FESTIVAL DE SITGES

'She dies tomorrow': Amy Seimetz, en la montaña rusa de la ansiedad

La directora y actriz concursa en Sitges con 'She dies tomorrow', personal cruce de géneros sobre una plaga de sentimiento preapocalíptico

Amy Seimetz en el rodaje de ’She dies tomorrow’. 

Amy Seimetz en el rodaje de ’She dies tomorrow’. 

Se lee en minutos

Si ha visto uno o dos ejemplos de cine indie estadounidense de los últimos diez años, es más que probable que se haya cruzado con Amy Seimetz. Quizá en alguna de sus muchas películas a las órdenes de Adam WingardJoe Swanberg y Ti West. O en 'El mito de la adolescencia', el debut de David Robert Mitchell ('It follows'). O como la magnética heroína de 'Upstream color'. Si además de cinéfilo, es seriéfilo, igual la recuerda como la madre de la desaparecida Kallie en la tercera temporada de 'The killing'. 

Pero aunque más conocida, todavía, como actriz, Seimetz estudió cine, y después literatura e historia de arte, con la intención de dirigir. Empezó a actuar en sus propios proyectos por ahorrar costes, pero más y más colegas le pedían aparecer ante la pantalla. Casi sin darse cuenta, ha acabado actuando en infinidad de títulos, pero dirigiendo tan solo dos largos: 'Sun don't shine', del 2012, y el todavía más brusco e intuitivo 'She dies tomorrow', que se proyectará viernes y sábado en el festival de Sitges como parte de la sección competitiva. El viernes, día 30, llegará a las salas comerciales.

La idea como virus

En la cabeza de Seimetz no había intención, por otro lado, de hacer nada remotamente comercial. "Suelo escribir para tele y películas más grandes, pero esta vez quería liberarme, hacer algo con un formato de producción que me permitiera ser más instintiva, dejarme llevar por ciertas energías y que eso inspirara todo".

Su heroína se llama, no por casualidad, Amy. Como tampoco es casual que viva en casa de la verdadera Amy. A partir de una misteriosa crisis preapocalíptica, Seimetz se marca una insólita exploración de sus sentimientos de ansiedad, con los que ya convivía antes de la pandemia. "Que Amy [su colaboradora habitual Kate Lyn Sheil] piense que va a morir mañana, al día siguiente, es otra forma de ansiedad. Ese punto de partida me servía para intentar que el público entendiera qué significa estar subido a esa montaña rusa".

En un giro perverso de los acontecimientos, Amy contagia esa certeza fatalista a una amiga (Jane Adams), y esta se la contagia a su hermano (Chris Messina), que a su vez se lo contagia a su esposa (Katie Aselton), tan displicente que igual se lo merece. En 'She dies tomorrow', el virus es la idea. "Es algo habitual ahora mismo: en este país, si pones las noticias, crees que cada día es el fin del mundo, y es fascinante ver con qué rapidez se expanden todas las ideas más apocalípticas, que suelen estar basadas en el miedo".

'She dies tomorrow' da miedo, un miedo existencial. Pero, sobre todo, genera risa, intriga y extrañeza. "Quería jugar con todos los tropos del terror, la comedia y el thriller, e introducir elementos de cine artístico. Quizá, por encima de todo, me interesaba la idea de crear una experiencia visual y sónica". Tanto los títulos iniciales como ciertos momentos de epifanía remiten a los festines sensoriales de Gaspar Noé: "El sonido, las imágenes, el bombardeo de los sentidos… Todo eso me encanta de Noé. A veces no me gustan sus películas, pero siempre me encanta la experiencia".

Alternando entre oficios

Te puede interesar

El trabajo, quizá, más brillante de Seimetz hasta la fecha sigue siendo la primera temporada de 'The girlfriend experience', en la que coescribió el guion con Lodge Kerrigan y dirigió la mitad de episodios. También se encargó de la mitad de la segunda temporada. ¿Por qué declinó hacer la tercera? "Esto fue siempre, sobre todo, un proyecto de Steven Soderbergh –director de la película del 2009 que inspiró la serie–. Antes o después iba a dejarlo, porque la idea era ir renovando a los autores. Me pidió una lista de sustitutos y se quedó con Anja Marquardt, directora de 'She's lost control', una película increíble".

Tras las excelentes críticas recogidas con 'She dies tomorrow', ¿se plantea Seimetz pasar más tiempo detrás que delante de la cámara? "Trato de ir alternando. Cuando dirijo demasiado, enseguida sueño con que alguien me diga lo que tengo que hacer. Y cuando actúo demasiado, empiezo a pensar que yo dirigiría mejor alguna escena (risas). Sé que debo dirigir cuando se me pasa por la cabeza decirle al director dónde colocar la cámara".