UNA VOZ CLARIVIDENTE

Amin Maalouf: "Los escritores debemos buscar la luz al final del túnel, incluso cuando esta no se ve"

El escritor franco-libanés publica 'Nuestros inesperados hermanos', parábola sobre un apagón tecnológico en el que resuena la actual pandemia

El escritor francés de origen libanés Amin Maalouf. 

El escritor francés de origen libanés Amin Maalouf.  / P COSANO

Se lee en minutos

La literatura tiene, entre otras muchas, la cualidad de ser la piedra de toque de la realidad. De revelar exactamente su valor. De ahí que ‘Nuestros inesperados hermanos’ / 'Un germans inesperats' (Alianza), el último libro de Amin Maalouf (Beirut, 1949), autor libanés afincado en Francia desde hace 30 años, premio Príncipe de Asturias. Hay algo casi mágico en una historia en forma de parábola que relata cómo un apagón tecnológico llevado a cabo por una misteriosa organización llamada Los Amigos de Empédocles sirve de 'reset' mundial para un mundo en la cuerda floja frente al terrorismo o un posible conflicto nuclear. Bien, nadie esperaba una pandemia pero este parece el momento perfecto para leer el libro de Maalouf que, desde su casa de París, asegura haber trasladado el pensamiento de su celebrado ensayo ‘El naufragio de las civilizaciones’, que no auguraba buenos tiempos para el futuro.

'Apocalypse Now' 

Escrita inmediatamente antes de que el covid se cebara con la humanidad, pero corregida en los primeros meses de la crisis sanitaria -“sin haber añadido nada sustancial en la trama original”-, esta novela busca en la ficción una esperanza que la vida real nos pone muy difícil. “Necesitaba escribir una ficción en la que el mundo se detiene y vuelve a echar a andar porque creo que estamos obligados a buscar nuevas formas de convivencia en una nueva normalidad que ya nunca volverá a ser como antes”, asegura un afable Maalouf, convencido de que el papel del escritor en la actualidad debe de ser el del guardián de la esperanza. “La función de la literatura es volver a imaginar el mundo. Estoy consternado por su evolución. Tanto da si miro mi región natal abocada a una quiebra económica e institucional, como si miro América o Europa -dice-. Me siento consternado por el incremento de tensiones, por una probable nueva guerra fría, por nuestra incapacidad de que convivan en nuestras sociedades poblaciones distintas y por nuestra inoperancia al gestionar el progreso de la ciencia y la tecnología". Frente a este 'Apocalypse Now' no duda ni un segundo de su función: "Los escritores tenemos el deber de plantearnos todas esas cuestiones y buscar la luz al final del túnel, incluso cuando esta no se ve”.

"Tendríamos que secar el agua en la que se baña el pez del terrorismo" "

Buscar salidas al auge de los fanatismos religiosos, lo que Maalouf ha llamado las ‘identidades asesinas’, es uno de estos túneles oscuros. Lo sabe bien el escritor, capaz de contemplar el fenómeno del terrorismo islamista de una manera desapasionada, cuando el auge del Estado Islámico parece estar remitiendo, pero todavía resuena en Francia el caso del profesor decapitado, uno de esos sucesos protagonizados por jóvenes terroristas manipulados o espontáneos que cada vez proliferan más. “La única manera de impedir estos actos es que con sabiduría y perseverancia se logre que en su propio entorno estos sean inaceptables y condenables. Tendríamos que secar el agua en la que se baña el pez del terrorismo. De momento, lo único evidente en Francia es que hay una brecha entre la población migrante y la gran mayoría de la población del país, con problemas enquistados desde la época colonial, y que el ambiente se está envenenando a marchas forzadas. Necesitamos una visión más serena".

En Grecia empezó todo 

Así que ya que el futuro se vislumbra negro, el escritor franco-libanés ha decidido en echar la vista atrás en su novela para encontrar soluciones. Mirar, por ejemplo, más de 2.000 años atrás a un pequeño lugar del Mediterráneo llamado Atenas donde unos hombres decidieron dar sus primeros pasos en un florecimiento cultural inesperado que dio lugar a invenciones como el teatro, la filosofía y la democracia. “Por esa fascinación que siempre me ha provocado la antigua Grecia, cuando me he imaginado a un grupo de personas decididas a salvar al mundo del 'impasse' en el que se encuentra pensé que la inspiración podría proceder de allí”.

Te puede interesar

"Hay que aprovechar este momento porque no sucede muy a menudo que la Historia se quede en pausa durante un año entero"

¿Cómo debe ser el mundo después de este naufragio en el que nos encontramos? El escritor interpreta la pandemia como un aviso de la Historia: “Nos  está diciendo que si seguimos por la vía que llevábamos hasta ahora nos adentramos en un terreno de confrontaciones y crisis infinitas y sin duda necesitamos construir un nuevo orden internacional”.  Maalouf ve en esta crisis una oportunidad para partir de cero, para volver a inventar la democracia como hicieron los griegos: “Hay que aprovechar este momento porque no sucede a menudo que la Historia se quede en pausa para toda la Humanidad durante un año”.