30 nov 2020

Ir a contenido

FESTIVAL

Mayoría femenina en el Ciutat Flamenco 2020

Creadoras y grupos como Las Noray, LaboratotriA, Sonia Sánchez, Mélodie Guimard y La Fabi destacaban el festival que cuenta con 'cracks' como Chano Domgínguez, Chicuelo y Duquende

Cuatro cantaoras llevarán la voz cantante este sábado la inauguración del festival con una reinterpretación del concierto que unió a Enrique Morente y Max Roach en el Auditori

Marta Cervera

Las cuatro voces femeninas y el batería de ’Morente&Roach’, durante un ensayo en la Esmuc dirigido por Pepe Motos, junto a una sección de la formación que reunirá a alumnos del Esmuc y del Taller de Músics en el Auditori.   

Las cuatro voces femeninas y el batería de ’Morente&Roach’, durante un ensayo en la Esmuc dirigido por Pepe Motos, junto a una sección de la formación que reunirá a alumnos del Esmuc y del Taller de Músics en el Auditori.    / FERRAN NADEU

Las creadoras femeninas brillan en la nueva edición del festival Ciutat Flamenco, que arranca en el Auditori este sábado con un homenaje a la experimentación entre el flamenco y el jazz llevada a cabo en su día por el atrevido cantor Enrique Morente y el legendario batería norteamericano Max Roach, integrante del quinteto de Charlie Parker y Dizzy Gillespie. A diferencia de aquel proyecto estrenado en la Bienal de Flamenco de Sevilla en 1992, ahora en 'Morente&Roach' cuatro vocalistas llevarán la voz cantanteThais Hernández, Cristina López, Ana Brenes y Queralt Lahoz, como artista invitada. A la batería estará Kike Pérez. Todos ellos estarán arropados por un conjunto singular formado por alumnos del Esmuc y de la Escuela Superior del Taller de Músics para recordar el espíritu de aquel encuentro entre dos artistas únicos sin miedo a experimentar, a unir cante y jazz.  "Hemos trabajado como hicieron Morente y Roach, haciendo participar a todos en la creación aportando ideas", ha destacado David Leiva, director artístico del festival, que también dirige el espectáculo inaugural. "La voz femenina queda muy bien. Su timbre es diferente al de Morente, que es inimitable", añade.

La pandemia ha obligado a reinventar el festival. Primero, a cambiar de fechas una cita que por primera vez en 17 años se celebrará en otoño en lugar de en primavera. Segundo, a apostar por el talento local. "Lamentamos la situación de muchos artistas flamencos que no pueden trabajar debido al cierre de los tablaos. Pero nos hace felices poder ofrecer esta nueva edición del festival". A la hora de valorar la 'avalancha' femenina, comenta: "Ha sido casualidad. Sencillamente hay muchas artistas con calidad y cosas que decir. Son muy innovadoras".  La Fabi, cantaora que en el 2018 lanzó 'Fruto y flores', compartirá escenario con dos 'cracks': el experiementado cantaor Duquende y el as de la guitarra y compositor Chicuelo (Petit Palau, 30 de octubre). Juntos viajarán al flamenco más esencial.

Palos en clave feminista

Nada que ver su propuesta con el flamenco feminista que proponen LaboratoriA, grupo compuesto por Aina Núñez (baile), Isabelle Laudenbach (guitarra), Cristina López (electrónica y cante) y Ana Brenes (cante) que presenta 'Y perdí mi centro' (Can Felipa, día 29). En él cuestionan los roles de género asociados a la mujer y juegan con la experimentación. Como si fueran obreras del flamenco, salen a escena con mono de mecánico y se arremangan sin problema para reivindicar con bulerías, seguiriyas, soleás y alegrías temas que les preocupan como la dificultad para combinar maternidad y arte, la precariedad laboral y los cánones estéticos. "Ha sido un proceso creativo intenso", comenta Laudenbach, inspirada guitarrista y compositora que ha evolucionado mucho desde que empezó con Las Migas. "Hay mucha composición propia, pero también descomposición de palos", señala. "Empezamos con una base electrónica con un audio de la Niña de los Peines ¿Es un tema propio? La letra de esta caña es tradicional pero está tan deconstruida que acaba siendo nuestra.".

Se sienten currantes del flamenco "pero intentamos ir más allá del flamenco tradicional y buscar nuevas formas uniendo música y danza, tanto flamenca como contemporánea, con dramaturgia", explica Aina Núñez, bailaora que impulsó el conjunto tras pasar siete años en Andalucía estudiando. Ana Pérez e Iban Beltran han quitado seriedad al flamenco con toques de humor como directores de la puesta en escena de  'Y perdí mi centro'. "No usamos el vestuario clásico porque limita. Bailar sin él supone un reto mucho mayor", añade la bailaora responsable de las coreografías. En escena cada una intenta superar alguna barrera. Aina, por ejemplo se atreve a cantar en algún momento y sus compañeras se unen también a ella en el baile en ocasiones. 

El desmbarco femenino en el Ciutat Flamenco cuenta también con el sexteto Las Noray, formación que juega con el flamenco el jazz y le hace guiños al rock. Surgió en el Taller de Músics y está compuesta por Thais Hernández (cante), Lorena Oliva (baile), Miranda Fernández (piano), Marina Martínez (flauta), Sandra Ruibal (bajo) y Abril Saurí (batería y percusión), unas chicas que unen sin manías tradición y modernidad como demostrarán en el Centre Cívic Besós (lunes 26, 21.30 horas), justo después de la presentación de Marc Suárez, cantautor que combina flamenco, rumba y música latina en 'Retales de una historia'.

La bailaora Sonia Sánchez une danza flamenca y japonesa en 'NúMiSó', acompaña de la violonchelista Miriam Fèlix y la percusionista Nuria Andorrano (día 31, Casa Seat).  Poco antes, la pianista francesa afincada en Barcelona Mélodie Guimar presentará su primer disco, 'Numen' (Barts, 27 de octubre, 20 horas). Su actuación precederá a la actuación de Chano Dominguez, flamante Premio Nacional de Músicas Actuales, con su trío y con un invitado especial, Carles Benavent, introductor del bajo en el flamenco con Paco de Lucía. Hace años que ambos no tocan juntos. Su reencuentro promete.