25 nov 2020

Ir a contenido

INVESTIGACIÓN

Desvelado el autor de un valioso altar del románico catalán expuesto en EEUU

La pieza, conservada en un museo de Baltimore, es obra de un pintor llamado Raimundus, que la creó para una iglesia de Lleida, según un estudio de la UAB

El frontal del románico catalán expuesto en EEUU, obra de Raimundus, según investigadores de la UAB.

El frontal del románico catalán expuesto en EEUU, obra de Raimundus, según investigadores de la UAB. / THE WALTERS ART MUSEUM / ACN

Investigadores del Departamento de Ciencias de la Antigüedad y la Edad Media de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) han identificado el origen, autor y fecha de creación de un frontal de altar románico de gran valor expuesto en The Walters Art Museum de Baltimore (Estados Unidos). La pintura sobre madera es obra de un pintor llamado Raimundus (Ramón), que lo creó en los años 1250 o 1251, y es considerada una pieza magistral del arte románico catalán, según el catedrático en Paleografía, Codicología y Diplomática de la UAB, Jesús Alturo, y la investigadora predoctoral Tània Alaix, autores del hallazgo.

Los investigadores han publicado su trabajo en 'El antipendio de Sant Martí de Lleida en Baltimore y otras obras de arte medieval catalán', editado por el Museo de Lleida y presentado esta misma tarde en esta ciudad.

En la publicación, los investigadores han realizado un análisis exhaustivo de la pieza artística partiendo del estudio de la documentación antigua y han conseguido restituir el texto en el que consta la fecha y el nombre del autor de la obra y han ofrecido una nueva interpretación de la iconología del conjunto, cuya tercera escena contaba con una explicación muy discutida hasta ahora

Aunque la primera referencia sobre el antipendio situaba la pieza en París, Alturo y Alaix han presentado argumentos de que la obra románica fue trasladada por las tropas francesas que, durante la guerra de los Segadors se instalaron en la iglesia de Sant Martí de Lleida.

Una vez en París, el antipendio fue adquirido por Roger Fry, que, posteriormente, lo puso a la venta en una subasta en las Grafton Galleries de Londres, donde la compró Henry Walters y, finalmente, pasó al actual emplazamiento en 1931.

El "maestro Ramon"

La lectura e interpretación de las inscripciones que figuran al pie de la pintura, prácticamente invisibles y consideradas imposibles de leer por estudiosos anteriores, han sido clave para determinar que su autor fue el “maestro Ramon”.

Los investigadores han identificado, además, en un documento conservado en el Archivo de la Corona de Aragón, un pintor con este nombre activo en tierras leridanas, donde vivía, según han probado documentalmente, en el 1261, una fecha muy próxima a la de la realización del antependio, lo que les lleva a considerarlo su autor. 

Alturo y Alaix han confirmado también que la fecha que precede al nombre del autor corresponde al año en que se creó la obra, y la sitúan en el año 1250 o 1251, aunque en la pintura consta una restauración “poco diestra” de esta parte de la pieza. Los investigadores consideran que la paleografía de las letras originales aún conservadas, la indumentaria de los personajes representados y el estilo artístico del conjunto no dejan dudas sobre la época y confirman el año en que se finalizó el antependio. 

Vida de Sant Martín

Para los expertos de la UAB, las características de los materiales y el estilo de las representaciones de los diferentes momentos de la vida de San Martín conducen a Lleida como centro de origen de su confección, hecho que se confirmaría por la autoría del pintor Ramon y su presencia en el Segrià.

A la vez, los investigadores han hecho una interpretación de la iconología completamente nueva de los cuadros representados, en que figuran escenas diferentes de las que son más habituales para explicar la vida y milagros de San Martín que destacan la importancia de su obra caritativa.

Se trata, ha señalado Alturo, “de un programa iconográfico innovador, que denota que el pintor siguió las directrices de alguien que no se basó en una fuente única y que conocía bien el rico material literario existente sobre San Martín. Probablemente, esta mente inspiradora podría haber sido el mismo rector de la parroquia, desgraciadamente desconocido por pérdida de la documentación pertinente”. 

Temas Catalunya Arte