lanzó la revista ‘El Manisero’ y propagó los ritmos del sur en Radio Gladys Palmera.

La misión de Jordi Rueda ha sido periodística, como editor, ya desde los años 70, de la pionera ‘Showpress’, y asumiendo corresponsalías de medios de las Américas, y creando luego ‘Clave Profesional’, en papel, precedente de la actual ‘Noticias Clave’. Una publicación ‘on line’ de encuadre único, que informa de las giras, los fichajes y los movimientos de la industria musical con la vista puesta en todo el mercado hispanohablante.

Un mercado natural

Te puede interesar

¿Desde Barcelona? Bien, aquí ha habido “músicos, público e iniciativas” para situarse como capital de todo ese mundo, resalta Jordi. Falló la pata discográfica, que a partir de los 80 caminó hacia Madrid “porque ahí estaban RTVE y la SER, y luego, las televisiones privadas”. Las sedes del ‘business’ latino se han ido alejando más y más: Miami, Nueva York, Los Ángeles... Pero ahí está Jordi, persistiendo en su vocación panamericana, convencido de que, más allá de nuestra condición europea, Barcelona también es latina “y al otro lado del Atlántico hay un mercado natural”.

Lectores al otro lado del charco

‘Noticias Clave’ registra audiencias de hasta 90.000 usuarios mensuales únicos repartidos entre España, América Latina y Estados Unidos. Lectores muy específicos, que mueven los hilos de las giras y las contrataciones en este gigantesco mercado de mercados. Por ciudades, las más atentas a sus artículos son Barcelona, Madrid, Nueva York y Ciudad de México.