ENTREVISTA

Els Amics de les Arts: "A veces nos preguntamos: '¿qué haría Abba aquí?'"

El grupo barcelonés estrena su nuevo disco, 'El senyal que esperaves', publicado tras siete meses de espera, en un doble pase en el Auditori del Fòrum, dentro del reanudado festival Guitar BCN

Els Amics de les Artes, con Dani Alegret, Ferran Piqué y Joan Enric Barceló de izquierda a derecha.

Els Amics de les Artes, con Dani Alegret, Ferran Piqué y Joan Enric Barceló de izquierda a derecha. / FERRAN SENDRA

4
Se lee en minutos
Jordi Bianciotto
Jordi Bianciotto

Periodista

ver +

Hay grupos a los que la pandemia ha afectado bastante, o mucho o muchísimo, y luego están Els Amics de les Arts, cuya campaña de ‘El senyal que esperaves’, disco y gira, saltó por los aires en el mes de marzo. Publicado por fin el álbum, se disponen a presentarlo, por fin, este viernes en Barcelona, dentro de un festival Guitar BCN que ha retomado el pulso esta semana con el ‘sold out’ de Andrés Suárez. Concierto con dos pases (18.30 y 21.30 horas) en el Auditori del Fòrum, al 50% de capacidad. Y este sábado y domingo, otros dos en el Auditori de Girona.

Este verano los pudimos ver en una versión recogida y narrativa, y ahora presentan un disco que es el más vigorizante y bailable de su trayectoria. ¿Hay dos almas en Els Amics de les Arts, la ‘cantautoril’ y la pop?

Joan Enric Barceló. Pues seguramente, pero es bonito poder ser reconocibles en diferentes registros. Coger los temas más tranquilos y de fondo de armario nos salvó el verano, después de no haber podido publicar el disco en marzo.

Segundo disco seguido con el productor Tony Doogan. Da la impresión de que ha sido un revulsivo para el grupo.

Dani Alegret. Con ‘Un estrany poder’ dimos un giro sonoro importante, y ahora él nos ha exigido diez veces más. Y nosotros a él. Creemos que este disco va un paso más allá.

J. E. B. Nuestra labor ha sido proteger la emoción primera de la canción. Crear un búnker a su alrededor, y conseguir que se conserve en la mezcla final.

Doogan, ¿se dedica a vestir sus ideas o también a retocar melodías y estructuras?

D. A. Ambas cosas. Te hace preguntas: “¿por qué no tiene introducción esta canción?”. Y a veces no tienes la respuesta. “¿Te gusta esta melodía?”. Y te deja un rato pensando, y luego, de repente, se responde a sí mismo: “¡a mí me encanta!”.

J. E. B. Te pone en crisis: “¿seguro que esto te parece bien?”.

Ferran Piqué: “A este estribillo le falta algo, ¡buscad!”.

¿Qué discos producidos por Doogan les gustan?

D. A. Todo el universo de texturas de Mogwai. No tiene nada que ver con lo que hacemos nosotros, pero muchas de las guitarras de Ferran me hacen pensar en cosas suyas. Y muchas bandas sonoras. Todo lo que ha hecho con las orquestas.

F. P. A mí me gusta saber cosas de su trabajo con Belle & Sebastian. Cuando se permitía pasar un año grabando un disco.

J. E. B. El disco rojo de Belle & Sebastian, ‘If you’re feeling sinister’ (1996), es uno de los que más he escuchado en toda mi vida. Ahí me fijé en él. Un disco aparentemente tan pequeño y tan sencillo, pero con aquella verdad. También los álbumes que hizo con The Delgados y con Super Furry Animals.

Este es su álbum más extrovertido.

F. P. Ahora que la gente no puede bailar. Quizá no haya sido buena idea.

J. E. B. Tony nos repetía: “no caigáis en vuestra mediana edad”. Decía que la gente ya conocía nuestros medios tiempos y nuestras canciones acústicas y agradables, y que no debíamos aposentarnos.

D. A. Pero la arquitectura de las canciones es muy Amics. ‘Juliol 1994’, por ejemplo, con esa construcción armónica elaborada.

Tenemos ‘Et vaig dir’, con ese coro marcial.

J. E. B. Aquí nos impusimos a su criterio. Nos decía: “¡no cantéis como hombres rusos!”.

D. A. Le pedimos que confiara en nosotros.

Y el sencillo ‘El meu cos’: descarada ‘disco music’.

J. E. B. Esta llegó a estar fuera del álbum, pero le cambiamos el nombre, convertimos la coda en el estribillo poniéndolo al principio y ahí la cosa cambió. Nos gusta: es bailable, divertida, tiene ese rapeado...

¿Stock, Aitken & Waterman?

J. E. B. Y Lionel Richie: ¡’All night long’!.

Y ‘Voulez-vous’, de Abba.

J. E. B. Este es uno de los grupos siempre hemos observado. Más de una vez nos hemos preguntado: “¿qué harían Abba aquí?”.

Ahora, de un disco como ‘Només d’entrar hi ha sempre el dinosaure’ (2014) parece que haga veinte años en lugar de seis.

J. E. B. Ahí apostamos por la sobriedad, por la idea de cantautor. Visto ahora, suena delgado, pero es que entonces no teníamos las herramientas que tenemos ahora. Y veníamos de ‘Espècies per catalogar’, que era muy grandilocuente.

¿Se pasaron de ampulosos en ese disco?

D. A. Seguramente nos pasamos en algún punto. Ahora, esos mismos arreglos de cuerda serían los haríamos más concretos. Algo habremos aprendido.

J. E. B. Pero si preguntas a los seguidores más militantes, es uno de los discos que más mencionan.

Incluye una de sus canciones más difundidas, ‘Louisiana o els camps de cotó’. Una pieza larga y literaria, sin un estribillo para corear.

J. E. B. Es bonito ver que, más allá de las tocadas de las radios, en que el ‘hit’ entra por machaque, hay otro tipo de canción que va más allá y que perdura. Queremos jugar en ambas ligas, la de las canciones que suenan por la radio y la de las canciones de largo recorrido.

¿Cómo será el directo?

Noticias relacionadas

D. A. Esta vez, la máxima es que sea rítmico y dinámico, y que en ningún momento decaiga.

J. E. B. Muchas veces hemos pecado de confiar en estar inspirados al hablar entre canción y canción, y eso no es solo cuestión tuya sino también del público y del lugar. Está vez queremos dejarlo todo más acotado. Aunque ya sabemos que entonces la gente nos dirá “pues habéis estado muy sosos”, etcétera, pero no puedes contentar a todo el mundo, ¡no somos la Coca-Cola!