EXPOSICIÓN EN BARCELONA

Ninfas, dioses, centauros y gracias toman el CaixaForum

'Arte y mito. Los dioses de El Prado' propone un recorrido por la representación artística de la siempre exuberante mitología grecorromana

Una de las salas de la exposición del CaixaForum.

Una de las salas de la exposición del CaixaForum. / CORTESÍA CAIXAFORUM

Se lee en minutos

¡Ah, dioses, ninfas, centauros, gracias, sátiros, faunos! Salivamos cuando oímos sus historias. La de un dios que devora a sus hijos, la de un niño alado que juega con los sentimientos de las personas, la de un joven cazador convertido en ciervo y devorado por sus propios perros. Las aventuras de Zeus, de Afrodita, de Dafne, de Prometeo, esos nombres que son un eco, pues transportan más que sus propias letras. Mucho más. De este barro está hecha ‘Arte y mito, los dioses de El Prado’, la primera exposición que CaixaForum de Barcelona pone en marcha desde la llegada de la pandemia, con 64 obras del museo madrileño que trazan un viaje por los vericuetos siempre cautivadores de la mitología grecorromana. Los cimientos de la tradición narrativa de Occidente siempre han seducido al mundo del arte. Son irresistibles.

El director de El Prado, Miguel Falomir, destacó que sagas contemporáneas como Matrix o Star Wars son deudoras de esa mitología

“No dejaremos de ver nada de lo que estaba previsto ver”, ha declarado, durante la presentación a la prensa, la directora general adjunta de la Fundación La Caixa, Elisa Durán, en referencia a los cambios de programación impuestos por la pandemia, pero sobre todo, al innegociable deseo de que esa programación se cumpla, aunque sea en fechas distintas. ‘Arte y mito’, la cuarta exposición fruto de la alianza entre El Prado y CaixaForum que llega a Barcelona, apela a “la extraordinaria vigencia” que tiene la mitología en nuestros días, según declaró por videoconferencia el director de El Prado, Miguel Falomir. Por lo tanto, a su permanente capacidad de excitar nuestro imaginario. Falomir recordó que los relatos de superhéroes actuales o de sagas como la de Star Wars o Matrix son deudoras de esa mitología.

Un visitante observa 'Ticio', de José de Ribera, en el CaixaForum. / CORTESÍA CAIXAFORUM

Progenitor de centauros

Se trata de una de esas exposiciones en que la cartela acaso es más importante que de costumbre, pues la información que aporta es capital. Se leen cosas como estas: “Ixión –progenitor de los centauros y padre de Pirítoo, rey de los lapitas– fue perdonado por Zeus tras asesinar a su suegro, pero poco después trató de violar a Hera, esposa del rey Olimpo, por lo que este le condenó a ser atado a una rueda que giraba permanentemente”. El texto acompaña la pintura de José de Ribera ‘Ixión’, una de las más espectaculares de la muestra, colgada junto a ‘Ticio’, del mismo autor y no menos espectacular. El comisario de la exposición, Fernando Pérez Suescún, subrayó que la muestra que llega a Barcelona incorpora 19 obras nuevas con respecto a la original, la que ha trasegado por otros CaixaForum de España desde el 2017, y destacó piezas como las de Ribera o ‘El rapto de Europa’, de Rubens. Las obras escogidas cubren un amplio arco temporal, desde el siglo I a.c. hasta mediados del XIX.

Noticias relacionadas

La muestra incorpora 19 obras nuevas con respecto a la que ha trasegado por otros CaixaForum de España

En general, ‘espectacular’ es un adjetivo con tendencia a posarse en los labios del visitante. Como explicó Falomir, la representación de los mitos “era un terreno de libertad para el artista”, un territorio “donde podía hacer alarde de virtuosismo”, al contrario que en el más acartonado arte religioso. “Muchas veces eran la excusa para que el artista diera lo mejor de sí”. Es una alianza destinada a la grandiosidad: dioses protagonistas de lo exuberante en manos de artistas con ganas de exhibirse. Pues cuando uno va a poner en pintura que “Diana y sus ninfas se bañan en un manantal en mitad del bosque cuando son sorprendidas por el joven cazador Acteón, nieto de Apolo, a quien el centauro Quirón había adiestrado en el arte de la caza”, y que, “como castigo, la diosa lo transformará en ciervo y será devorado por sus propios perros”, mejor hacerlo a lo grande.