29 oct 2020

Ir a contenido
Un fotograma de ’Host’, de Rob Savage

LA GRAN CITA DEL CINE FANTÁSTICO DE CATALUNYA

Festival de Sitges 2020: todas las claves de la 53ª edición

Del 8 al 18 de octubre, el certamen lanza su desafío a las limitaciones que impone la pandemia con una programación híbrida presencial y 'on line'

Julián García y Juan Manuel Freire

A lo largo de su historia, el festival de Sitges ha sido el ecosistema preferido de aterradoras criaturas como muertos vivientes, vampiros, nigromantes, alienígenas, asesinos en serie y, por supuesto, virus letales. Un crisol de las más temibles representaciones del mal y de los miedos atávicos del ser humano que este año traspasará la pantalla para tomar la forma física del virus SARS-CoV-2. El terror, esta vez, se ha hecho real.

Acostumbrado a las emociones fuertes, osado y aventurero como el propio cine del que se nutre, el Festival de Cinema Fantàstic de Catalunya lanza su desafío al coronavirus entre el 8 y el 18 de octubre en una edición marcada, como casi todo en estos tiempos, por las limitaciones que impone la pandemia: mascarillas, distancia, higiene de manos. Será, también, su primera edición en formato híbrido, con presencia física en los habituales templos cinéfagos de Sitges y presencia virtual por 'streaming'.

Si organizar un festival apasionado y desmesurado como Sitges suele ser una tarea titánica, esta edición tiene algo de heroico. Aquí intentamos desmenuzar las claves de este Sitges-2020 tan extraño:

1. El año de la plaga

"Este año todo será diferente, pero seguirá siendo Sitges", ha afirmado Ángel Sala, director del festival, en la presentación institucional de esta edición pandémica. El jefe de todo esto se refería a la "la imaginación, el terror y lo fantástico" como ese ADN tan propio de Sitges,  algo que "nos ha mantenido muy vivos en esta situación, que es de más ciencia ficción que nunca". 

Presentación del Festival de Sitges: de izquierda a derecha en la mesa, Mónica García Massagué, Àngels Ponsa, Aurora Carbonell y Ángel Sala / mònica serra

Aunque podrían llegar a un aforo del 80%, la organización se inclina por no superar el 60%, para agilizar la entrada y la salida de la salas. "Esta edición ha sido muy difícil de diseñar", ha afirmado Mónica García Massagué, directora general de la Fundació Sitges. Con menos aforo, obviamente, la previsión es una menor venta de entradas que otros años, entre 15.000 y 20.000 menos, pero dada la situación excepcional no hay motivos para la lamentación. "El ritmo de venta anticipado es el esperado, con una demanda muy fuerte en los dos fines de semana", ha explicado Sala.

"Más allá de los problemas, era importante que el festival se celebrara por sus miles de fans y porque la cultura es, más que nunca, una expresión muy necesaria", ha redundado Aurora Carbonell, alcaldesa de Sitges, en un acto en el que estuvo presente, también, la nueva 'consellera' de Cultura, Àngels Ponsa.  


2. El concurso

El festival sigue sin dar respiro a la prensa acreditada: serán 33 (solo dos menos que en el 2019) los títulos a concurso, algunos un enigma, otros de ellos ya con aura de culto a su alrededor. Entre estos últimos figurarían 'She dies tomorrow', odisea psicodélico-existencial de Amy Seimetz; 'Relic', el gran debut de Natalie Erika James, o 'Possessor', confirmación de Brandon Cronenberg tras su doblemente premiada en Sitges 'Antiviral'.

Hay más intriga alrededor de 'Archenemy', de Adam Egypt Mortimer ('Daniel no es real'), que tendrá aquí su estreno mundial. El cine indie de Estados Unidos estará también representado por el slasher hiperconectado 'Initiation', de John Berardo; la pequeña comedia apocalíptica 'Save yourselves!', de Alex Fischer & Eleanor Wilson, o 'The dark and the wicked', lo nuevo de Bryan Bertino, autor de la magistral 'Los extraños'.

En Sitges concursarán títulos rusos (espectacular 'Sputnik', de Egor Abramenko), argentinos ('Inmortal', de Fernando Spiner) o, claro, estatales y catalanes: véanse 'Baby', de Juanma Bajo Ulloa; 'Cosmética del enemigo', de Kike Maíllo, y 'La vampira de Barcelona', de Lluís Danés. Pero si una cinematografía llega con fuerza, ésa es la francesa. Del proyecto de apoyo del CNC al 'fantastique' surge 'La nuée', de Just Phillipot. Pero también a concurso están 'Kandisha”, de Maury & Bustillo; 'Le dernier voyage de Paul W.R.', de Romain Quirot, o 'Mandibules', último delirio de Quentin Dupieux, entre otras.


