31 oct 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

Don Winslow: "O reafirmamos la democracia o en EEUU vamos hacia el fascismo"

El combativo autor de la referencial trilogía de la droga, que inició con 'El poder del perro', publica 'Rotos', seis relatos marca de la casa

El novelista ha iniciado su "mayor cruzada" produciendo vídeos contra Trump ante las elecciones del próximo 4 de noviembre

Anna Abella

Don Winslow, durante su visita a Barcelona, al festival BCNegra, en el 2018. 

Don Winslow, durante su visita a Barcelona, al festival BCNegra, en el 2018.  / JOAN CORTADELLAS

Tras más de 20 novelas y su monumental trilogía de la droga, que inició con ‘El poder del perro’ y le valió no pocas amenazas de narcos, Don Winslow (Nueva York, 1953) regresa con ‘Rotos’ (Harper Collins), seis brillantes relatos marca de la casa –crímenes, tráfico, corrupción, venganza, justicia…– con homenajes a Steve McQueen («Todos queremos ser él») y a Elmore Leonard y Raymond Chandler («Les debo mi forma de vida y de escribir»). Responde vía Zoom desde la Costa Este de EEUU en estos «tiempo duros y extraños» de pandemia.

Abre el primer relato, que da título al libro, con una cita de Hemingway: «El mundo nos rompe a todos y luego algunos se hacen más fuertes en las partes rotas». ¿Saldremos más fuertes del covid? 
Lo mejor sería preguntármelo el 4 de noviembre [sonríe, ante la fecha de las elecciones en EEUU]. Pero de momento soy optimista. Creo que saldremos más fuertes, o eso espero. En todo caso, aunque nos está costando, estamos aprendiendo lecciones sobre el valor de la comunidad, sobre lo que nos debemos los unos a los otros. 

Cita las elecciones en su país. Parece haber iniciado su mayor cruzada: en los últimos tiempos ha producido vídeos contra Trump donde le acusa de corrupto, de seguir mintiendo sobre el covid ante 200.000 muertos y 32 millones de parados…
Sí. Es mi mayor cruzada. Nunca había querido ser una persona particularmente política sino ser contador de historias y escribir pero me he posicionado tanto y me he involucrado porque estas son las elecciones más importantes a las que se enfrenta Estados Unidos desde la guerra civil. Estamos en un momento en que o bien nos reafirmamos en los ideales democráticos y de progreso o bien nos dirigimos hacia una cierta forma de fascismo. Pero aunque estoy nervioso ante el resultado, hay esperanza, soy optimista.  

¿Trump es un fascista de manual en un clima de preguerra civil? 
Hay una división en la sociedad que yo no había visto en toda mi vida. Son tiempos complicados, con posicionamientos muy extremos desde la izquierda y muy extremos, y armados, desde la derecha. Es un momento en que Trump se refiere a los periodistas de un modo muy fascista y les llama ‘enemigos del pueblo’, así que sí se están dando todas las señales, como la lucha en las calles, con gente disparando, que remiten al fascismo. No diría guerra civil pero sí es un tiempo muy complicado.  

¿Sigue recibiendo amenazas de narcos? ¿o ahora también de partidarios de Trump? 
Recibo mucho correo de odio todos los días. Y sí, prácticamente todo es de gente de extrema derecha y de partidarios de Trump. No les contesto.  

"No entiendo que cristianos pro-Trump apoyen meter a niños inmigrantes en jaulas y separarlos de sus padres"

En el relato 'La última carrera', que habla de las detenciones de inmigrantes ilegales, un agente de la frontera con México dice: “Se nos ha roto algo dentro”. ¿Lo ha visto de cerca? 
Me he recorrido cada kilómetro de la frontera y he visto muchas historias que me impactaron. Es muy difícil ver esas imágenes y que no te impresione y no te caiga el alma a los pies al oír las voces de los niños diciendo adiós a sus padres, encerrados en jaulas. Quería contar esa historia desde el otro lado, desde el punto de vista de alguien que es conservador y pro-Trump y que es capaz de cambiar de perspectiva, me parecía más interesante que hacerlo desde el de un niño, una  madre, un periodista o los trabajadores sociales que trabajan en la frontera. Eso era un desafío mayor. 

