ESTRENO

'El combat del segle', puñetazo al racismo en la Beckett

Armando Buika y Alex Brendemühl protagonizan el enfrentamiento pugilístico que llevó al ring el conflicto entre blancos y negros

La nueva obra de Denise Ducan se inspira el la histora de Jack Johnson, el campeón mundial de pesos pesados que vivió tres años en Barcelona

Armando Buika, como Jack Johnson, listo para ’El combat del segle’.

Armando Buika, como Jack Johnson, listo para ’El combat del segle’. / KIKU PIÑOL

Se lee en minutos

El racismo es algo que siempre le ha interesado a Denise Duncan, autora y directora costarricense con obras como 'Negrata de merda' (2018). Ahora ha aprovechado su residencia en la Beckett para alumbrar 'El combat del segle', una ambiciosa obra ambientada a principios del siglo XX e inspirada en la historia de Jack Johnson (1878-1946), primer boxeador negro que se convirtió en campeón mundial de pesos pesados tras vencer a su oponente blanco, Jim Jeffries. Su victoria desató una violenta reacción por parte de la comunidad blanca, con disturbios, linchamientos y hasta algún asesinato, recuerda Armando Buika, hermano de la cantante Concha Buika que encarna al campeón aforamericano.

Àlex Brendemühl interpreta a su oponente, un rival que va apareciendo en diversos momentos de la obra. "En la obra nos pegamos de verdad", afirma Brendemühl medio en serio medio en broma. Lo cierto es que Buika, que ya había hecho boxeo, le ha dado algunos consejos más allá del entrenamiento que todo los miembros del equipo actoral han hecho para entrar en materia. Tener que hablar en catalán central, y no el mallorquín que más domina, ha sido uno de los escollos a superar, pero está encantado con un rol difícil y complejo, con el que se identifica. "El racismo sigue vigente", resalta Buika.

Buscando el reconocimiento fuera del ring

"Él, pese a ser un campeón, en la vida no siente reconocido por lo que es. Yo, a día de hoy, también sigo buscando un reconocimiento que no he recibido", afirma Buika, que ha adelgazado 12 kilos mientras preparaba el rol. "Es un hombre terriblemente vulnerable, por eso necesita reafirmarse", reconoce Buika. "Meterse en su piel sin juzgarle ha sido un reto". Johnson, hijo de esclavos liberados, no fue un personaje ejemplar. "Le gustaba el juego, la bebida, iba con prostitutas y le acusaron de maltratar a su exmujer. Era alguien absolutamente humano con miles de defectos que representó algo determinante", apunta la autora.

El campeón negro vivió tres años en Barcelona, de 1916 al 1918. Llegó huyendo de una sentencia injusta que acabó cumpliendo tras regresar a su país. "En la obra hay muchos datos reales, pero no es un 'biopic'. Por ejemplo, el 90% de lo que dicen en la escena del juicio sí es verídico. Hay frases sacadas del expediente judicial", dice Duncan. "Pero de su vida en Barcelona se sabe menos, lo que me ha permitido fabular más. Ahí un 60% es verdad". Su obra viaja de España a EEUU. Hay 'flashbacks' constantes que ayudan a entender momentos determinantes de la vida de Johnson. En Barcelona vivía a cuerpo de rey. "Tenía un piso en la calle de Mallorca con sirvientes. Le gustaban las joyas, la ropa y conducir coches caros", cuenta Duncan. "Se relacionaba con los pijos". 

Vida noctámbula 

En Barcelona su presencia llamó la atención, aunque solo hizo algunas exhibiciones y un combate con Arthur Cravan en la Monumental. "Para Johnson, Barcelona era alucinante porque aquí no había segregación. ¡Aquí era el rey del mambo!", recuerda la autora, que pensó en Buika para el papel desde el principio.  Aunque Johnson vivía con su mujer, Lucille, mucho más joven que él, disfrutaba de la vida nocturna a tope. Iba a los cabarets y al Barrio Chino, algo que la autora ha aprovechado para introducir el contrapunto femenino e incluir números con música y baile a ritmo de swing, blues y jazz, principalmente 'standars' interpretados por Queralt Albinyana, Andrea Ros y Yolanda Sikara. En algunas también participa Brendemühl, que, como ellas, también se desdoblan en diversos personajes.  "La verdad es que el ritmo es trepidante. ¡No paramos!", apunta Brendemühl, actor más habitual de cine que de las tablas. "Hacía 15 años que no actuaba en una obra de la Beckett", dice, feliz de haber retomado el contacto con la sala. La escenografía de Víctor Peralta, con muchas escaleras y desniveles, no es cómoda para los actores pero da mucho juego: tanto puede ser un ring de boxeo como una sala de justicia o un cabaret.   

Te puede interesar

Esta coproducción entre la Beckett, el Grec, el Centro Dramático Nacional y el Teatre Principal de Palma se verá en Barcelona hasta el 22 de noviembre. Después tiene previsto funciones en Mallorca y Madrid, donde se hará tanto en catalán como en castellano. 

Festival Escena Poblenou

Más allá de la Beckett las artes escénicas toman Poblenou a partor de este jueves y hasta al domingo con el festival Escena Poblenou. Este año la creación femenina y el espacio público centran muchas de las 18 propuestas, 12 de ellos estreno. Destacan, ente otros, 'Homenaje', un espectáculo de percha china, y 'El show de Las Glorias', una propuesta antimachista de humor inteligente. Hasta los peques tienen su plan en el festival con 'Valentina Quàntica', un homenaje a las mujeres científicas de la compañía de Anna Roca. 

Temas

Sala Beckett