29 nov 2020

Ir a contenido

CRÍTICA DE MÚSICA

La OBC, en directo y en casa

El conjunto triunfa en su temporada por internet con emisiones en 'streaming' mientras duran las restricciones a los actos culturales

Pablo Meléndez-Haddad

Concierto por ’streaming’ de la OBC

Concierto por ’streaming’ de la OBC

La temporada de la Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya (OBC) continuó su periplo digital con la retransmisión del concierto del viernes en ‘livestream’ desde una sala Pau Casals del Auditori completamente vacía, contando en el podio con el debut local de la directora noruega Tabita Berglund. El resultado fue técnicamente ejemplar, tanto en el aspecto acústico como en la realización y en los movimientos de cámara; incluso esa pausa justo al acabar la primera obra llegó como complemento a la interpretación. Solo se añoraron los aplausos.

El programa comenzó con el ensoñador ‘Tabula Rasa para dos violines, piano preparado y orquesta de cuerdas’ de Arvo Pärt (1977), un doble concierto dedicado al violinista Gidon Kremer en el que se lucieron los dos violines del Quartet Casals, los extraordinarios y sensibles Vera Martínez Mehner y Abel Tomás, quienes aportaron su sabiduría y expresividad a la obra, en muchos aspectos afín al repertorio que acostumbran visitar, aunque en un formato muy diferente. En este feliz recorrido por una obra fundamental del siglo XX, joya del estilo ‘tintinnabuli’ que desarrollaría el autor, se contó también con Lluïsa Espigolé en el piano, completando un trío de lujo en una obra que hay que saber llevar con tino para no caer en la monotonía, error que Berglund supo evitar en todo momento al aplicar sutiles cambios de agógica.

Después de ese delicado viaje a lo mejor de la contemporaneidad, llegó a los atriles de la OBC la ‘Sinfonía Nº 7 en Do, Op. 105’ de Jean Sibelius, estrenada en 1924, una tormenta sin pausa por la que Tabita Berglund guio a un conjunto inspirado por los acantilados de intensidad dramática con los que el compositor finlandés impregnó la partitura.

La pandemia y las restricciones que conlleva ha obligado a diversas entidades públicas a buscar alternativas para seguir llegando a su público, y el Auditori Digital es un medio ideal para disfrutar en casa de espectáculos en directo y pregrabados. Todavía hay tiempo, hasta el 15 de diciembre, para suscribirse a la plataforma al módico precio de 1 euro. Más de 1.600 suscriptores de todo el mundo ya lo pueden disfrutar.