¿Sirve de mensaje a los que piensan como Trump? 
Parte de la historia pretendía ser un llamamiento a los cristianos que apoyan a Trump. Yo no soy conservador ni cristiano pero conozco las escrituras y metí un personaje cristiano que citara la Biblia: 'no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti'. Para que esa gente escuchara sus propias doctrinas. Si las creen no entiendo que apoyen una situación como esta. Si esos cristianos son creyentes deberían temer el día del juicio final porque Jesucristo tendrá algo que decirles.

En varios relatos vuelve al mundo de la droga.¿ La pandemia y Trump han hecho olvidar el problema del narcotráfico y la epidemia de heroína?  
Sí. Antes del covid hubo una caída o desaceleración de los casos de sobredosis de opiáceos pero ahora se ha disparado de nuevo el consumo. Ayer leía un artículo que hablaba de que la soledad que ha impuesto el coronavirus ha hecho que esta gente, que antes afrontaba esta situación con terapia y reuniones, ahora recaiga ya que muchos no pueden seguirlo ni virtualmente, porque no tienen medios o les han cortado el wifi. 

En ‘Corrupción policial’ (2017) ya recordaba los disturbios por el caso de Rodney King en 1991. Poco ha cambiado. Ahora la muerte de George Floyd ha desatado una ola de casos y las protestas del Black Lives Matter. ¿El racismo es endémico en su país, en la policía?
Ni el racismo ni los tiroteos de la policía a jóvenes negros son nuevos. Cuando escribí sobre esto aún no había pasado lo de Floyd. Y ya había tenido largas conversaciones con policías sobre ello. El racismo en EEUU es una historia que tiene 400 años, ya teníamos racismo antes de ser un país como tal. El racismo no es cosa de 8 minutos de una rodilla en un cuello sino de 400 años de racismo. Es curioso, el otro día releía ‘El Quijote’ y me sorprendió mucho ver que Sancho Panza hace esos trabajos para lograr una compensación económica que le permita comprar esclavos y enriquecerse. Así que no es un problema solo de EEUU.

¿Habrá un día en que se acabe el racismo?
Soy optimista. Creo que ahora, con el apoyo masivo al Black Lives Matter, hay un tono distinto de como se trataba en el pasado. Es una cuestión generacional. Los de mi edad y mi raza empezamos a morir y en 20 o 30 años creo que EEUU ya no será un país blanco sino marrón. 

Escribe de policías que se toman la venganza por su mano y actúan guiados por su propio sentido de la justicia. ¿Es porque el mundo está lleno de grises? 
Así es. Yo escribo ficción realista y muestro el realismo de los policías que actúan más allá de la ley en función de lo que creen que es su sentido de la justicia. Yo no digo si está bien o mal. He conocido a policías que no actuaron así y que se han arrepentido toda la vida porque de haberlo hecho podrían haber salvado una vida. 

"El racismo en EEUU tiene 400 años, no es cosa de 8 minutos de una rodilla en un cuello. Pero soy optimista"

Ha investigado siempre temas muy duros. ¿Se ha sentido en algún momento roto?
Un poco sí. Yo intento no compararme con la experiencia de los periodistas mexicanos. Durante el tiempo en que escribí la trilogía más de 200 fueron asesinados. Pero sí que es imposible pasar un tercio de tu vida escribiendo de esto sin que te afecte y te marque.

Además de rotos, muchos de sus personajes son solitarios.
Pues nunca había pensado en ello hasta ahora que lo dice. Puede deberse a que yo soy bastante solitario. No es tan raro en los escritores, que pasamos mucho tiempo solos escribiendo. Pero hay algo inherentemente más interesante en la gente solitaria, como en el caso de Keller, el protagonista de la trilogía de la droga. Supongo que la soledad te permite explorar la contemplación, lo que no se expresa mediante el diálogo, sentimientos y emociones internas. Un amigo me dijo que solo hay dos finales para mis personajes, o la muerte o el exilio. Sí, es así. 

En cambio, en ‘El Zoo de San Diego’ sorprende con una situación bastante cómica. 
La historia empieza con una frase que me daba vueltas en la cabeza hace años y que no sabía qué quería decir: “Nadie sabe de dónde ha sacado el revólver el chimpancé”. Así que cuando me senté a escribir estos relatos, algo que concibo como muy musical, donde juegas con ritmos y tonalidades distintas, pensé también en algo divertido. Y seguí a partir de esa frase. Lo que sí es real del relato es cuando aparece un hombre disfrazado de Superman golpeando a otro y el policía le pregunta por qué no ha pedido ayuda y le responde que porque estaba disfrutando... Fui testigo...