31 oct 2020

Ir a contenido

CAMBIOS EN CULTURA

El aforo de salas crece al 70% pero con un límite de 1.000 espectadores

El mundo de las artes escénicas celebra la medida que permite aumentar la capacidad de los espacios culturales

Marta Cervera

Movilización de Alerta Roja, movimiento de los trabajadores de mundo del espectáculo y los eventos en Barcelona, el pasado jueves 17 de septiembre.

Movilización de Alerta Roja, movimiento de los trabajadores de mundo del espectáculo y los eventos en Barcelona, el pasado jueves 17 de septiembre. / ÁLVARO MONGE

El mundo de las artes escénicas valora positivamente la ampliación al 70% de los aforos en los equipamientos culturales y cines de Barcelona y 15 municipios de su área metropolitana, aprobada ayer por el Plan de Protección Civil de Catalunya (Procicat). Hasta ahora, el límite era del 50%, implantado a raíz de la pandemia. Sin embargo, aunque el sector cultural ha conseguido algo por lo que llevaba tiempo batallando, lo cierto es que la nueva limitación a 1.000 localidades de máximo en cualquier evento cultural perjudica a los lugares con grandes aforos como el Liceu (2.292), el Auditori (2.200) o el Palau de la Música (1.970). Se espera que las nuevas medidas, comunicadas de manera conjunta a través de los departamentos de Interior y Salut de la Generalitat, sea oficial a partir de este martes. En concreto, la medida afecta a todos los equipamientos culturales de la ciudad de Barcelona y de las localidades de Viladecans, El Prat de Llobregat, Sant Boi de Llobregat, Cornellà de Llobregat, Sant Just Desvern, Esplugues de Llobregat, Sant Joan Despí, L'Hospitalet de Llobregat, Montcada i Reixac, Santa Coloma de Gramenet, Sant Adrià de Besòs, Badalona, Sant Feliu de Llobregat, Gavà y Castelldefels.

Reacciones

«Ese máximo de espectadores nos deja igual que estábamos. Si no podemos poner a más de 1.000 personas en el Liceu nos quedaremos cerca de ese 50% que ya teníamos», lamentaba Valentí Oviedo, director general del Gran Teatre. En la misma línea se manifestó Robert Brufau, responsable del Auditori. Ya se avisó a los abonados de que sería difícil conservar los asientos que tenían reservados históricamente en la Sala 1. En la 2, con 586 plazas, ahora « podrá entrar un mayor número de espectadores». Joan Oller, director general del Palau de la Música, prefiere esperar a ver la letra pequeña del nuevo decreto antes de entrar en valoraciones. Hay que esperar a su publicación en el DOGC (Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya), explica desde el Palau. No es el único que piensa así. Isabel Vidal, presidenta de Adetca, la mayor asociación de empresas teatrales de Catalunya, coincide con él aunque celebra la noticia. "Estamos muy contentos", dijo Vidal . "Todos los teatros somos seguros y por tanto se deberían eliminar las restricciones en Girona y otras localidades. Esperamos leer pronto la resolución", señaló.

Bien, pero tarde

La medida habría beneficiado al festival Temporada Alta, previsto para octubre, de haberse aprobado antes, a principios de septiembre. Ahora, con el sistema de venta de entradas diseñado para llenar solo el 50% de los espacios ya en marcha, no van a cambiarlo. Aun así, Salvador Sunyer aplaude la medida. «Hará más soportable y sostenible la actual situación, sobre todo para el teatro privado», destaca el director del festival. Y recuerda que no muy lejos de aquí las cosas son más sencillas. «En Francia la gente puede llenar los espacios al 100% siempre que lleven mascarilla y no superen las 2.000 personas».

La nueva ‘consellera’ de Cultura, Àngels Ponsa, ha cumplido con el anuncio hecho el viernes.  Veremos si también consigue que el Parlament declare la cultura como bien esencial.