24 oct 2020

Ir a contenido

ESTRENOS DE CINE LA SEMANA

David Ilundain pone sobre la mesa el acoso escolar en 'Uno para todos'

El cineasta ha contado con David Verdaguer, que en el filme encarna a un profesor interino que afronta en su aula problemas ligados a la sociedad actual

Beatriz Martínez

David Verdaguer, en ‘Uno para todos’.

David Verdaguer, en ‘Uno para todos’. / ACN / BCN FILM FEST

Hay películas que inevitablemente cobran otro sentido en el momento de pandemia global en el que nos encontramos al abordar temas que se encuentran en el eje de nuestras preocupaciones diarias. Es el caso de ‘Uno para todos’, de David Ilundain, en la que se aborda la educación desde el punto de vista de un profesor interino, interpretado por el siempre todoterreno David Verdaguer, que tiene que enfrentarse en su aula a problemas que forman parte de nuestra sociedad actual. 

“Creo que la escuela sirve para dar pistas sobre los conflictos incipientes que podemos tener en el futuro”, cuenta el director a EL PERIÓDICO. “La convivencia en un aula resulta fundamental para el aprendizaje de los ciudadanos del futuro, es un gran tema que se tiene muy olvidado en nuestro país”. 

Quizás por eso, ‘Uno para todos’ se centra en unas edades, de los 10 a los 12, en los que comienza a perfilarse la personalidad y los distintos roles sociales que se pueden adquirir y que nos llevan de la marginación al acoso, pasando por el sentimiento de exclusión por pertenecer a una minoría o por el miedo a revelar la identidad sexual. “Se comienzan a identificar una serie de dinámicas tóxicas, comportamientos que se tienen que erradicar en ese mismo momento para que no se repitan en la edad adulta”, continúa Ilundain. 

Acoso escolar

En ‘Uno para todos’ se trata el tema de 'bullying', porque después de muchas charlas con educadores, niños y orientadores, lamentablemente continuaba siendo el más recurrente. Pero son muchas las cuestiones que se abordan en esa clase en la que los alumnos comienzan a aprender a resolver conflictos, a comunicar sus miedos, a expresar sus contradicciones. A alzar la mano, y también la voz. 

En un momento de la película, el protagonista lanza al aire una pregunta: ¿El futuro existe? “Yo creo que nos hemos llevado una lección durante esta pandemia. Los niños son más presentistas que nosotros, ellos van tirando con lo que tienen en ese momento, no hacen grandes planes y nosotros hemos tenido que resetear y ponernos en ese mismo nivel, porque no sabemos qué va a pasar mañana. Estamos aprendiendo, como ellos, a encontrar nuestro sitio”. 

En ese sentido, ¿es posible ese “Uno para todos y todos para uno” al que hace alusión el título? “Hemos oscilado entre dos partes de la cuerda. En un primer momento el miedo nos puso en la necesidad de tener que colaborar, pero cada uno vuelve a estar por su lado. Si algo aprendí de esta película, es que lo colectivo mejora lo individual. Las soluciones se encuentran en sociedad, no en soledad”.