29 oct 2020

Ir a contenido

FESTIVAL DE CINE FANTÁSTICO DE CATALUNYA

'No matarás', la mala noche de Mario Casas

El director catalán David Victori estrena en Sitges un 'thriller' adrenalínico en el que se pregunta si un tipo corriente podría acabar con la vida de alguien

Julián García

David Victori y Mario Casas, tras la presentación de ’No matarás’ en el Festival de Sitges

David Victori y Mario Casas, tras la presentación de ’No matarás’ en el Festival de Sitges / JOAN MATEU PARRA

Cuenta David Victori (Manresa, 1982) que estaba en un cine de Amsterdam cuando, entre sesión y sesión, una extraña idea le rondó la cabeza. Era de noche, estaba solo, no conocía a nadie en la ciudad y la fría sensación de vacío le centrifugó el cerebro. “¿Qué pasaría si la noche se enreda hasta el extremo de que le acabo quitando  la vida a alguien? ¿Y si la gente que me ve está de acuerdo  en que lo haga?”. Los escabrosos interrogantes, que habrían espantado a cualquier espíritu sensible, despertaron el interés creativo de Victori, y de ahí brotó, como una bestia indomable, su segunda película como director, ‘No matarás’. En ella, Mario Casas es un buen tipo dedicado al cuidado de su padre enfermo, pero una inoportuna mala noche en la peor de las compañías le precipita a los infiernos de la Barcelona nocturna. La película, adrenalina pura, fue presentada este sábado a competición en Sitges.

“Es verdad, es un absoluto descenso a los infiernos”, asegura un sonriente Casas, empeñado en salir de los enojosos clichés de guapo académico para convertirse en rotundo actor de carácter, como ha demostrado en la reciente ‘El practicante’ y ahora en ‘No matarás’. “Es una película salvaje que, a partir de cierto momento, te atrapa y ya no te suelta. La sientes con todos los sentidos”, añade el actor, que se vacía en ‘No matarás’ hasta extremos extenuantes. Victori, a su lado, se deshace en elogios. No son palabras vacías. La de Casas es una actuación titánica,  casi siempre en primer plano y en hipertenso tiempo real. “Mario ha puesto a mi disposición todas las herramientas para conseguir la verdad en todo momento: su vida, sus miedos, su intimidad, todo. Ha sido un proceso muy denso, muy poderoso, a nivel emocional. Ver a Mario  absolutamente entregado es una de las experiencias más poderosas de mi carrera”, relata el director de ‘El pacto’ y de aquel cortometraje fantástico, ‘Zero’, que le produjeron Ridley Scott y Michael Fassbender, y que presentó hace cinco años (“¿cinco años ya? ¿Tantos?”) justamente aquí, en Sitges.

Para Victori, la película tiene algo de exorcismo. O, sin querer ir tan lejos, de respuesta a esa pregunta que le traía de cabeza: si un tipo corriente, una buena persona, podría llegar a matar. “Siempre me pregunto si estoy enfermo por hacerme estas cuestiones. Pero  en realidad me expanden la empatía, pues intento entender lo que no entiendo, lo incomprensible. Esta fascinación por dar respuesta a lo imposible es mi motor, mi gasolina, para poner en marcha el proceso creativo”, explica el director manresano, un tipo intenso, profundo, emocional, casi trascendental.

Una misteriosa joven

En ‘No matarás’, el personaje de Casas (Dani), lo hemos dicho antes, se dedica al cuidado de su padre enfermo. Cuando este muere, la vida del tímido Dani pierde sentido y su hermana le regala un viaje por el mundo. Justo antes de partir, y mientras cena una hamburguesa en un bar de noche, conoce a una misteriosa (y arrojada) joven, Mila (Milena Smit), que le lleva al huerto en todos los sentidos. Smit, por cierto, es uno de los grandes hallazgos de la película. “Costó encontrarla. En nuestro compromiso con la verdad, no queríamos a la actriz perfecta, sino a alguien que fuera actriz de forma natural. Le pedí al director de casting que se volviera loco. Está oculta en algún sitio, le dije”. Y la encontró. Milena, recepcionista de hotel, fue descubierta a través de las redes sociales y cuando hizo los castings, fue Victori el que enloqueció. “Llamé a todo el mundo del equipo. ¡La tenemos! Es increíble”.

Milena Smit y Mario Casas, en Sitges, tras presentar 'No matarás' / efe / susanna sáez

Una experiencia inmersiva

Mila es la clave del filme, el detonante del descenso a los infiernos de Alex. A partir de su aparición, la acción de ‘No matarás’ transcurre prácticamente en espídico tiempo real. Preguntado sobre si tuvo la tentación de rodar en plano secuencia al estilo de otras 'thrillers' de zozobras noctámbulas como ‘Victoria’, de Sebastian Schipper, se para a pensar unos segundos. “La tentación la tuve, pero enseguida me di cuenta de que era una tentación desde la forma. Y no quería que la forma tuviera más fuerza que la porpia experiencia”, afirma Victori, que ha rodado la película con una sola óptica de 50mm y en formato ‘full frame’. “No he querido rodar en panorámico. Me sobraban los lados. Quería una experiencia inmersiva”, relata el director. No miente. La cámara está prácticamente adosada al cogote de Casas durante buena parte del metraje.

“¡Absolutamente cierto!”, exclama el actor. “Es muy interesante cómo está rodada, todo cámara en mano. Es una película para ser vista en el cine. El espectador se convierte en los ojos del personaje y, en fin, creo que la van a sufrir tanto como la van a disfrutar”, explica Casas, amable, elegante, dispuesto incluso a hacerse selfis con mascarilla con alguno de los pocos fans que han acudido al Hotel Melià. Pena, eso sí, hacerse una foto con Casas y que no se le vea la cara.

El filme llegará a los cines el próximo viernes 16.