3. Más allá de la competición

En sección oficial, aunque fuera de concurso, se podrán descubrir 'No matarás', thriller de David Victori ('El pacto') con Mario Casas, o 'Superdeep', ciencia ficción rusa a cargo del debutante Arseny Sukhin. Rusia: otra cinematografía que debemos vigilar de cerca.

En las secciones paralelas, las joyas a descubrir se multiplican. Seven Chances acogerá el estreno estatal de 'Host', de Rob Savage, sensación 'indie' del confinamiento. El apartado Sitges Documenta incluirá 'Be water', gran documental de Bao Nguyen en torno a la peripecia vital y humana de Bruce Lee, del que, por cierto, se podrá ver 'Furia oriental' en el Auditori. Panorama Fantàstic es, este año, el show de Brea Grant, porque esta fuerza motriz del terror 'indie' dirige '12 hour shift' y escribe y protagoniza 'Lucky', de Natasha Kermani.

Y Grant reaparece, además, en Noves Visions como actriz de 'The stylist', de Jill Gevargizian. En esta misma sección destacan 'Un efecto óptico', otra gran voltereta absurda de Juan Cavestany; 'Black bear', de Lawrence Michael Levine, colaborador de Sophia Takal; la indonesia 'Impetigore', o hasta tres títulos argentinos: 'Los que vuelven', 'Marea alta' y 'El elemento enigmático'. Para cuando no queramos sutilezas de ninguna clase, podemos confiar en Midnight X-Treme: atención a 'The queen of black magic', de Kimo Stamboel, antiguo 50% de los Mo Brothers.


4. Extra de óperas primas

Además de algunas ya citadas como 'Relic', 'Le dernier voyage de Paul W.R.', 'Superdeep' y 'The stylist', Sitges-20 acogerá muchas otras primeras películas. Incluso más que en años recientes, se afirma su función como plataforma de revelación y despegue.

Tras dirigir las series 'El bosque' y 'Osmosis' para Netflix, Julius Berg debuta en el cine con 'The owners', adaptación de un cómic de Herrmann y su hijo Yves H. El artista conceptual Gavin Rothery (colaborador de Duncan Jones en 'Moon') se estrena como director con 'Archive', ciencia ficción emocional con base de inteligencia artificial. Tras firmar episodios de 'Happy valley' o 'Jessica Jones', Neasa Hardiman dirige el terror viral 'Contagio en alta mar'. La más conocida como actriz Romola Garai exhibe dotes tras la cámara en 'Amulet'. Jonathan Cuartas recibió el premio especial del jurado en Tribeca por su ópera prima, la austera 'My heart can’t beat unless you tell it to'. Zoé Wittock se atreve a enamorar a una joven y una atracción de feria en su curioso debut 'Jumbo'. Muchas primeras películas que no serán las últimas, ni mucho menos.


5. Menos invitados que otros años, por razones obvias

Una de las tristes consecuencias de la pandemia será la drástica reducción de premiados en la edición de este año. A pesar de la ausencia de invitados internacionales por las restricciones que impone el covid, Sitges 2020 se niega a guardar la alfombra roja y la desplegará para rendir homenaje a cuatro destacados nombres del cine español: la actriz y cantante Nawja Nimri, que recibirá un Gran Premi Honorífic;  el cineasta Paco Plaza, galardonado con el Career Méliès que otorga la Méliès International Festivals Federation; el diseñador de sonido Oriol Tarragó, premiado con una Maria Honorífica; y el actor Manuel de Blas, al que se entregará el premio Nosferatu. 


6. Clásicos restaurados en 4K y retrospectivas

En Sitges hay espacio no solo para lo último, sino también lo antiguo y esencial. Este año, el festival celebra el centenario de 'El gabinete del doctor Caligari', de Robert Wiene, y rastrea su influencia en el miniciclo 'Sombras de Caligari'. Además, se podrán ver restauraciones en 4K de 'Flash Gordon', 'Desafío total' y 'El hombre elefante', ésta como colofón de la gala de clausura en que David Lynch debería recoger virtualmente su Gran Premi Honorífic.  

Por otro lado, no se puede dejar de celebrar la labor espeleológica de Brigadoon, festival alternativo dentro del festival. Este año rendirá homenaje a los directores brasileños de culto José Mojica Marins (del que se podrá ver 'À meia-noite levarei sua alma' en Seven Chances) e Ivan Cardoso, e indagará en la amplia colección de imitaciones de Bruce Lee de la Bruceploitation. Todo esto, entre otras muchas curiosidades, un buen surtido de ficciones y documentales como los dedicados a Sam Raimi o el dibujante Albert Pujolar.