29 oct 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

Nick Mason: "Pink Floyd no fue siempre una guerra"

El exbatería de la banda rinde homenaje a la primera era del grupo con Saucerful of Secrets, que se estrena con el doble álbum 'Live at the Roundhouse'

Jordi Bianciotto

Nick Mason, exbatería de Pink Floyd y en la actualidad de Saucerful of Secrets.

Nick Mason, exbatería de Pink Floyd y en la actualidad de Saucerful of Secrets.

Nick Mason iba actuar en Barts el pasado 1 de julio con su banda, Saucerful of Secrets, consagrada al repertorio de las primeras etapas (1967-72) de Pink Floyd, la formación que fundó con Roger Waters, Syd Barrett y Rick Wright. El concierto se aplazó al 30 de junio del 2021, y ahora ve la luz el primer álbum del nuevo grupo, el doble en directo ‘Live at the Roundhouse’.

¿De dónde salió la idea de montar una banda para recuperar ese material más juvenil de Pink Floyd?

Salió de Lee Harris, uno de los dos guitarristas. Cuando me lo propuso, yo me sentía un poco alejado del mundo de la música, aunque había disfrutado trabajando con Hipgnosis y el Victoria and Albert Museum en la exposición de Pink Floyd (‘Their mortal remains’). Pero me di cuenta de que echaba de menos tocar en directo. Lo que no quería hacer era una banda de versiones y tocar los éxitos, como ‘Money’ y ‘Comfortably numb’. Era la oportunidad de hacer algo un poco más libre.

¿Sin preocuparse por reproducir los temas de un modo matemático?

El problema con el legado de Pink Floyd es que todo el mundo quiere oírlo de un modo perfecto y clavado al disco. Pero en la obra de nuestros inicios primaba más la actitud ante la música que tocar la nota exacta, y aquella libertad me atrae mucho.

¿Ve ese material como la versión genuina, quizá más inocente o más pura de Pink Floyd?

Creo que hay una esencia ahí; una esencia primigenia. Es un Pink Floyd en sus fases iniciales, y me hace recordar qué se sentía estando en aquella banda en 1967: se trataba de experimentar y emocionarse con la música.

La fuerza motora de la primerísima etapa fue Syd Barrett.

Así debería considerarse. Si no hubiera sido por Syd, yo no estaría aquí. Él nos transformó por completo, de ser la banda de instituto que toca versiones de éxitos del Top 20 a convertirnos en algo único. Nadie más podría haberlo logrado. Syd tenía una visión y una capacidad para hacer canciones en líneas muy diversas. Podía crear una pieza como ‘Astronomy domine’ y luego un ‘The gnome’, que era muy distinto. Se movía en un rango enorme.

"El rhythm'n'blues era lo que movía entonces a todas las bandas de Inglaterra"

Había muchas influencias en el ambiente. También del rhythm’n’blues: ese trepidante tema llamado ‘Double o Bo’, en honor a Bo Diddley.

El rhythm’n’blues era lo que movía entonces a todas las bandas de Inglaterra. Todas querían tocar eso y tener un ‘hit’.

Pero Pink Floyd aspiraba a explorar los límites de la canción pop.

No estoy seguro de que supiéramos lo que queríamos. Lo que hacíamos era probar cosas, buscar algo original, ya que no teníamos una gran habilidad técnica para competir con la mayoría de las bandas de aquella época.

En el camino que va de ‘The piper at the gates of dawn’ (1967) a ‘Meddle’ (1971) y ‘Obscured by clouds’ (1972), ¿Pink Floyd pasó de centrarse en las canciones a explorar el sonido?

Creo que ‘Meddle’ gira en buena medida alrededor del sonido, pero la evolución es más confusa que eso, y hay que pensar también en los textos, que poco a poco se hicieron más y más importantes, hasta llegar a ‘The dark side of the moon’, donde lo eran tanto como la música.

Con su banda actual recupera algunas rarezas. ¿Desea reivindicar temas como ‘Vegetable man’?

Sí, porque la gente que viene a nuestros conciertos sabe que no escuchará lo de siempre. Hay mucho más material que el de los siete primeros álbumes: ‘singles’, maquetas...

‘The Nile song’ es muy contundente. Casi hard rock. Pink Floyd se abrió paso en paralelo a bandas como Led Zeppelin o Deep Purple. ¿Se miraban de reojo?

No, aunque todos estábamos al corriente de lo que hacían los demás. Entonces, la música era muy importante. Ahora es distinto: en el área del entretenimiento hay videojuegos y otras muchas cosas. Respecto a ‘The Nile song’, era un tema heavy metal, condicionado por una escena de ‘More’.

"Quizá no fuimos lo suficientemente empáticos con Syd Barrett y su circunstancia"

La película de Barbet Schroeder, que se rodó en Ibiza. ¿Llegó a ir el grupo a la isla?

La verdad es que no. Bueno, Roger (Waters) y Syd sí que habían estado antes. Quizá también Rick (Wright). Recuerdo que Syd fue a Formentera un par de años antes de la película. Pero cuando se rodó, en 1969, nosotros estábamos peleándonos con los escenarios de toda Europa, más pendientes de hacer conciertos que de bañarnos en las playas de Ibiza.

¿Le resulta doloroso hablar de Syd Barrett?

Es una historia triste y te queda un poco de sentimiento de culpa. Porque apenas nos dimos cuenta de que algo iba mal con él, y aun ahora no sabemos plenamente qué le ocurrió. Suele pensarse que hubo demasiado LSD, pero ese no tiene porque ser el elemento clave, en absoluto. Tiendo a pensar que lo que lo desestabilizó fue que seguramente no deseaba formar parte de una banda de rock’n’roll, sino que quería ser pintor. Pero nosotros éramos un poco naíf, y quizá no fuimos lo suficientemente empáticos con él y con su circunstancia.

En Saucerful of Secrets no debe de haber los choques de egos de los viejos tiempos.

¡No todavía! ¡Veremos qué pasa! No, en serio, el ambiente en la banda es estupendo. Pero Pink Floyd no fue siempre una guerra. Estuvimos muchos años trabajando juntos la mar de bien. La mayoría de los desacuerdos surgieron pasado el tiempo, y sobre asuntos que no tenían que ver con las grabaciones o los conciertos.

El año pasado invitó a Waters al neoyorkino Beacon Theatre. Parece que las malas vibraciones de otros tiempos quedan atrás. ¿Podría ocurrir algo todavía?

Lo de Roger en Nueva York fue tremendo, muy divertido, y espero que, en algún momento, cuando sea posible, hagamos algo parecido con David (Gilmour). Más allá de eso... Quién sabe, pero no hay nada planeado.

Temas Música