LIBROS

Crítica de 'Materia oscura': un Sherlock Holmes del siglo XVII

Philip Kerr construye esta intriga histórica en la gran reacuñación inglesa de 1696

Philip Kerr, en Barcelona, en el 2015. 

Philip Kerr, en Barcelona, en el 2015.  / RICARD CUGAT

Se lee en minutos

En 1696, tras 25años de trayectoria universitaria, Isaac Newton comienza a trabajar al servicio de la Real Casa de la Moneda en el período de la gran reacuñación. El país se encuentra en crisis, debido en parte a los costes de la guerra contra Francia, en parte al frecuente raspado de las monedas que se reconvertían en lingotes de plata. La solución pasó por reemplazar todas las piezas existentes por unas nuevas imposibles de limar. Christopher Ellis fue contratado como su ayudante y ambos se volcaron en la persecución de falsificadores, llegando a enviar al patíbulo a muchos hombres y mujeres.

Esta es la base real sobre la que se asienta ‘Materia oscura’ de Philip Kerr, novela inédita en castellano desde su publicación en 2002. Nos hallamos ante una obra protagonizada por Sherlock Holmes; un Holmes llamado Newton, pero con sus mismas dotes de observación y deducción. A su vez, Ellis ejercerá de narrador y de aprendiz boquiabierto, cual John H. Watson del Barroco.

Te puede interesar

Kerr construye una historia sobre conspiraciones contra el rey y crímenes con mensajes cifrados. Existen dos elementos a resaltar por encima del resto. En primer lugar, la introducción de una serie de disquisiciones teológicas utilizadas para adentrarnos en los conflictos y la forma de pensar de la época. En segundo lugar, el sobresaliente uso de los diálogos gracias al que dibuja a sus personajes. Y todo esto no tendría sentido sin un empleo del vocabulario que resulta imprescindible para trasladarnos al s. XVII. Un momento en el que las agujas del reloj parecían moverse de un modo mucho más reposado.