REPOSICIÓN CON NUEVAS COREOGRAFÍAS

'La jaula de las locas': vuelve el musical

Àngel Llàcer e Iván Labanda regresan al Tívoli protagonizando el aclamado montaje, un divertido canto a la vida y a la libertad

Àngel Llàcer, en ‘La jaula de las locas’.

Àngel Llàcer, en ‘La jaula de las locas’. / MARTÍ FRADERA

Se lee en minutos

En la peor semana que se recuerda de la pandemia en meses hay motivos para el optimismo en Barcelona con la recuperación en el Tívoli de 'La jaula de las locas', un musical divertido que invita a vivir fiel a uno mismo y sin complejos. Un equipo de 80 personas entre actores, bailarines, músicos y técnicos trabajan cada día para este aclamado montaje protagonizado por Àngel Llàcer, actor y director, e Ivan Labanda, habitual del programa 'Polònia' y destacado intérprete de musical. 

Ambos encarnan a dos homosexuales maduros a quienes la boda de su hijo con la descendiente de un dirigente ultraconservador (con aspecto del líder de Vox) trastoca la existencia de esta pareja que además de amor comparte negocio. Labanda interpreta al propietario y director de La cage aux folles, el club de gays más alocado y famoso de Saint-Tropez, donde Albin, encarnado por Llàcer, es Zaza, la 'vedette' del 'show'. 

Horario de covid

La versión actual es más corta -dura dos horas y diez minutos- y no hay entreacto, para que todo el mundo esté fuera del teatro a la hora que exige el Procicat ante las restricciones de la pandemia. A diferencia del montaje estrenado hace tres años en el Tívoli hay cambios en el vestuario y nuevas coreografías de Míriam Beneditez, que más allá de 'OT' y 'Tu cara me suena' ya trabajó con Llàcer en 'La tienda de los horrores' y estará también en 'Cantando bajo la lluvia', musical que preparan para abrir la próxima temporada en el Tívoli, dirigido por Llàcer. "No tengo papel en él. Es para jóvenes: gente que sepa cantar, bailar, interpretar. Solo nos falta el protagonista", explica Llàcer.

Escena de 'La jaula de las locas' / MARTÍ FRADERA

Llàcer es más diva que nunca y su compenetración con Labanda y el resto del elenco, brutal. Esta es la tercera temporada de 'La jaula de las locas', después de Madrid, donde triunfaba antes de que la pandemia obligara a confinarnos. "Espero que todas las medidas de seguridad en el teatro ayuden a venir. Creo que la gente necesita reír".  En las primeras funciones la buena onda se notaba y no solo en el patio de butacas, él y Labanda y muchos más del equipo actoral tuvieron que hacer esfuerzos el pasado viernes para que no se les escapara la risa.  

Una gran familia

Te puede interesar

A excepción de un bailarín, el equipo es el mismo de siempre. "Si una cosa tiene Àngel es que crea compañías que forman una familia", dice Labanda, que ha trabajado con Llàcer en diferentes espectáculos. Los 23 intérpretes y bailarines forman un grupo estanco, vendría a ser como las burbujas creadas en los colegios. "Solo nos sacamos la mascarilla cuando salimos a escena". A Llàcer le han diseñado una transparente para el número en el que interactúa con el público desde el pasillo central de la platea. 

Ahora se le ve mucho más cómodo en su rol de diva de La cage aux folles. "Ya no puedo cantar 'Yo, soy el que soy' igual que hace dos años porque no soy el mismo". Las clases con Mamen Márquez ('OT') también le han ayudado a encarar de otro modo ese gran himno gay. "Antes, cantar era un sufrimiento. Todavía no disfruto, pero estoy cerca porque ella me ha sacado el miedo".  Y confiesa: "Solo en dos ocasiones me he sentido poderoso tras cantar 'Yo, soy lo que soy'. ¡Me sentí como un torero!".