01 dic 2020

Ir a contenido

ANTE EL ALTAR

Una 'misa' performática y reivindicativa para ayudar a la cultura

La iglesia de Santa Anna se convierte en refugio de artistas tras el cierre de los teatros en un acto litúrgico-cultural organizado por la Assemblea de Treballadors de la Cultura

Marta Cervera

Un momento de la actuación del especialista en rueda Cyr en el acto reivindicatico que unió espiritualidad y arte en la iglesia de Santa Anna. 

Un momento de la actuación del especialista en rueda Cyr en el acto reivindicatico que unió espiritualidad y arte en la iglesia de Santa Anna.  / ELISENDA PONS

Faltaron plazas para dar cabida a todos los que quisieron seguir en directo al estimulante acto litúrgico performático y reivindicativo celebrado este viernes en la iglesia de Santa Anna de Barcelona organizado por la Assemblea de Treballadors de la Cultura. Muchos se quedaron en el claustro, siguiendo desde lejos la ceremonia, donde conocidos actores y directores como Clara Segura, Vicky Peña, Mario Gas, Toni Casares y Magda Puyo aplaudieron la representación artística ante el altar de la céntrica iglesia. “Es el único sitio donde podemos actuar y hay que tomar nota por si vuelven a cerrar los teatros”, decía Segura. 

El coño y la virgen

Acostumbrado a ceder el espacio a los más desprotegidos, el padre Peio abrió la iglesia a artistas de música, circo y danza en una ceremonia variada que incluyó, entre otros, el 'Cant espiritual', interpretado por el barítono Enric Castignani, el artista circense Oriol Sabaté y una divertida intervención a cargo del fantástico Comando mujeres, donde varias señoras con sus bolsos y trajes a juego soltaban frases como "Yo soy la reina de las rameras" y "Tengo el coño en rebelión" con la piadosa escultura de la virgen María justo detrás. Fue una de las intervenciones más aplaudidas en una ceremonia litúrgica y performática donde también hubo danza y música a cargo de ArTransforma, Premi a la Innovació educativa 2019.

Un momento de la actuación del Comando mujeres.  / ELISENDA PONS

Más allá de la pluralidad artística, la de pensamiento también se evidenció cuando las Sey Pey -conjunto firmado por las Sey Sisters y las hermanas Peya- salieron a escena para pedir disculpas tras decidir no actuar. "Una cosa es ocupar una iglesia como espacio artístico, como habíamos entendido, y otra participar en un acto litúrgico", dijo la compositora y pianista Clara Peya, feminista y defensora del colectivo LGTBI. Y es que para actuar dentro de una iglesia ha de haber liturgia. Por eso, además de actuaciones, hubo parlamento del padre Peio y lecturas de pasajes bíblicos. La veterana actriz y directora Imma Colomer escogió un texto de Isaías sobre la necesidad de acoger a los más vulnerables, en sintonía con la lamentable situación en la que se encuentran muchos trabajadores de la cultura.

"Está muy bien anunciar ayudas, pero hay que actuar ya"

Imma Colomer

Actriz y directora

Al final, los actores Gemma Brió y Norbert Martínez dieron voz a un potente manifiesto que criticó el último cierre de salas decretado por la Generalitat dejando a los trabajadores de la cultura "en una situación totalmente crítica". Reclamaron "responsabilidad" a los gobernantes ante la emergencia actual para "agilizar y ampliar unas ayudas totalmente insuficientes".  Solicitaron también poner en marcha una mesa interdepartamental para consensuar planes para la recuperación cultural, el 2% para cultura de los presupuestos generales de la Generalitat y el 2% de los 300 millones del fondo covid.

A la salida, Colomer declaró: "Está muy bien anunciar ayudas, pero hay que actuar ya". Castignani también mostró su preocupación. "El arte tiene una finalidad social. Es preocupante ver la poca sensibilidad hacia la cultura".