24 nov 2020

Ir a contenido

ESTRENO EN 'STREAMING'

Nikola Tesla, el hombre eléctrico

Ethan Hawke interpreta en 'Tesla' al famoso ingeniero, papel que ya había asumido David Bowie a las órdenes de Christophen Nolan en 'El prestigio'

Quim Casas

Ethan Hawke, como Nikola Tesla, en ’Tesla’.

Ethan Hawke, como Nikola Tesla, en ’Tesla’.

El muy peculiar Michael Almereyda, director que reinventó la poética de las historias de vampiros en ‘Nadja’, mezcló la tradición clásica de La Momia con la cultura druida en ‘Trance’ y adaptó al mundo moderno dos obras de Shakespeare, ‘Hamlet’ y ‘Cymbeline’, es toda una garantía para adentrarse por los laberintos personales y electromagnéticos de Nikola Tesla, a quien da vida Ethan Hawke, cómplice habitual de Almereyda en varios títulos, incluidas las dos relecturas shakesperianas.

Tesla (1856-1943), inventor, físico e ingeniero eléctrico estadounidense de origen serbocroata, ha pasado a la historia como una de las figuras capitales en el campo del electromagnetismo y su evolución hacia la corriente alterna y la energía eléctrica. Pero siendo un científico innovador, es también un personaje muy fascinante y popular propio de su tiempo -y también excéntrico: vivía en hoteles que dejaba tras no pagar las facturas-, parecido a la mítica generada en torno a figuras como el mago Houdini.

Nikola Tesla

Precisamente entre magos se cuece una de las películas en las que se recrea la figura de Tesla. En su filme sobre la rivalidad entre dos ilusionistas en el Londres de finales del siglo XIX, ‘El truco final (El prestigio)’ (2006), Christopher Nolan ya le hizo un hueco a Tesla, y convenció a David Bowie para que lo interpretara. En la fantasía urdida por Nolan, Tesla recibe el encargo del mago encarnado por Hugh Jackman para construir una máquina teletransportadora de objetos, pero inventa un artilugio capaz de duplicar tanto objetos como seres vivos.

Ídolo de los White Stripes

Bowie no era el primer músico de rock que se acercaba al fascinante universo eléctrico de Tesla. Uno de los 11 cortos que componen la colección de Jim Jarmusch ‘Coffee and cigarettes’ (2003) está interpretado por Jack y Meg White, entonces juntos en los White Stripes, y lleva por título ‘Jack le muestra a Meg su bobina de Tesla’. Con el pretexto habitual de tomar una taza de café y fumar un cigarrillo, el ‘leitmotiv’ de toda la serie, Jack enseña el ingenio de Tesla con un estilo que recuerda a un gag del cine mudo, mientras suena a volumen bajo una canción de Iggy Pop con los Stooges, grupo admirado tanto por Jarmusch como por Jack White.

Alfonso Gómez-Rejón abordó en ‘La guerra de las corrientes’ (2017) otra rivalidad, esta vez real, la que mantuvieron Thomas Alva Edison y George Westinghouse (Benedict Cumberbatch y Michael Shannon) para hacerse con el control del mercado de la energía eléctrica. Westinghouse se asocia con Tesla, quien, a pesar de ser el tercer personaje en discordia, encarnado por Nicholas Hoult, adquiere un gran peso específico en la disputa histórica conocida como la guerra de las corrientes.

Tesla y Westinghouse innovan, en el filme y en la realidad, con los arcos voltaicos, las roscas de bombillas, los gramófonos e incluso con la silla eléctrica (menuda innovación). Tesla en concreto se saca de la chistera el motor polifásico, un motor de corriente alterna diseñado para ser conectado a redes de alimentación bifásicas o trifásicas.

Los orígenes del cine

Pero lo más interesante de este filme es que nos recuerda la relación que la electricidad en general, y Tesla en particular, tuvieron con los orígenes del cine. El cinematógrafo, precedido por los experimentos con la cronofotografía de Eadweard Muybridge, suponía la modernidad junto a la propia electricidad, el vapor y el tren. El director de ‘La guerra de las corrientes’ cierra su película con unas hermosas imágenes de Tesla contemplando el gran ciclorama de la futura planta eléctrica de Niágara y de Edison, su rival, filmando las cataratas.

Además de estos títulos y el que dirige Almereyda, la reducida pero interesante filmografía en torno a quien escribió el destino de la electricidad cuenta también con varios documentales, como ‘Tesla (American experience)’ (2016); un atractivo corto experimental en blanco y negro que mezcla animación analógica e imagen real, ‘The Tesla world light’ (2017), y una película biográfica, ‘El secreto de Tesla’ (1980), de producción yugoslava, en la que el inventor está interpretado por Peter Bozovicy y aparece Orson Welles en el papel de J. P. Morgan, banquero y coleccionista de arte que fusionó la empresa de Edison con otra compañía, para formar la General Electric Company, y fue uno de los benefactores de Tesla.